La irrupción presidencial suma indefinición en la pelea legislativa

La sesión preparatoria debe hacerse antes del cinco de diciembre. El raid porteño de Ricardo Colombi agregó incertidumbre. El PJ confía en haber aumentado sus probabilidades, pero los liberales no se entregarán sin pelear.
La sutil partida de poker que juegan las agrupaciones políticas, por la definición de los cargos legislativos que importan, sumó incertidumbre. La irrupción del novedoso dialoguismo del matrimonio presidencial con el, por estas horas, vapuleado gobernador electo radical de Corrientes sube la apuesta del justicialismo provincial; en su ambición de desbancar al conservadorismo de la Presidencia de la Cámara de Diputados. Los Liberales no van a entregarse sin plantear pelea.

El razonamiento justicialista es sencillo. "Somos el partido que más votos obtuvo como tal en las elecciones del 13 de setiembre", aseguran sus referentes a quienes quieran escucharlos, a lo que agregan victorias efectivas en 16 de las comunas más importantes de la provincia. Sin embargo los celestes se plantan en la cantidad de legisladores de ese color que quedarán en la Cámara baja después del 10, algo con lo que los justicialistas también compiten, seis. El partido de Perón y Evita suma al legislador de Crecer con Todos, Angel Rodríguez. Ambas agrupaciones, por si solas, están lejos del número mágico que requiere la elección del Presidente del cuerpo.

Los sectores que se arriman al paño de la partida legislativa son cinco, los representantes de ECO, el Frente Correntinos por el Cambio, Partido Liberal, el Frente de Todos y el minoritario bloque del Partido Nuevo.

Paradójicamente los sectores radicales que fueron los principales competidores en los tres turnos electorales tienen cinco legisladores por bando, ya sean del Frente de Todos o del radicalismo del sello, por lo que necesitan de los aliados para sumar, para ser quienes designen al reemplazante de la reina legislativa, que asumirá su banca en el Senado de la Nación.

El PJ paga por ver

La gira de relacionamiento "institucional" de Ricardo Colombi por despachos del Gobierno nacional, que incluyó una previa en la Quinta de Olivos con Néstor Kirchner, fue tomado en las filas del PJ provincial como un aumento de la apuesta peronista para insistir por la presidencia legislativa. El acuerdo de "trabajo conjunto" hecho por el matrimonio Presidencial deberá tener su condigna respuesta de la contraparte, sostienen en Corrientes y se esperanzan en que ese aporte político deje a los liberales sin fichas.

Pero los celestes no están dispuestos a dejar que otros se lleven el "pozo". "Ricardo no puede dejar de cumplir el compromiso que hizo con nosotros", declaró ayer a "epoca", un reconocido dirigente liberal. "Tampoco tiene margen para farolear porque no le dan los números", agregó y se mostró confiado en que el diputado Pedro "Perucho" Cassani continuará la gestión de Josefina Meabe. Pero hacen falta más de 14 votos y si nadie puede coronar, puede ocurrir que gane el que sólo necesita 13, lo que beneficiará al Frente de Todos, a que un empate consagrara al presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Armando Aquino Britos.

Comentá la nota