Italia, en vilo por una ley que afecta a Berlusconi

La Corte Constitucional decide hoy si convalida la inmunidad
ROMA.- El suspenso es total: los 15 jueces de la Corte Constitucional italiana que se reunieron para decidir si es legítimo el controvertido "lodo Alfano", la ley que escuda al premier Silvio Berlusconi de los procesos judiciales que lo acechan, suspendieron ayer su debate a puertas cerradas y dejaron postergado para hoy su crucial veredicto.

La decisión del alto tribunal mantiene en vilo a Italia. En un clima político al rojo vivo, se habla de "golpe" contra el mandato popular que recibió Berlusconi hace 17 meses, de la posibilidad de elecciones anticipadas o de un futuro gobierno técnico o institucional, en caso de que la máxima instancia judicial decida rechazar el controvertido "lodo Alfano", una circunstancia que muchos consideran probable.

En 2004, en efecto, la misma Corte Constitucional consideró ilegítimo el denominado "lodo Schifani", una ley muy similar cuyo objetivo principal era también salvar a Berlusconi de sus problemas judiciales.

Lo cierto es que esta vez un veredicto negativo sobre la inmunidad del cuestionado jefe de gobierno desencadenaría un terremoto político que podría significar el golpe de gracia para Berlusconi, ya entre las cuerdas por sus escándalos de fiestas y escorts y las acusaciones de corrupción en su contra.

La entrada en vigor del polémico "lodo Alfano", que garantiza la inmunidad a los cuatro cargos más altos del Estado, fue una de las primeras leyes aprobadas por el gobierno del Cavaliere .

La ley, que se llama así porque fue ideada por el joven ministro de Justicia Angelino Alfano, puso en standby dos juicios que acosan a Berlusconi. Uno es por haber corrompido al abogado inglés David Mills, que fue condenado en febrero pasado por haber mentido a cambio de dinero en otros juicios que involucran al premier. El otro es por irregularidades en la compraventa de derechos televisivos de Mediaset, su imperio mediático. Un rechazo del tribunal al "lodo Alfano" significaría la reapertura de estos dos procesos.

No es igual para todos

En medio de una enorme expectativa, los abogados defensores de Berlusconi expusieron ayer por la mañana ante los 15 magistrados -al parecer muy divididos en sus opiniones- sus razones de por qué el escudo legal aprobado por el gobierno no viola la Carta Magna italiana.

"La ley es igual para todos, pero no siempre lo es su aplicación", arengó Niccoló Ghedini, abogado personal de Berlusconi y parlamentario de su agrupación. La frase causó la airada reacción de buena parte de la concurrencia a la audiencia pública, atestada de periodistas.

"El primer ministro, de acuerdo con las modificaciones de la ley electoral, no puede ser considerado igual a los otros parlamentarios. Es decir, no es más primus inter pares , sino que debe ser considerado primus super pares ", señaló, en la misma línea, Gaetano Pecorella, otro de los defensores del Cavaliere , que explicó que el jefe de gobierno es el único que recibe su legitimación por voluntad popular. Pecorella destacó también que la ley que prevé la inmunidad para los cuatro cargos más altos del Estado "no es una anomalía europea, porque en casi todos los países del continente existe un instrumento parecido".

La principal objeción de los detractores del "lodo Alfano" es que éste viola el principio de igualdad de los ciudadanos ante la ley, establecida por la Constitución.

En una entrevista con el diario Corriere della Sera , el ex presidente Francesco Cossiga, un veterano conocedor de la compleja política italiana, se manifestó convencido de que el "lodo Alfano" será rechazado por la Corte Constitucional.

"Entre los 15 jueces hay quien piensa que Berlusconi es un peligro para la democracia y que hay que detenerlo", confió Cossiga, apodado el Picconatore por su ausencia de pelos en la lengua.

A todo esto, Berlusconi aguardaba el fallo "sereno y confiado". Así lo afirmó anoche el ministro de Cultura, Sandro Bondi, que rechazó cualquier hipótesis de eventual dimisión del gobierno en caso de un voto adverso al premier.

Comentá la nota