Israel amenaza con intensificar la ofensiva en Gaza.

A 15 días del inicio de la escalada militar, ya hay más de 700 muertos. Tanques y aviones israelíes atacaron la Franja de Gaza y militantes de Hamas lanzaron cohetes hacia el Estado judío, al tiempo que ambas partes desafiaron los esfuerzos internacionales por detener el conflicto e Israel advirtió que iba a intensificar su asalto.
Las fuerzas israelíes mataron a al menos 19 personas, entre ellas ocho miembros de una familia en el norte de la Franja de Gaza, informó el Ministerio de Salud controlado por Hamas, llevando la cifra de muertos palestinos a 830 en los 15 días que lleva el conflicto.

Trece israelíes han muerto desde que comenzó la ofensiva el 27 de diciembre, tres de ellos civiles alcanzados por cohetes y los otros 10 soldados.

En Egipto, los esfuerzos del presidente Hosni Mubarak por mediar un cese del fuego dieron pocas señales de progreso y aviones israelíes tiraron panfletos en el sur de Gaza advirtiendo a los residentes que estaba a punto de intensificar su ofensiva aérea y terrestre.

Israel dijo que un ataque aéreo cerca del campo de refugiados Jabalya, en el norte de la Franja de Gaza, causó la muerte de Amir Mansi, un comandante de alto rango de Hamas. Trabajadores médicos palestinos dijeron que un adulto y dos niños murieron, pero el estado de Mansi era incierto.

Israel negó haber disparado los proyectiles que provocaron la muerte de ocho miembros de la familia Abu Rayya en Jabalya más temprano.

Los combates continuaron incluso durante el alto al fuego de tres horas, que Israel estableció en los últimos días a fin de permitir el ingreso de ayuda humanitaria para los 1,5 millones de habitantes de Gaza.

Mientras tanques israelíes avanzaron en el norte de Gaza y aviones alcanzaron objetivos en todo el enclave costero, proyectiles lanzados por Hamas hirieron a tres israelíes en Ascalón, 20 kilómetros al norte de Gaza.

"En el siguiente período, el Ejército israelí seguirá atacando túneles, depósitos de armas y terroristas aumentando su fuerza en toda la Franja de Gaza", dijo el Ejército israelí en panfletos dirigidos a residentes del campo de refugiados Rafah, cerca de la frontera con Egipto.

Preocupados por el profundo impacto de la guerra en los habitantes de Gaza, de los cuales más de la mitad dependen de asistencia humanitaria, Naciones Unidas dijo que esperaba reanudar el sábado la completa distribución de ayuda, luego de que Israel le aseguró que su personal no sería atacado.

Pese a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU llamando a un cese al fuego y a los esfuerzos de mediación de la Unión Europea y Egipto, Israel parecía estar dispuesto a seguir adelante con su ofensiva, lanzada para detener los asaltos con cohetes de Hamas.

La agrupación islámica también ha continuado con sus ataques, disparando alrededor de una decena de cohetes contra Israel.

Una columna de tanques israelíes avanzaron desde el norte hacia la Ciudad de Gaza.

En un intento de infundir vida al esfuerzo de mediación liderado por Egipto, el presidente palestino Mahmoud Abbas, cuyo partido Fatah es enemigo de Hamas, viajó hasta El Cairo para sostener negociaciones con su par egipcio, Hosni Mubarak.

Más tarde, Egipto dijo que no iba a aceptar la presencia de fuerzas extranjeras de su lado de la frontera de 14,5 kilómetros con Gaza para evitar el contrabando de armas. Abbas dijo que cualquier despliegue de fuerzas debería realizarse dentro de Gaza, no en la frontera.

Diplomáticos piensan que la iniciativa egipcia, también apoyada por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se encuentra en problemas.

Hamas envió representantes a El Cairo y el funcionario de Defensa israelí Amos Gilad planea regresar allí para mantener más conversaciones el domingo.

"Hay una creciente impresión de que el plan egipcio-francés no va a funcionar", dijo a Reuters un diplomático de la UE.

Israel demanda el ceso total del lanzamiento de cohetes de Hamas, además de garantías regionales e internacionales para impedir que el grupo se rearme a través de túneles de contrabando debajo de la frontera con Egipto.

Israel se queja desde hace tiempo de que los egipcios no están haciendo lo suficiente por evitar que Hamas construya un arsenal de misiles soviéticos.

Hamas quiere que cualquier acuerdo para poner fin a las hostilidades incluya el levantamiento del bloqueo económico israelí que paraliza a la Franja de Gaza y el retiro de todas las fuerzas israelíes del enclave.

Al igual que la iniciativa egipcia, una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas pidiendo un "cese al fuego inmediato" parece tener poca relevancia tanto para Israel como para Hamas.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, la consideró como "impracticable" y funcionarios de Hamas en la Franja de Gaza la objetaron porque no se les consultó con anterioridad.

Fuentes de la ONU dijeron que Israel también estaba preparando operaciones en Cisjordania, donde comenzó a detener a un creciente número de sospechosos palestinos.

Comentá la nota