Se irían varios funcionarios El desgaste de Slezack lo lleva a realizar cambios en la municipalidad de Berisso

Luego de seis años de conservar el mismo gabinete, el intendente de Berisso, Enrique “Quique” Slezack, se apresta a realizar una renovación de caras entre sus funcionarios, que esperamos que resulte un soplo de aire fresco en esta localidad y no un mero maquillaje.
Se habla del cese de funciones de la secretaria de Promoción Social del municipio de Berisso, Nadina Brizzi, a quien se le atribuye responsabilidades compartidas con el área de salud, en el descuido de las unidades sanitarias, quienes tienen problemas edilicios, y hasta se habla de maltratos hacia los titulares de las mismas y un absoluto desprecio por la gente carenciada, que tiene que hacer largas colas para recibir alguna ayuda económica.

Nadina, una ex humilde y limitada empleada del Ejecutivo provincial, amparada en un supuesto favoritismo del intendente, maltrata a la gente, y hasta se comenta acerca de presuntas irregularidades económicas en área social de la municipalidad de Berisso.

En la Delegación Zona I, que abarca el barrio de La Franja –Villa Argüello, Progreso y El Carmen- asumirá el presidente del PJ local, Ricardo “Pita” Sicialiano, en reemplazo del futuro jubilado Hugo Protzukov, quien proviene de las filas del ex intendente Eugenio Juzwa.

La zona de la Franja, ha sido una de las más descuidadas por la gestión de Quique, -a raíz del mal asesoramiento de sus íntimos- en temas escabrosos como zanjeos, arreglos de calles, falta de cloacas, ausencia de polìticas habitacionales, y la bronca de los vecinos es tal, que habitantes de Villa Argüello salieron este lunes a la mañana a cortar la calle 60 y 129 en reclamo de agua potable, ante la falta de respuesta de la comuna y de ABSA.

En cuanto a la la directora de Salud Graciela Matkovik, dejaría su cargo para asumir nuevamente como concejal, con el fin de ocupar la banca que hoy ostenta Ana Pedroza, del sector del intendente Juan Nadeff, cuyo desempeño en el deliberativo municipal no conforma al intendente Slezack.

Otro que está en la cuerda floja es el Director de Prensa de la municipalidad, Oscar Lutzack, por la soberbia y la altanería con las que se dirige hacia la prensa y los militantes del peronismo local. Además, su pasado en la izquierda marxista antiperonista –de padres radicales- no es precisamente del agrado del justicialismo berissense.

El desgaste de Enrique Slezack es obvio, por eso una salida elegante para el intendente sería pelear por una banca legislativa provincial por la tercera sección electoral. Lo sucedería frente al Ejecutivo comunal el actual concejal Oscar Colombo, quien completaría por dos años el mandato de Quique, quien de esta manera intentaría una renovación de su alicaída imagen.

Así las cosas, la situación actual no es nada favorable para Slezack, en una ciudad donde abundan los basurales, empresas que contaminan, y los vecinos sienten que viven en Bagdad después del bombardeo yanqui, en una ciudad que supo ser cuna del peronismo, movimiento que tiene como slogan “mejor que decir es hacer”, algo que lamentablemente parece haber olvidado nuestro benemérito Quique.

Comentá la nota