Israel advierte sobre una "guerra total"

Afirmó que "lo peor está por llegar" y desplegó cientos de tanques en la frontera con la Franja; ya hay más de 360 muertos
CIUDAD DE GAZA.- En el tercer día de su demoledora ofensiva contra el grupo fundamentalista Hamas, Israel intensificó ayer sus bombardeos en la Franja de Gaza y advirtió sobre una "guerra total" contra el movimiento, que pese a los incesantes ataques lanzó decenas de cohetes contra el sur del territorio israelí.

Al cierre de esta edición, decenas de aviones israelíes continuaban atacando las principales sedes de Hamas, en un intenso bombardeo que alimentó aún más, en todo el mundo, los temores a una extensión del conflicto.

Y en una clara señal de que el conflicto recién empieza y de que podría ser inminente una incursión terrestre, Israel mantenía ayer en alerta cientos de tanques blindados y refuerzos de infantería en la frontera con la Franja de Gaza. Un día después de movilizar a 6500 reservistas, declaró ese sector "zona militar cerrada".

"Tenemos una guerra total contra Hamas, por lo que la operación en Gaza será ampliada y profundizada tanto como sea necesario", declaró el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, sobre la ofensiva que tiene en vilo a Medio Oriente y que ya ha dejado más de 360 muertos y 1650 heridos.

"Apenas estamos en los inicios de la lucha. Lo peor aún está por llegar y debemos estar preparados para ello", señaló, por su parte, el vicejefe del Estado mayor israelí, Dan Harel. "Después de esta operación, no quedará ningún edificio de Hamas en pie. Vamos a cambiar las reglas del juego en Gaza", añadió.

El vocero del gobierno israelí, Daniel Seaman, sin embargo, reconoció que una incursión terrestre en Gaza, controlada por Hamas desde junio de 2007, sería "complicada", ya que "conllevaría inexorablemente a bajas en el ejército". Pero pese a ello, aclaró: "Nos fuimos de allí hace tres años y no queremos volver. Pero lo haremos si es necesario".

Según fuentes israelíes, los bombardeos de ayer destruyeron una veintena de objetivos de Hamas, incluida la sede del Ministerio del Interior del movimiento y la casa contigua a la residencia de Ismail Haniyeh, primer ministro de Hamas, sin que se registraran heridos en ninguno de ambos blancos, ya que los ataques han obligado a los dirigentes del grupo a pasar a la clandestinidad.

Otros bombardeos, sin embargo, sí causaron nuevas víctimas y elevaron el total de muertos a 364. Los heridos sumaban ya más de 1650 y muchos de ellos, ante el desborde de los hospitales locales, eran trasladados a Egipto, que reabrió sus fronteras con Gaza para permitir el ingreso de camiones cargados con ayuda humanitaria a la terminal de Rafah.

Si bien la mayoría de los muertos eran miembros de Hamas, el vocero de la Agencia de la ONU para los refugiados palestinos, Christopher Gunness, informó que por lo menos 57 de las víctimas fatales eran civiles, incluidos 21 niños (cinco de una misma familia) y siete mujeres (ver aparte).

Pese a que Israel inició su ofensiva aérea -la más fuertes desde 1967- con el objetivo de poner fin al lanzamiento casi diario de cohetes de Hamas contra el sur de su territorio, que se intensificó la semana pasada tras el fin de una tregua de seis meses entre ambas partes, el movimiento islamista continuó ayer sus ataques con misiles artesanales.

Los cohetes palestinos mataron a dos hombres, uno en Nahal Oz y otro en Ashkelon, y a un mujer en Ashdod. Con esto, se elevó a cuatro el total de muertos israelíes desde que estalló el conflicto.

Desde Ramallah, en tanto, el gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) anunció la suspensión de las truncadas negociaciones de paz con Israel. "Es imposible mantener negociaciones con Israel mientras su ejército continúa masacrando a nuestro pueblo en Gaza", anunció Ahmed Qureia, jefe del equipo negociador.

En el mundo árabe y en varias capitales europeas y latinoamericanas, las protestas contra la ofensiva israelí se intensificaron ayer (ver Pág. 3), mientras que los líderes mundiales volvieron a calificar la escalada de violencia de "inaceptable" y reclamaron el fin de las hostilidades.

Estados Unidos, por su parte, subrayó que trabaja intensamente para lograr un alto el fuego duradero, pero respaldó a su aliado israelí.

Agencias AP, AFP, Reuters, EFE y ANSA

Estaría herido el soldado secuestrado

* CIUDAD DE GAZA (ANSA).- El soldado israelí Ghilad Shalit, prisionero de Hamas desde junio de 2006, fue herido durante los bombardeos contra Gaza de los últimos días, según dijeron fuentes del movimiento terrorista palestino y la televisión egipcia, aunque Israel no confirmó la versión. Fuentes militares israelíes señalaron que Shalit representa para Hamas un "tesoro invalorable", pues a cambio de su liberación podrían ser excarcelados centenares de detenidos palestinos. Sin embargo, precisaron que la noticia sobre sus heridas puede ser un elemento de "guerra psicológica" o un intento de inducir a las fuerzas israelíes a entrar en Gaza a tratar de liberarlo.

Comentá la nota