San Isidro Concejo Deliberante Juraron los nuevos concejales de San Isidro

Asumió la tía del Intendente y la oposición sumó manos. De manera vergonzosa, a Chamatrópulos le negaron la palabra en reiteradas oportunidades. Los oficialistas Kuzis y Laguzzi sieguen siendo las autoridades del cuerpo. Estuvieron Gustavo Posse, Antonio Cafiero y Leopoldo Moreau.
El viernes por la noche, en un Concejo Deliberante colmado de familiares y militantes, asumieron los nuevos ediles de San Isidro. Se espera un deliberativo con mayor pluralidad y más representantes opositores. Sin embargo, ya desde la elección de autoridades, hubo algunas muestras de vergonzoso autoritarismo cuando se le negó la palabra a Pablo Chamatrópulos en reiteradas oportunidades.

El encuentro contó con la participación de importantes figuras políticas. En primera fila estuvo el Intendente Gustavo Posse, y a su lado estaban sentados el radical Leopoldo Moreau y el peronista Antonio Cafiero. A los extremos se encontraba el senador provincial radical Roberto Costa, la diputada provincial del ARI Liliana Piani, y el diputado provincial Horacio de Simone. También estuvieron funcionarios del Ejecutivo municipal.

En el oficialismo no hubo recambio y reasumieron 4 concejales que ya estaban en funciones. La única debutante es Juana Posse, tía del Jefe Comunal. Los que volvieron a jurar fueron Julia Rita Kuzis –también reelecta como presidenta del cuerpo-, Alfredo Laguzzi –reelecto como vicepresidente-, Pablo Fontanet, y Andrés Rolón.

Desde la oposición, asumieron Pablo Chamatrópulos, Marcos Hilding Ohlsson, y Aurora Bastidas (que reeligió) por Unión PRO-Agrupación Ciudadana-Convocación Ciudadana; Santiago Cafiero por el PJ (su compañero de lista Leandro Martin, que también repite mandato, está de viaje en Israel y jurará en la primer sesión ordinaria del 2010); y Jorge Álvarez y Ricardo Aragona del Acuerdo Cívico y Social.

La sesión tuvo una desprolija particularidad: Se eligieron autoridades antes de la jura de los nuevos ediles. Según averiguó La Noticia Web, Leopoldo Moreau dijo no haber visto nunca una cosa así. De todas formas, la elección de la presidencia dejó un dato más importante y oscuro.

Laguzzi ejercía la presidencia provisoria como concejal de mayor edad y Hilding Ohlsson (todavía sin haber jurado) como secretario. El vocero oficialista Carlos Castellano pidió moción para que Julia Kuzis sea la presidenta del cuerpo. El único de la oposición que levantó la mano fue Pablo Chamatrópulos, que adelantó que se abstendría de votar ya que el oficialismo no cedió la vicepresidencia a la segunda fuerza electoral del cuerpo, como suele hacerse en los ámbitos parlamentarios.

En un escenario de extrema desprolijidad, Laguzzi no sabía como llevar adelante la sesión y recibía ayuda de colaboradores parados junto al estrado presidencial. Chamatrópulos seguía pidiendo la palabra pero el veterano edil oficialista no lo escuchaba (o simulaba una sordera).

Kuzis se acercó al sillón presidencial y dio la palabra nuevamente a Castellano, que propuso que Laguzzi sea el vicepresidente. Chamatrópulos seguía pidiendo la palabra con firmeza pero continuaban sin otorgársela. Alguien del público gritó: "¿Les dan la palabra solo a los de ese lado (el sector oficialista)?". La presidenta solicitó calma y, previamente, le había dicho al titular de Agrupación Ciudadana que debía esperar y que le daría la palabra más adelante. Algo que no se produjo.

Luego de la sesión, La Noticia Web dialogó con Kuzis y la consultó sobre un cuerpo con mayor diversidad y con más voces. La edil respondió: "¿En qué sentido? No, yo escucho siempre voces. Las voces siempre han estado en este Concejo, es un recambio…".

De esta manera, el possismo se quedó con los dos primeros escalones de las autoridades del Concejo Deliberante. La vicepresidencia segunda fue para la francisquista Esther Fandiño, luego de una moción propuesta por el edil de PRO Martín Muñiz. Además, José Amado fue reelecto como secretario y estalló el recinto en aplausos.

Castellano presentó el pedido de realizar las sesiones los primeros y terceros miércoles de cada mes a las 12 horas, continuando con la costumbre habitual. Pero el vecinalista Hilding Ohlsson solicitó que el horario sea a las 19 horas, "para que los ciudadanos que quieran venir puedan acercarse al recinto luego de sus jornadas laborales". Obviamente se impuso la postura oficialista.

Comentá la nota