San Isidro Hospital Melchor Posse Denuncian protocolo ilegal para combatir la Gripe A

Cicop y Fesprosa realizaron una grave denuncia ante al Ministerio de Salud de la Nación sobre mala praxis en el Hospital municipal. El infectologo Marcelo Beltrán fue quien levantó la voz y, sospechosamente, luego fue trasladado. Triple dosis de Tamiflú, aplicación de tratamientos experimentales e ignorancia de la normativa vigente, un coctel tan peligroso como la pandemia.
La Asociación de Profesionales del Hospital de San Isidro, seccional de CICOP, denunció la aplicación de un protocolo ilegal, propio y único, para combatir la Gripe A H1N1. El caso tomó estado público a través de una breve mención en la Revista Noticias y gracias a la presentación ante el Ministerio de Salud de la Nación de Jorge Yabkowsky, titular de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina.

El reconocido infectólogo Marcelo Beltrán se animó a denunciar esta situación. El protocolo cuestionado consta de aplicar a los pacientes supuestamente infectados el triple de dosis antiviral Tamiflú (Oseltamivir), violando las normas de la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud de la Nación.

Como agravante, se aplica corticoides en alta dosis, algo no recomendable ya que es un tratamiento inmunodepresor con indicaciones muy precisas. Además, la denuncia pone en duda el conocimiento de los pacientes de dicho protocolo, que deberían firmar un consentimiento escrito donde se los informa detalladamente cuando se ensaya con un nuevo esquema de tratamiento, nuevas dosis o drogas diferentes a las que se emplean habitualmente para una patología.

Estos estudios, para realizarse, deberían ser aprobados por los Comités de Bioética de cada Hospital luego de ser cuidadosamente revisados para no entrar en conflicto con la legislación internacional vigente respecto de la investigación experimental con personas.

Titular de la Asociación de Profesionales del Hospital Melchor Posse y encargado del Servicio de Medicina Preventiva y Social, el prestigioso Marcelo Beltrán denunció el protocolo en cuestión y, curiosamente, fue trasladado junto a todo el servicio bajo sus órdenes hacia una sala periférica en Béccar, el Centro de Atención Primaria "F. J. Muñiz".

Los colegas de Beltrán aprovechan el anonimato de Internet para difundir mails denunciando la mala praxis. No quieren dar sus nombres para cuidar sus puestos de trabajo. Expresan que se está experimentando peligrosamente con individuos sanos o con patologías respiratorias banales, y que se está derrochando por mal uso un medicamento que podría salvar vidas de infectados por gripe A. Además, alertan sobre la intencionalidad de una persecución política.

La Revista Noticias del 11 de julio publicó: "La Argentina es un país de contrastes. Pese al intento de federalizar las medidas sanitarias, cada cual atiende su juego. Mientras una madre tucumana tarda más de 9 horas en conseguir el antiviral para su hija, en el hospital de San Isidro sobremedican a los pacientes. Basándose en un protocolo propio y único, suministran por persona el triple de la dosis recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El prestigioso infectólogo que se animó a denunciarlo, Marcelo Beltrán, fue corrido de su cargo en plena pandemia. ´Nosotros pedimos explicaciones a las autoridades para saber por qué en este lugar se le estaba dando a cada paciente la droga de tres argentinos cuando es un medicamento escaso`, dijo el médico".

En sintonía con este reclamo, el lunes la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA) denunció la situación en el Ministerio de Salud de la Nación. Jorge Yabkowsky, titular de FESPROSA, se apersonó para abrir el Expediente Número 14259092 en la cartera que encabeza Juan Manzur. Se haría lo mismo en la órbita provincial que encabeza Claudio Zin.

"El protocolo que se está aplicando debería estar escrito, debería haber sido presentado a la Nación y a la Provincia, debería haber sido presentado a la ANMAT y a un Comité de Ética independiente. Los pacientes deberían saber que están frente a un experimento y deberían haber sido informados con un consentimiento por escrito y firmado por un testigo independiente. Cosas que no han sucedido", dijo Yabkowsky.

Respecto a la denuncia del desplazamiento del Servicio de Medicina Preventiva y Social desde el edificio del hospital al Centro de Atención Primaria "F. J. Muñiz", el titular de FESPROSA señaló que "se trata de un servicio que atiende en su mayoría a pacientes infectados por el virus VIH1 desde 1987 con amplia experiencia y conformado por profesionales reconocidos".

Según la Resolución Nº 03/09 del Secretario de Salud Pública, Gustavo Hirsch, que dice que: "se debe velar por el bienestar de esta población, no exponiéndola a riesgos innecesarios en esta etapa de la epidemia", resuelve en el artículo siguiente "trasladar la totalidad del Servicio de Medicina Preventiva al Centro de Atención Primaria "Dr. Francisco Muñiz", en Avenida Andrés Rolón 1879, localidad de Béccar.

"Los pacientes que se encuentran internados no son de atención primaria, requieren una atención integral con capacidad para hacer laboratorio de urgencia y radiografías en el lugar, con posibilidad de interconsultas en el momento, con necesidad de internaciones. El día 8 de julio por la mañana hubo que llamar dos veces a la ambulancia para trasladar pacientes a Guardia del Central. Esto sucederá entre 2 y 5 veces por mañana dada la complejidad y gravedad de algunos de nuestros pacientes. Además en el caso de no haber farmacéutico no se pueden expender los medicamentos y los pacientes tendrían que hacer un viaje adicional al Hospital", señaló Yabkowski.

Comentá la nota