Se irían los socios de Lugo

Los miembros de la principal fuerza de la coalición oficialista votaron por abandonar el gobierno, pero postergaron la decisión para seguir negociando. El presidente se mostró receptivo a introducir algunas modificaciones para evitar poner en riesgo la gobernabilidad.
El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, no atraviesa su mejor momento. A mano alzada y con caras sonrientes, los miembros del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), principal fuerza de la coalición oficialista, votaron por salirse de la coalición, pero postergaron la decisión de abandonar o no el gobierno para seguir negociando. Ayer, ante el pleno del Congreso, el ex obispo acusó recibo de la movida y admitió la posibilidad de realizar cambios para evitar un mayor debilitamiento. "Podemos discutir nuestras agendas abiertamente. Podemos corregir rumbos cuando ello lo amerite", les dijo a los legisladores. Sin embargo, el mandatario advirtió que, más allá de eventuales concesiones, el rumbo del gobierno no es negociable. "Eso sí, no cambiaremos nuestras líneas fundamentales porque eso sería traicionar las urnas que consagraron la opción de la voluntad popular en los comicios del 20 de abril de 2008", aclaró, en lo que fue la presentación de su primer informe de gestión tras su llegada a la presidencia el 15 de agosto de 2008.

La retirada de la coalición fue decidida por los liberales a última hora del martes y, en el documento aprobado por el directorio del partido, se mencionó como causas determinantes de la medida la falta de respeto, de solidaridad y el menoscabo sufrido por el partido por parte del gobierno, que, de acuerdo con el texto, no respetaría los porcentajes electorales a la hora de tomar decisiones.

Sin embargo, los militantes del PLRA dejaron abierta una vía de negociación: anunciaron que, por el momento, seguirán cooperando activamente con el gobierno y dejaron el peso de decidir si abandonar o no definitivamente sus puestos para la convención partidaria que se reunirá el próximo 2 de agosto. De aquí hasta entonces, las negociaciones serán duras.

El reclamo por el respeto a los porcentajes electorales mencionado en el documento tradujo la postura de buena parte del partido, representada por Federico Franco, a la sazón vicepresidente de Lugo. Franco es un opositor declarado del mandatario y de manera constante hace públicas sus diferencias con éste, en especial cuando se trata de nombramientos.

Según Franco, el mandatario no estaría privilegiando a su partido en el otorgamiento de los cargos oficiales, no obstante haber aportado, según la mayoría de las encuestas, cerca del 80 por ciento de los votos que consagraron al ex obispo como presidente.

El lunes de esta semana, precisamente, en el Congreso se negociaron los cargos de autoridades del recinto, entre ellos el de presidente de la Cámara, diversas vicepresidencias y las jefaturas de las distintas comisiones; es decir, la mayoría de los puestos que deciden la distribución de los recursos en el Congreso. De acuerdo con los resultados finales, el PLRA habría visto frustradas sus aspiraciones una vez más. Esa fue la gota que, según fuentes en Asunción, terminaron de rebasar el vaso. Para Lugo, perder el apoyo parlamentario del PLRA significaría que la rutina de aprobar cualquier proyecto de ley se convertiría, al menos, en una tarea bastante difícil. Por eso, Miguel López Perito, jefe de gabinete y vocero del presidente, salió ayer a intentar frenar la movida de los liberales. "Creo que se trata de un problema central, por lo que de alguna manera habría que hacer el esfuerzo de reconsiderar esa medida. Espero que entre nuestros compañeros primen la racionalidad, la calma y la ecuanimidad para poder medir las consecuencias y que esto no traiga el debilitamiento al gobierno", señaló el funcionario, que además se encargó de resaltar que puesto que el PLRA representa la principal fuerza dentro de la alianza gobernante, en caso de que confirme su retirada "se va a replantear el escenario político". "La Alianza Patriótica para el cambio (APC) es un espacio sumamente importante, es una caja de resonancia de las medidas gubernamentales, ya que a través de contactos con grupos organizados sabemos qué está pensando la ciudadanía", agregó López, en un intento más por resaltar la importancia de permanecer fiel al oficialismo.

La APC también está formada por el Partido Democrático Progresista (PDP), el Partido País Solidario (PPS), y el movimiento Popular Tekojoja, todos ellos a la izuierda del PLRA.

Comentá la nota