Israel retoma los asentamientos

A pocas semanas de haber hecho un gesto conciliatorio hacia la comunidad internacional, el gobierno israelí volvió a endurecer su discurso. "No habrá más propuestas y no haremos más gestos, ya hay suficiente con el teatro y los mediadores. Estamos preparados para mantener negociaciones directas con los palestinos sin condiciones ni gestos.
La pelota está del lado de los palestinos. Debemos cambiar nuestro tono", reclamó esta semana el canciller ultraconservador Avigdor Lieberman, durante un recorrido por el asentamiento judío Ariel, en Cisjordania.

El gesto que había hecho el gobierno israelí fue la suspensión por diez meses de todas las construcciones de asentamientos en el territorio palestino de Cisjordania. Sin embargo, ayer Lieberman, el ministro más duro del gobierno de centroderecha de Benjamin Netanyahu, advirtió que la medida no irá más lejos que ese plazo. "Es algo claro para todo el mundo que en diez meses volveremos a construir de forma total, cualquiera que entienda la situación sabe esto", adelantó el canciller.

La medida había sido reclamada al unísono por la comunidad internacional. Según los gobiernos norteamericano y europeos, la expansión de los barrios judíos en territorios palestinos ocupados no sólo crispaban los ánimos populares de los dos pueblos, sino que además impedía la creación de un clima político para sentarse a dialogar. De todas maneras, mientras el primer ministro israelí congeló la construcción en los asentamientos en Cisjordania, no detuvo la expansión de edificios públicos en Jerusalén del este, la parte de la ciudad reclamada por los palestinos como la capital de su futuro Estado.

Ayer Lieberman no sólo revivió el debate sobre los asentamientos judíos en los territorios palestinos –un tema que aísla a Tel Aviv en la comunidad internacional–, sino que además llamó a minimizar, dentro y fuera de Israel, el conflicto con los palestinos. "No todas las personas del mundo están afectadas por este problema y nuestro deber es minimizarlo y no convertirlo en una cuestión central", recomendó el referente de la extrema derecha israelí.

En tanto, del lado palestino la dirigencia sigue empantanada en la confrontación entre las dos principales facciones, Al Fatah y Hamas. A pesar de los esfuerzos de algunos países árabes vecinos, como Egipto, y de las cada vez más inminentes elecciones presidenciales de enero, los políticos palestinos siguen sin un acuerdo a la vista.

Comentá la nota