ITALIA: EL JEFE DE GOBIERNO ITALIANO, EN SU PEOR HORA, DIJO QUE NO RENUNCIARA AL CARGO Golpe a Berlusconi: le quitan la inmunidad y podrán procesarlo

La Corte determinó que es anticonstitucional una ley que lo protege de ser enjuiciado por varios casos de corrupción. El fallo reactivará esas causas, por las que podría ser condenado. El premier repudió a los jueces por ser de "izquierda".
El premier italiano Silvio Berlusconi recibió ayer uno de los golpes más duros de su vida, que llena de riesgos su futuro político. La Corte Constitucional -el más alto organismo jurídico del país- invalidó el llamado "laudo Alfano" (por el apellido de su ministro de Justicia), la ley que le concedió un "escudo inmunitario" con varios procesos penales en su contra. Enfurecido, Berlusconi dijo que no renunciará y acusó anoche a "la sinistra" y al comunismo, incluido el presidente de la República, Giorgio Napolitano, de conspirar en su contra. También cargó contra los jueces, a quienes repudió por ser "de izquierda" (Ver Un primer...).

La decisión judicial llega días después de que otro fallo lo condenara a pagar US$ 1.100 millones en un juicio civil iniciado por la editorial Mondadori.

Ahora, sin la inmunidad, el premier italiano debería enfrentar a al menos cuatro procesos judiciales que habían sido interrumpidos por el laudo y no se descarta que pueda eventualmente ser condenado por corrupción en alguna de esas causas (ver Dos casos...).

La ansiedad había crecido al rojo vivo desde la mañana. A las 9,30 hora local (cinco horas menos en la Argentina), en el bello Palacio de la Consulta construido por un Papa hace más de dos siglos, volvieron a deliberar los quince jueces de la Corte Constitucional que habían comenzado el martes a debatir la probable inconstitucionalidad de la ley hecha a medida para proteger al jefe del gobierno.

Nueve jueces condenaron al "laudo Alfano", otros seis lo defendieron. Desde un punto de vista de estrictos constitucionalistas, la ley era ilegítima. Ésa fue la decisión. El "laudo Alfano" violaba el artículo 138 de la Constitución y también el artículo 3 y suministraba inmunidad legal tanto al premier como al presidente y a los jefes de Diputados y del Senado.

El constitucionalista Vittorio Grevi explicó: "El artículo 138 establece, que para legislar sobre los cuatro cargos más importantes del Estado, era necesaria una ley constitucional. No bastaba una ley ordinaria". Pero una ley constitucional exige superar varias dificultades. Hacen falta dos votaciones del Parlamento, una mayoría calificada y hasta un referéndum popular confirmativo si no se logran los dos tercios. Era imposible esperar tanto porque a mediados del año pasado se acercaba el fallo del proceso contra el abogado inglés David Mills, condenado a prisión. Berlusconi zafó de entrar en la sentencia por haber coimeado a Mills gracias al "laudo Alfano". Los otros procesos penales a su cargo también fueron suspendidos.

El asunto llegó a manos de la Corte luego de que la justicia de Milán presentara una iniciativa de inconstitucionalidad ante ese alto tribunal, que ayer falló contra Berlusconi, a quien el "laudo Alfano" le había hecho un escudo de impunidad como un traje a medida.

Durante varias jornadas Italia ha vivido en vilo. Muchos creían en una solución salomónica, a la italiana. Que los jueces dictarían una media de ilegitimidad que permitiera componer la ley prolongando el asunto en el tiempo y salvar así al primer ministro de tener que volver a los tribunales como imputado, que es lo que va a ocurrir. Pero ayer la mayoría de la Corte Constitucional sentenció una doble violación de la Carta Magna italiana. El laudo también atacaba el artículo 1° que establece la igualdad de los ciudadanos ante la ley. Los mismos abogados de Berlusconi afirmaron que el premier por su cargo estaba por encima de los otros ciudadanos. Uno de sus principales letrados y también legislador, Niccoló Ghedini, afirmó que la decisión judicial "pretende, contra la voluntad popular, que el premier, antes que ocuparse de problemas nacionales e internacionales, sea obligado a seguir procesos" penales.

En las horas previas al anuncio del tribunal, la tensión se había hecho irresistible después de que Umberto Bossi, el líder de la Liga Norte y principal aliado de Berlusconi, afirmara que, "si la Corte decide contra Berlusconi, lanzaremos el pueblo a la calle. No se puede desafiar la ira de la gente".

La gravedad de la amenaza fue rechazada por los dirigentes de las fuerzas opositoras. "Berlusconi tiene que terminar de hacerse leyes para su propio uso y consumo. Que renuncie y haga lo que desde hace 15 años elude: el imputado", dijo con palabras muy fuertes el líder de Italia de los Valores, Antonio Di Pietro, el fiscal de la operación "Manos Limpias" de los '90.

El portavoz de Berlusconi, Paolo Bonaiuti, reaccionó en nombre del partido de las Libertades (PDL), fundado por el primer ministro, y ratificó la intención de su jefe de seguir en el poder. "Es una sentencia política -aseguró-, pero el gobierno continuará gobernando como le han pedido los italianos con su voto"

Comentá la nota