Por irregularidades, quitaron el subsidio estatal a 44 comedores

Son todos de la ciudad de Santa Fe. En algunos casos, estaban vacíos. Ahora, prometen controles sorpresivos y permanentes. También hallaron “errores” en casi 4 mil beneficiarios de la Tarjeta Social. Había jubilados, empleados y hasta muertos que cobraban.
Una prueba piloto de operativos de control sobre comedores comunitarios de la ciudad terminó con 44 establecimientos a los que se les retiró el subsidio estatal por no reunir requisitos mínimos, como la asistencia de comensales.

“Nos encontramos en algunos casos con comedores vacíos”, reveló el ministro de Desarrollo Social, Pablo Farías. En diálogo con El Litoral, empezó por desarticular la “especulación” de que este gobierno cerraría los comedores o “cortaría” la asistencia.

“Creemos que hay un proceso de reinserción social, que también tiene que ver con las situaciones de coyuntura. En un momento de recesión como el que tenemos ahora, va a ser mucho más difícil lograr que la gente vuelva a comer a su casa. Estamos en un proceso donde tenemos que trabajar para que no nos aumente la cantidad de personas que dependen de la asistencia del Estado. Y eso ya nos cuesta”, afirmó.

Sin embargo, dijo que todos los comedores serán sometidos a operativos de control. El trabajo ya empezó con una prueba piloto en esta ciudad y localidades del centro norte. Del Ministerio a su cargo dependen dos sistemas de comedores: aquellos que reciben la mercadería, y los que perciben el dinero o subsidio, comprendidos en el Programa Social Nutricional (Prosonut).

Farías reveló que de los que recibían mercadería -141 en esta ciudad-, “la mayoría” ni siquiera tenía convenio firmado con el Ministerio o la provincia.

“Frente a esto, hicimos firmar una declaración jurada a los responsables, donde debían expresar cantidad de beneficiarios, horarios y lugar de funcionamiento. El resultado fue que un 30 % (40 comedores) directamente no suscribió la declaración; no pudieron indicar siquiera cuál era la prestación que estaban realizando. Inmediatamente, se les dejó de entregar la mercadería”, aseguró.

Esos 40 comedores representaban una erogación total de 70 mil pesos.

En el caso de los que reciben la suma de dinero, de once visitas que hizo el equipo de Prosonut, cuatro debieron reiterarse porque se encontraron irregularidades.

“Cuando la visita se repitió, se resolvió retirar el subsidio porque no cumplían la función para la que recibían el dinero”, comentó el ministro.

Tarjetas

Las irregularidades no fueron exclusivas de los comedores. El ministro de Desarrollo Social dijo que también hallaron gran cantidad de “errores” en el padrón de beneficiarios de los ticket de alimentos, hoy reemplazados por la tarjeta ciudadana.

“Ese cambio de sistema nos permitió eliminar la entrega de mercadería que era mensual en todos los barrios. Ahora, con la tarjeta, no hay intermediarios”, comentó.

Farías explicó que la bancarización de los beneficiarios implicó un “fuerte control” del padrón, que sigue en proceso de depuración. Igualmente, los resultados provisorios impactan.

“Estamos cruzando bases de datos, pero ya detectamos que había casi cuatro mil personas del padrón, que no estaban en condiciones de recibir la tarjeta”, expresó. La tarjeta implica un “refuerzo” alimentario, por un valor de 80 pesos mensuales. Pueden acceder a ella quienes estén en condiciones de indigencia, no tengan empleo, otra ayuda social o un ingreso superior a los mil pesos.

De los 3.679 casos irregulares detectados, 191 eran personas fallecidas que fueron dadas de baja de oficio; 700 eran jubilados que cobraban más de mil pesos, y 2.788 eran empleados en relación de dependencia. Todos ellos tienen la tarjeta “suspendida preventivamente”, hasta que demuestren por Anses que la información es incorrecta. Estos casi 4 mil beneficiarios implicaban una erogación mensual cercana a los 300 mil pesos.

Comentá la nota