La isla de Néstor

La isla de Néstor

Enclavado en el terreno más hostil para Cambiemos, Grindetti, el intendente de Lanús, buscará la reelección con campaña localista. El cara a cara, la crisis y la herencia. El armado en la Tercera.

Es la jurisdicción más populosa y en donde la crisis repercute con mayor agudeza. El conurbano sur –definido en el mapa electoral como la Tercera sección- es el bastión clave en la madre de todas las batallas y una plataforma donde el peronismo extrae tradicionalmente un significativo volumen de su combustible electoral. Cómo avanzar en ese terreno en un contexto de turbulencia es uno de los mayores desafíos para la campaña de Cambiemos y es aquí donde muchas de las miradas oficialistas se posan en Lanús, distrito administrado por Néstor Grindetti que, cada vez con mayor nitidez, es el punto elegido por la cúpula nacional y bonaerense como base para desembarcar en la zona sur del Gran Buenos Aires (GBA).

“Por Lanús pasaron todos los ministros nacionales y provinciales. El año pasado la gobernadora fue 15 veces y este año ya fue tres”, resumió a Letra P una voz del armado oficialista para dar cuenta de la consideración hacia este municipio al momento de bajar al territorio, para los que siempre se tienen en cuenta el termómetro social en relación con la gestión local. Dentro de la ingeniería electoral de Cambiemos, Lanús es uno de los puntos cardinales del GBA que el oficialismo buscará exhibir como vidriera de “modelo exitoso de gobierno local”, junto con Vicente López (en el norte) y Morón (en el oeste).

En el esquema de campaña corta que prevé desplegar la alianza gobernante, Grindetti tendrá que hacer equilibrio entre posar la lupa en las fortalezas de su administración en Lanús y lidiar con las demandas vecinales por la inflación, los tarifazos y la desocupación. Entre ser una isla de gestión en funcionamiento en medio de un mar económico turbulento y no aislarse demasiado de aquellos referentes nacionales que constantemente van en busca de una foto en ese municipio.

“Tenemos que tratar de trasmitirles a los vecinos lo que es nuestra verdad, con la que alguno puede no coincidir, que es que el país va a salir adelante desde el punto de vista económico y que uno no tiene que mirar la foto, sino la película. A partir de ahí, tenemos que hablar mucho con los vecinos desde el reconocimiento de que hay gente que la está pasando mal y, ya como Ejecutivo, con una presencia en aquellos sectores más vulnerables, asistiéndolos socialmente”, remarcó días atrás a Letra P el intendente lanunense para dar cuenta del mensaje a bajar en el llano.

CAMPAÑA LOCALISTA. PRO puro y marcadamente identificado con el Presidente, Grindetti (ex ministro de Hacienda porteño de la gestión macrista) no se despegará de esa referencia, pero cerca de su armado no dudan al remarcar que se hará “una campaña localista”. “Se va a contar lo que se está haciendo y a palancarse en las cosas que se hicieron. Se va a hablar de lo local, lo nacional ya tiene su correlato”, deslizaron.

“En un municipio es 80% gestión y 20% política, eso siempre lo dice Néstor. Si salimos ahora a hacer actos de Cambiemos, la gente no lo ve como positivo y menos en este momento económico”, remarcó una voz con llegada al intendente lanunense.

Para marzo ya se estipulan una serie de anuncios importantes del programa de bacheo (casi $130 millones) y pavimentación 2019, como así también del programa de seguridad. “La gestión es el fuerte activo que tenemos”, insistieron.

En ese contexto, se espera que Grindetti profundice actividades que ya viene realizando con regularidad: reuniones, cafés y mates con vecinos, una modalidad que –aseguran- funciona aceitadamente, con buena recepción en la ciudadanía.

Cada semana, el intendente realiza una recorrida en diversos puntos del distrito, donde visita a la mañana la casa de un vecino, un comercio o alguna obra, actividades que también se repiten por la tarde, llegando a instituciones como pueden ser centros de jubilados o un club de barrio. Los puntos a visitar se definen de acuerdo al lapso de tiempo en el que no realizaban una actividad allí.

En cuanto al cara a cara de Grindetti con el vecino, cerca del intendente destacan que son actividades desprovistas de otros dirigentes políticos o referentes barriales. En su equipo remarcan que el estilo “sin cassette” del jefe comunal tiene buena recepción. “Si él no está a gusto con la reunión, te vas a dar cuenta”, deslizan para retratarlo. "La gente lo toma positivo porque es genuino -insisten-. Cuando llega a una casa pregunta directamente qué falta”. Más allá de esto, hay quienes consideran que en los próximos meses se activará “más al ala más política, en términos de diálogo con los vecinos”.

DE LO LOCAL A LO NACIONAL. La interacción con el vecino es tomado por el armado oficialista lanunense como uno de los termómetros centrales de gestión. En ese marco, aunque ponderan que se redujeron los reclamos por temas de competencia municipal en comparación con 2016, actualmente “la situación económica hace mella”, por lo que, advierten, el centro de las quejas por estos días pasa por “los temas nacionales.

“Por el perfil de Néstor e identificación de él y su gente con respecto a Mauricio (Macri) y María Eugenia (Vidal), es muy difícil escindirse. Aparte, todo lo nacional atraviesa lo cotidiano. Parte de la cercanía es para ir y contar qué es lo que está pasando, tratar de explicar que la situación actual deviene de algunas cosas y que estamos yendo a algún lado. Ahora, no nos podemos olvidar que peleamos la parte de abajo de la boleta y tenemos que contar lo que estamos haciendo en el municipio”, dejó en claro una voz de la mesa chica de Grindetti.

Evitando contra fácticos en torno a un escenario frustrado de desdoblamiento electoral, en el oficialismo de Lanús afirmaron que el votante del conurbano está empezando a separar al candidato local del nacional y el bonaerense, aspecto que al momento es más distintivo en el interior. “En 2015, (JorgeFerraresi sacó entre 10 y 15 puntos más que Aníbal (Fernández). Lo mismo pasó con (DaríoDíaz Pérez en Lanús. En 2015 la boleta que tenía a Díaz Pérez como candidato a senador aparece sin foto y casi en el mismo nivel de tipografía que el segundo candidato a senador. Si bien el interior es mucho más fácil para Cambiemos porque el perfil del votante es más cercano a Cambiemos en su mayoría, en el conurbano eso está cambiando”, afirmaron.

LA HERENCIA Y LAS ENCUESTAS. Al momento de contar lo local, el contraste con la pasada gestión municipal será un aspecto presente en la retórica del oficialismo. “Vamos a poner el foco en el pasado gobierno porque el foco lo pone el propio vecino cuando te encara en la calle”, argumentaron dentro del armado.

“Es inevitable no aludir al pasado. Para contar lo que hicimos, inevitablemente terminás contando de dónde venís. Esa es la dinámica, tratar de ser propositivos pero inevitablemente vas a tener que decir que acá no había nada y que ahora hay muchas cosas”, añadió otra fuente consultada.

En ese marco, en Cambiemos de Lanús ya empezaron a circular algunas encuestas las cuales, afirman, exhiben una auspiciosa proyección de Grindetti de cara a la incursión por la reelección. “En la de enero, un 60% de imagen positiva”, enfatizaron. En la misma línea, otra voz consideró que "la gestión de Néstor tiene una aprobación muy alta, una muy buena recepción por parte de los vecinos. Por supuesto que es inevitable y todos los días, cuando Néstor está en la calle, surgen los temas nacionales. Pero la gente valora mucho lo que se está haciendo en Lanús”.

LA LISTA. La composición de la boleta de concejales será un aspecto a definir no sin tener en consideración una tupida interna en la que, además de los socios tradicionales de Cambiemos, también se anota la pata peronista, fundamental para inyectar de volumen a cualquier armado en la Tercera sección. Al respecto, cerca de Grindetti deslizaron: “Tenemos que trabajar en la renovación. Naturalmente la política de Néstor fue de apertura hacia otros espacios, no es que se hizo una cuestión de marketing electoral, realmente tenemos actores de diversas extracciones sentados en la mesa”.

En esa línea, advirtieron que el lugar en la lista tendrá en cuenta “la fuerza territorial” de cada dirigente. Dentro de los concejales que finalizar su mandato este año, hay dirigentes del peronismo. Las demandas desde ese sector serán un aspecto a observar, lo mismo que con los socios de siempre: “Tenemos que ver lo que pasa en la provincia, así somos respetuosos de los acuerdos de la Provincia y la Nación (por los radicales)”.

LA TERCERA. Definido como el principal armador de Cambiemos en la Tercera sección, en el año electoral buena parte del trabajo de Grindetti en este aspecto será delegado a su armador político a nivel territorial, el diputado bonaerense y ex secretario de Gobierno de Lanús, Adrián Urrelli, mientras que la senadora provincial Lorena Petrovich estará al frente del armado femenino y, posiblemente, sea candidata a renovar en su actual cargo.

De todas formas, se prevé que el intendente de Lanús realice rondas en distritos vecinos administrados por el peronismo, para respaldar a los candidatos de Cambiemos, además de poner a disposición de ellos los equipos de gestión local para el armado de planes de gobierno.

Entre los referentes distritales de Cambiemos con mayor interacción con el armado lanunense, se mencionó a Evert Van Tooren (Esteban Echeverría), Carlos Regazzoni (Almirante Brown), Gladys González (Avellaneda) y Santiago Mac Goey. “La idea es mostrar el modelo Lanús para que se exporte, realmente creemos que es un modelo exitoso y que funciona bien”, sintetizaron.

Coment� la nota