Israel podría tener comicios anticipadostras un revés de Livni

JERUSALEN.- El partido israelí ultraortodoxo Shas anunció ayer su negativa a participar en una futura coalición de gobierno liderada por Tzipi Livni, lo que puso a la actual ministra de Relaciones Exteriores un serio obstáculo para la formación de un gobierno la semana que viene.
El rechazo del líder espiritual del partido, el rabino Ovadia Josef, al ultimátum presentado anteayer por Livni deja al país al borde de la convocatoria de elecciones anticipadas.

Livni consultará mañana con el presidente Shimon Peres si puede formar gobierno o si hay que convocar a elecciones dentro de tres meses, por lo cual se adelantaría así la fecha de los comicios en un año.

El Kadima de Livni y el Shas se enfrentaban sobre todo por los subsidios a familias numerosas, prioridad del partido ultraortodoxo, y por las negociaciones con los palestinos.

Tras la dimisión del primer ministro Ehud Olmert, acusado de corrupción, Peres encargó a Livni, el 22 de septiembre, la formación de un nuevo gobierno. Sin embargo, hasta la fecha sólo ha conseguido el apoyo del Partido Laborista del ministro de Defensa Ehud Barak y ambas formaciones sólo reúnen a 48 de los 120 diputados.

Con los seis diputados del Partido de los Jubilados y cinco más de la formación de izquierdas Meretz, Livni podría formar, en teoría, un gobierno en minoría, que podría recibir el apoyo eventual de los diputados árabes o de los ultraortodoxos Torá-Judaísmo. Este modelo de coalición, sin embargo, encuentra reticencias o incluso el rechazo tanto de Livni como de algunos miembros de su facción.

Livni presentó anteayer una última oferta de acuerdo, que incluía un incremento en las ayudas a las familias, pero no se mostró dispuesta a poner fin a las negociaciones de paz.

Motivos

El Shas justificó su decisión en que sus dos demandas ?asistencia a los estratos más débiles de la sociedad? y ?protección de Jerusalén? no se veían satisfechas.

Shas había solicitado que aumentase la partida para los subsidios por maternidad en 1500 millones de shekel (300 millones de euros) en los próximos presupuestos. El partido argumenta que con la crisis financiera mundial han mermado las donaciones y las familias numerosas ultraortodoxas dependen de una mayor cantidad de dinero estatal.

Además, al señalar que se debía ?proteger? Jerusalén?, el Shas sostiene que Livni no debe negociar la división de la ciudad con los palestinos. Sin embargo, estos reclaman que Jerusalén oriental, ocupada desde 1967 y anexada posteriormente por Israel, sea la capital de su futuro Estado.

?Shas no se deja comprar ni tampoco vende Jerusalén?, dijo el presidente del partido, Eli Yishai.

Pese a las dificultades que enfrenta la canciller, los colaboradores de Livni confían en pueda llegar a un acuerdo de última instancia con Shas. Sin embargo, el dirigente de la oposición de derecha, Benjamin Netanyahu (Likud), ha realizado atractivas propuestas al eventual electorado y, en caso de comicios adelantados, los últimos sondeos lo ubican como favorito.

Comentá la nota