Isolda Calsina aseveró que algunos partidos minoritarios de Jujuy se verían resentidos por el veto en la reforma política

Nuestro medio entrevistó en forma exclusiva a la titular de Lyder, Isolda Calsina, quien criticó el veto realizado por el Poder Ejecutivo nacional a dos artículos de la nueva Ley de Reforma Política, destacando que dicha decisión "va a contrapelo de lo que la ciudadanía quiere", puesto que dejaría a numerosos partidos minoritarios sin la posibilidad de participar en las elecciones del año 2011. Afirmó que la oposición en estos momentos está atomizada, y que la gente ha votado a diferentes fuerzas políticas, indicando que "necesitamos que haya muchos partidos políticos, que represente cada uno a la diversidad de opiniones de la ciudadanía".
Calsina manifestó que "la reforma política surgió en el año 2001 como un anhelo de la sociedad, de que la política se adapte más a sus problemas del día a día. Se decía en un momento ‘que se vayan todos’, con un espíritu no de destituir, ni de quebrar las instituciones, sino de fortalecerlas a partir de la necesidad de darle capacidad a la política de resolver los problemas de la gente".

En este sentido, "este era el fin que tenía que tener la reforma política, pero se hizo una reforma forzada, sin discusión, sin debate, sin posibilidad de introducir modificaciones, que no le daba a ninguno de los ciudadanos la sensación de que esto sirve para reformar en serio a la política. De hecho las listas sábanas siguen estando, no hay un mecanismo más transparente para elegir autoridades, como puede ser un voto electrónico, que son cuestiones que en Latinoamérica ya se están aplicando en todos los lugares".

Por lo tanto, "los temas más importantes hasta ahora no han sido reformados, y lo que se ve es que esta reforma apunta a concentrar más poder, y a volver a fortalecer una suerte de bipartidismo en el país. En este veto presidencial en realidad se esconde, bajo la forma de veto, una modificación de la ley, a través del decreto, para lo cual no tiene facultades la Presidenta".

A esto agregó que "con esto a lo que se tiende es anular un plazo que había en los partidos, a los fines de cumplir con el 4 por mil de afiliados. En vez de que ese plazo se les exija en el 2012, como lo había establecido el Congreso, anular ese plazo y empezar a exigirlo desde ahora".

En definitiva, "lejos de la publicidad oficial, que dice que es para favorecer a todos los partidos y para que sea una democracia, etc, se dice una cosa y se hace todo lo contrario".

En cuanto al posible impacto de este veto en los partidos minoritarios de la provincia, "tal vez algunos se vean resentidos: yo creo que en general casi todos los partidos han tenido ese piso, a los fines de inscribirse, por lo que no hay mucha modificación en ese sentido. Lo que pasa es que, quienes se hayan inscripto hace mucho tiempo, tal vez hayan perdido afiliaciones, y esto provoca una necesidad de recuperar militantes, simpatizantes, adherentes y afiliados".

Por último indicó que "en las últimas elecciones la gente ha elegido de un modo muy diverso, o sea que la voluntad de la gente no está con dos partidos. Por el contrario, la oposición está atomizada y la gente ha votado a diferentes fuerzas políticas, así que esto va a contrapelo de lo que la ciudadanía quiere, y necesitamos que haya muchos partidos políticos, que represente cada uno a la diversidad de opiniones de la ciudadanía".

Comentá la nota