El irregular San Lorenzo no pudo ante Libertad.

San Lorenzo, con una mala actuación colectiva y errores puntuales graves, perdió ante Libertad de Paraguay por 2 a 0, en un partido que jugaron en el estadio Feliciano Cáceres, de Luque, por el grupo 8 de la Copa Libertadores de América de fútbol.
El uruguayo Miguel Ximénez y el argentino Sergio Aquino, a los 24 y 30 minutos de la primera parte, respectivamente, anotaron los goles de Libertad.

Con el resultado de hoy, Libertad lidera las posiciones del grupo 8 con puntaje ideal en tres partidos, San Lorenzo y Universitario de Perú tienen tres y San Luis de Potosí, de México, cierra sin unidades. Los últimos dos equipos con un partido menos jugado.

A los cuatro minutos el local dio el primer aviso de la noche, con un tiro libre ejecutado desde la derecha por el colombiano Vladimir Marín que fue controlado con una buena intervención de Agustín Orión contra el palo izquierdo para despejar la pelota al tiro de esquina.

En la jugada siguiente, totalmente intrascendente, Orión cayó parado sobre su pierna derecha, sin otro jugador cerca que lo molestase, y en forma inmediata se tomó la rodilla derecha. La lesión obligó el ingreso de Bruno Centeno, a la postre de pésima y decisiva tarea.

En el primer cuarto de hora los dueños de casa tuvieron un dominio territorial permanente ante un San Lorenzo que fue un equipo muy largo entre sus líneas, sólo se preocupó por defenderse y no atinó siquiera a un contraataque.

Libertad gozó de una excelente tarea de Marín para conectar la línea de sus volantes con los delanteros, al tiempo que Silvera y Bergessio estuvieron aislados y sin participación en el juego.

Sin embargo, la primera emoción de la noche no se produjo por mérito del ganador, sino por un grosero error del ingresado Centeno, cuando se jugaban 24 minutos.

Pedro Sarabia hizo rápido un tiro libre hacia Luis Ramírez, quien remató débil desde la puerta del área, Centeno complicó una jugada sencilla con un rebote hacia adelante y Ximénez convirtió el primer gol del partido.

Seis minutos después Aquino probó desde treinta metros, Centeno volvió a fallar en el intento de retener la pelota y San Lorenzo se encontró en desventaja por dos goles.

En la última parte de la etapa se vio lo mejor del equipo dirigido por Miguel Angel Russo, que se adelantó en busca del descuento, tuvo dos chances claras y, al menos, cambió la actitud parsimoniosa con la que comenzó el partido.

A los 38` Jonathan Santana cabeceó apenas desviado contra el palo izquierdo tras un centro de Alejandro Gómez y a los 44` el arquero Jorge Bava sacó contra el ángulo del mismo palo un violento remate desde afuera del área del mediocampista Cristian Ledesma.

Tras el descanso, que pareció hacerle mal al conjunto argentino, el local volvió a dominar el ritmo del partido y a contar con las mejores ocasiones, en el contexto de un encuentro con pocos destellos de calidad.

De esa manera, la segunda parte se fue con un San Lorenzo impotente y deprimido, víctima de sus propios errores, de alguna otra fatalidad como la lesión en el codo izquierdo de Gómez y de un juego pobre con el que será imposible soñar con ganar su primera Copa Libertadores.

Libertad, dirigido por el argentino Javier Torrente, fue un equipo sobrio, preciso con la pelota, inteligente para manejar los tiempos del partido y aprovechó para lastimar a su rival cuando tuvo las chances para definirlo.

Comentá la nota