San Isidro Repercusiones Jorge Álvarez: "La sociedad le sacó la tarjeta amarilla a Posse"

El primer candidato a concejal del Acuerdo Cívico y Social dejó sus sensaciones luego de la jornada electoral. Su propuesta consiguió dos concejales y aseguró que llegan al cuerpo para hacer propuestas y dialogar con todos los sectores. Dijo que el oficialismo hizo una oferta electoral de baja calidad.
El joven radical Jorge Álvarez se mostró alegre luego de la jornada electoral. El Acuerdo Cívico y Social de San Isidro se ubicó cuarto con el 11,7 % de los votos y consiguió dos concejales. En el cuerpo deliberativo será acompañado por el referente del ARI Ricardo Aragona. El dirigente dijo estar feliz con el resultado ya que batallaron contra la estructura de Posse. Expresó que el Intendente ofreció una propuesta de baja calidad y que la sociedad le sacó "tarjeta amarilla".

¿CÓMO VIVIÓ LA JORNADA ELECTORAL DEL DOMINGO?

Con suma alegría, y con la ansiedad de poder llegar al escrutinio lo antes posible, lo cual era para nosotros la forma de corroborar que todo el trabajo hecho no había sido en vano.

¿ESPERABAN UN POQUITO MÁS, O CON LAS DOS BANCAS QUE CONSIGUIERON ESTÁN CONFORMES?

Estamos más que conformes con el resultado obtenido. Uno siempre quiere un poco más pero hemos demostrado que nosotros no tuvimos necesidad de ser beneficiados por el voto arrastre. Nuestro caso fue el resultado del trabajo de todos estos años de las distintas fuerzas que integran el Acuerdo Cívico y Social en San Isidro, de los partidos miembro de la Coalición Cívica, en particular el trabajo desarrollado por el ARI y la Unión Cívica Radical. Creemos que eso se vio plasmado en el resultado electoral. Competíamos con otras sábanas a nivel provincial y contra un jugador importante como el oficialismo, sin embargo pudimos marcar nuestra autonomía, mostrar un espacio que se consolida.

¿QUÉ SE ESPERA Y CÓMO VAN A TRABAJAR EN ESTOS 6 MESES HASTA QUE PUEDAN ASUMIR EN EL CONCEJO DELIBERANTE?

Lo primero que vamos a hacer es una convocatoria a toda la militancia para agasajarla y agradecerle todo el empeño y esfuerzo brindado. Segundo, vamos a hacer una amplia a distintos sectores sociales de San Isidro para trabajar en conjunto, ofrecer nuestros equipos e ir delineando la letra fina del programa que le ofrecimos a la sociedad. Hemos desarrollado algunos ejes en los cuales ahora viene el momento de avanzar, y eso lo vamos a abrir a toda la sociedad y a los ciudadanos que quieran sumarse al espacio de trabajo.

TODOS LOS SECTORES DE LA OPOSICIÓN CONCUERDAN EN MANTENER UNA SINTONÍA EN EL CONCEJO DELIBERANTE PARA EJERCER OTRO TIPO DE CONTROL SOBRE LA GESTIÓN DE POSSE. ¿USTED QUÉ OPINA?

Yo creo que el legislativo es un ámbito de control, pero también es un ámbito de generación de propuestas. No imagino únicamente el rol fiscalizador por parte de los concejales porque eso sería limitarnos muchísimo. Esa es una de las tantas tareas que hay, controlar el funcionamiento del Ejecutivo. Pero me parece que también es preciso y necesario para San Isidro que el Concejo Deliberante sea el promotor de ideas que después se plasmen en ordenanzas. Ahí es donde nosotros creemos que tenemos algo para decir y para aportar. Sabemos que hay algunas fuerzas que se agotan únicamente en el papel fiscalizador, por lo menos así se autodefinen. Nosotros vamos a fiscalizar y controlar, pero también vamos a proponer. Y para proponer también hay que estar dispuesto a dialogar. Estamos dispuestos al diálogo maduro con todas las fuerzas y además incentivamos el diálogo institucional. En esto van a tener un papel muy importante las autoridades de cada una de las fuerzas que integran el Acuerdo Cívico y Social.

¿CÓMO ANALIZA USTED LA ELECCIÓN QUE HIZO EL OFICIALISMO DE GUSTAVO POSSE?

Creo que hizo casi la misma elección que en el 2005. Tiene un sabor a derrota porque este sistema electoral le quita concejales. En la anterior elección, con la misma cantidad de votos, pudo tener 8 concejales. Me parece que fue una lista votada sin entusiasmo, que no hubo fervor. Eso tiene que ver con algunas tareas a las que debe abocarse el oficialismo, preguntarse qué ha pasado con sus triunfos que cada vez gozan de menos entusiasmo de parte de sus partidarios. Creo que la respuesta política que dio el oficialismo en estas elecciones no fue la mejor. Ha hecho una oferta electoral de baja calidad, que casi la tuvo que esconder. La sensación es que la sociedad le sacó la tarjeta amarilla. Electoralmente creo que tienen un desafío enorme en el 2011. Por nuestra parte vamos a seguir trabajando en constituir un espacio autónomo, que represente los ideales de la centroizquierda en San Isidro y que se alimente de ideas republicanas.

Comentá la nota