San Isidro en "emergencia" por la inseguridad, Posse admite "vergüenza" y pide renuncias por fracasos

El partido bonaerense de San Isidro será declarado mañana en "emergencia" en materia de seguridad y convocará a todos los distritos del área metropolitana para ejecutar acciones conjuntas urgentes para combatir el delito.
Así lo anunció el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, quien como funcionario público expresó su "vergüenza propia y ajena" por la falta de resultados contra la delincuencia y reclamó la renuncia de quienes fracasan, especialmente en el área judicial.

En una conferencia de prensa horas después de una serie de asaltos cometidos en su distrito, en uno de los cuales fue asesinado un ingeniero, Posse anunció que mañana a las 12.30 el Concejo Deliberante "con acuerdo de todos los bloques en una sesión extraordinaria" sancionará "una ordenanza que declara el estado de emergencia" del partido "en materia de seguridad".

Además, se impulsará "articular con el resto de los distritos de área metropolitana políticas de conjunto para defender y peticionar en conjunto seguridad para los vecinos".

"El estado de emergencia sirve para que las fuerzas vivas debatan también si no fracasó el actual esquema judicial" de la provincia de Buenos Aires.

Y enseguida se preguntó "si no llegó el momento de que renuncien" aquellos que no logran resultados en esa área, pues "somos más de uno los que pensamos que la población está desprotegida por las leyes y los criterios de interpretación de las leyes".

Posse advirtió que hay "un modo de violencia inusitada del cual no terminamos de sorprendernos, ya que hacía cuatro meses que no había un homicidio en ocasión de robo" en San Isidro.

En ese marco, pidió que si a una persona le roban "por lo menos no la maten".

"Lo que pasó con la familia de Acassuso (donde asesinaron al ingeniero Ricardo Barrenechea) muestra que sin necesidad volvieron a matar" de una manera "absolutamente innecesaria".

También a partir de mañana regirán en San Isidro 48 horas de duelo, con adhesión a los homenajes y actos civiles y religiosos por la familia Barrenechea, incluidos los de la comunidad educativa a la que asisten, el Colegio Marín.

En ese sentido, dijo que los "padres están dialogando entre ellos para contenerse y contener a la familia afectada".

"El municipio se declara funcional a cada una de las decisiones que tomen las familias", dijo Posse, quien exhortó a que "de ninguna manera se deje de hablar de esta problemática que no debemos esconder".

"Quienes tenemos responsabilidad en el Estado debemos exhibir la vergüenza propia y ajena; yo manifiesto mi vergüenza y expongo la vergüenza ajena", afirmó.

Además, el intendente volvió a enfocar a la villa La Cava, de donde se retiraron las tropas de Gendarmería que custodiaban el lugar. Posse admitió que La Cava suele ser un "lugar de postas y de aguantaderos" por su ubicación.

Tras destacar que el ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, trata de "corresponder con mas policía", advirtió que "no esperábamos para esta época que nos iban a sacar la Gendarmería de buenas a primeras".

Ante esa medida Posse interpuso ante la Justicia un recurso de amparo.

Comentá la nota