Israel se acerca a las urnas para votar al sucesor de Olmert

Para las elecciones legislativas de hoy, el líder del partido derechista, Netanyahu, se encuentra primero en los sondeos, aunque la oficialista Livni estaría cerca de alcanzarlo
JERUSALEN.- Los colegios electores israelíes ya están abiertos para recibir a los cerca de 5 millones de israelíes que podrán votar hoy al próximo primer ministro que conducirá el estado hebreo. El ex primer ministro conservador Benjamin Netanyahu, líder del partido Likud, y la canciller Tzipi Livni, del oficialista partido de centro Kadima, se muestran como los candidatos más firmes.

La campaña tuvo un forzado protagonista: la ofensiva en la Franja de Gaza. A partir de la postura de los candidatos respecto a la situación con los palestinos, se definirá el voto de los indecisos, que alcaza el 20% del electorado -la tasa más elevada en la historia de Israel, según los sondeos-.

Así, las elecciones legislativas israelíes podría implicar un giro a la derecha en la política de ese país.

Si bien Netanyahu encabezó la intención de voto durante meses, Livni ha recuperado terreno en los últimos días y, según un sondeo que publicó el fin de semana pasado el diario Haaretz , ambos llegan a la cita electoral con un virtual empate técnico, según publica LA NACION en su edición de hoy.

El primer ministro, Ehud Olmert, el líder saliente que renunció en septiembre a consecuencia de una investigación por corrupción, permanecería de manera interina en el cargo hasta que jure un nuevo Gabinete.

Alianzas. El proceso de formación del nuevo gobierno tardará varias semanas, ya que implica un período de negociaciones. Esto se debe a que la persona a quien el presidente encarga la tarea de formar una coalición no es forzosamente la que ha obtenido más sufragios populares, sino la que tiene mayores probabilidades de reunir 61 votos en la Knesset, el Parlamento unicameral de 120 legisladores.

En ese contexto, el ganador seguramente deberá formar una coalición con partidos más pequeños, como ha ocurrido antes. Dado que el partido de la ultraderecha obtuvo importante apoyo popular a partir de sus enérgicas posiciones sobre los árabes israelíes y el movimiento islamista palestino Hamas durante la ofensiva en Gaza, al ganador deberá a negociar con él a la hora de formar eñ nuevo gobierno.

En caso de que sea Netanyahu quien tenga esa oportunidad, se trataría de una alianza natural, ya que ambos partidos comparten un discurso de intransigencia que excluye la concesión de soberanía a los territorios palestinos.

Por otro lado, Livni, apuesta por la negociación para la creación de un Estado palestino -en Gaza, Cisjordania y Jerusalén oriental- y la devolución de los Altos del Golán, decisiva en los contactos indirectos para la paz con Siria. En caso de que sea ella quien tenga que unirse al partido de Lieberman, caracterizado por manifestar tintes xenófobos, podría obligarla a atemperar su disposición a la negociación.

Sondeos. Las últimas encuestas daban entre 25 y 27 escaños en la Knesset al partido de Netanyahu, mientras que la ministra de Relaciones Exteriores contaría con entre 23 y 25. En caso de resultar ganadora, sería la la mujer más poderosa de Israel desde Golda Meir.

En tanto, el polémico Lieberman continuaba su campaña mientras los sondeos pronosticaban que su partido ultranacionalista, Israel Beitenu, podría obtener hasta 19 escaños, por lo que se convertiría en la tercera fuerza de la Knesset y empujaría al veterano Partido Laborista, liderado por el ministro de Defensa, Ehud Barak, a un cuarto lugar, el peor desempeño en su historia.

Comentá la nota