Israel asegura que la relación con EEUU "no se ha deteriorado"

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, aseguró que las relaciones entre su país y Estados Unidos "siguen siendo muy sólidas" pese a la tensión desatada tras la negativa de Tel Aviv de congelar la construcción de asentamientos en Cisjordania.
"En el marco de nuestras relaciones de amistad no puede existir un acuerdo en todo, pero nos esforzamos en encontrar una solución a un cierto número de cuestiones", sostuvo el primer ministro durante la reunión semanal de gabinete.

Netanyahu insistió en que Estados Unidos e Israel permanecen unidos por los "objetivos comunes de la paz, la seguridad y la prosperidad en Medio Oriente", en comentarios realizados horas antes de la visita del enviado especial estadounidense George Mitchell y de la reunión que éste sostendrá el martes con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

Mitchell, se reunirá con las autoridades israelíes, con quienes tiene previsto abordar de modo prioritario el reclamo de Washington para que el estado hebreo congele los proyectos de ampliación de colonias en Cisjordania.

Las declaraciones de Netanyahu se producen asimismo en la víspera de la llegada del secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, quien tiene previsto reunirse con el premier israelí y su colega Ehud Barak, para debatir distintos temas, entre ellos el litigio por el desarrollo de planes nucleares iraníes.

La extensa lista de visitas importantes desde la Casa Blanca -que dan cuenta de la particulat relación diplomática que atraviesan ambas naciones- se completa con la llegada del consejero del presidente Barack Obama, Dennis Ross, quien también visitará Tel Aviv, para reunirse con Barak y jefes militares.

Washington reclama a Israel que detenga los asentamientos, considerados un grave obstáculo para el proceso de paz entre israelíes y palestinos, pero la negativa de Netanyahu sumió a ambas naciones en una tensa situación diplomática.

Hace una semana, el vínculo se tensó aún más cuando el premier israelí declaró la "indiscutible soberanía de Israel sobre Jerusalén" mientras fuentes cercanas a Tel Aviv anunciaban el rechazo a la petición de Estados Unidos de paralizar el proyecto de construcción de un hotel en el territorio ocupado de Jerusalén Este.

El proyecto -a cargo del millonario Irving Moskowitz- es considerado como una ampliación de la política de asentamientos del Gobierno israelí, que Washington intenta limitar.

Estados Unidos solicitó a través del embajador israelí en Washington, Michael Oren, que las obras del hotel fueran paralizadas para no alimentar tensiones.

En respuesta, Netanhayu anunció su rechazo categórico a la propuesta. "Nuestra soberanía en Jerusalén es indiscutible y no podemos aceptar tal demanda sobre Jerusalén Este",

Esa zona es uno de los territorios ocupados por Israel, junto con Cisjordania y la Franja de Gaza, tras la guerra de 1967.

Por otra parte, el rabino Ovadia Yosef, jefe religioso del partido ortodoxo Shas, criticó hoy con severidad a Estados Unidos, al que acusó de ejercer presiones desmedidas sobre Israel para que congele la expansión de colonias.

"¿Con qué derecho nos dicen lo que se puede construir o no? Nosotros no somos sus esclavos", dijo el rabino en declaraciones reportadas por medios locales.

El partido Shas tiene 11 diputados en el parlamento de Israel y tiene un rol clave en la coalición de gobierno.

Comentá la nota