"Yo no iría a vivir a un lugar como Jáuregui"

Alejandro Raúl Usandizaga es médico y docente especialista en toxicología. Consultado para esta serie de notas, se refirió a los peligros en la salud que existen para los trabajadores, y las potenciales consecuencias de la contaminación en la población circundante.
Alejandro Raúl Usandizaga es médico especializado en toxicología, con una amplia trayectoria profesional en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Además es profesor titular en esa especialidad en las universidades de El Salvador y Austral.

Consultado por EL CIVISMO sobre distintos aspectos que conciernen al funcionamiento de curtiembres, Usandizaga se refirió al cromo y a los posibles efectos negativos en la salud de los trabajadores y de la población circundante.

Desde una mirada toxicológica, hizo hincapié en los trastornos respiratorios y dermatológicos a partir de sustancias que se utilizan en el proceso de curtido. En casos como el que afecta a la localidad de Jáuregui, consideró indispensable realizar distintas mediciones en los domicilios particulares con el propósito de aseverar o descartar sospechas.

-¿Qué sustancias pueden encontrarse en el proceso productivo de una curtiembre?

-Se usan sustancias que son irritantes, como la soda cáustica, la cal viva, el ácido clorhídrico, fosfórico, sulfhídrico. Distintos ácidos que se utilizan en el inicio del curtido. También se utilizan sustancias que son hidrocarburos, que pueden ser aromáticos (benceno, tolueno), halogenados u otros hidrocarburos de tipo orgánico. A partir de esas sustancias es muy difícil comprobar la contaminación ambiental. Después tenés sustancias que se utilizan, como las anilinas, para el teñido de los cueros. Las anilinas inhaladas pueden producir no sólo alteraciones de tipo respiratorias, sino también metahemoglobinemia. Esto lo sufre mucho más el trabajador.

Por otro lado se utilizan sales crómicas para el curtido. Las sales crómicas que se utilizan son cromato de potasio, sulfato de cromo. Son sales de cromo III. Esto quiere decir que son reducidas, y no oxigenadas como en el cromo VI, que es cancerígeno. A partir de eso las personas que trabajan en el lugar pueden sufrir problemas de rinitis, conjuntivitis, bronquitis, asma ocupacional. Lo máximo es la perforación del tabique nasal. Podemos hablar de simples alergias grado I, o de grado IV en el que la alergia se transforma en algo celular que trae eccemas y ulceraciones de la piel. Se trata de reacciones dérmicas y respiratorias. Pueden llegar a registrarse casos serios.

A nivel poblacional el riesgo está en el polvillo del cromo como sustancia alergizante a nivel respiratorio o en la piel. Llegar a una perforación de tabique en la población expuesta es más difícil, pero puede ocurrir.

-¿Qué otros elementos son peligrosos para la salud y el medio ambiente?

-Con respecto a los hidrocarburos es muy difícil demostrar que existe contaminación. El benceno es el más riesgoso, desde el punto de vista de anemias aplásticas, o leucemias. Ese elemento se utiliza en el desengrase del cuero. Se utilizan hidrocarburos aromáticos. También se utiliza tolueno, que puede derivar en arritmias.

-¿Se puede decir que el trabajo en una curtiembre es de alto riesgo para la salud?

-Para el operario sí. Es un trabajo muy irritante de las vías aéreas. En las personas que son bronco-sensibles se puede desencadenar asma crónico. Tanto la soda cáustica, como el ácido sulfhídrico y el cromo, son todos elementos irritantes. Para el que trabaja es una mezcla altamente irritativa de la parte bronquial.

-Desde el punto de vista toxicológico, ¿resulta complejo demostrar la relación entre la contaminación y los efectos en la salud?

-La demostración en general de la contaminación no es sencilla de concretar. Lo que mejor se puede determinar es el cromo, es lo único que podes determinar. El polvillo está en el ambiente. El problema está en que no existe una causa específica para ciertas patologías. En el caso de una dermatopatía, puede estar producida también por la actividad de la persona que la sufre, por plantas, etc. Pueden existir muchas causas.

-¿Qué pasa con la utilización de fenoles?

-Los fenoles actúan sobre la parte proteica del cuero. Se utilizan como elementos conservadores. Son cáusticos. Más que fenoles se suele utilizar formaldehído, que es el formol, que actúa sobre las proteínas y evita la putrefacción. Es tóxico para aquel que lo utiliza. Para el que lo utiliza permanentemente y en altas concentraciones, es cancerígeno a nivel respiratorio. El uso inhalatorio crónico del formaldehído puede traer pólipos respiratorios, que son precancerígenos. En la población en general la cuestión cambia por un tema de dispersión. Dentro de una curtiembre se utilizan muchos productos de riesgo para el que trabaja. Por eso es muy importante que los trabajadores cuenten con todos los elementos de seguridad. De lo contrario, el riesgo potencial es muy alto. Lo que se ve con más frecuencia es la irritación de las vías aéreas respiratorias y las dermatopatías.

-¿Qué pasa con el cromo y su relación posible con casos oncológicos?

-Tiene que haber mucha partícula de cromo VI. Las curtiembres utilizan cromo III. Hay que hacer estudios poblacionales. Tomar dos poblaciones y compararlas. No es fácil demostrar eso. Primero hay que ver el estudio poblacional. Después tenés que ver cómo vivió cada una de las personas afectadas. Primero hay que confirmar que no haya otra causa que pueda dar la misma patología. Después que haya una mayor frecuencia que en poblaciones alejadas de industrias contaminantes, pero dentro de la misma zona. Y después determinar que existan esas sustancias en cantidad suficiente. La determinación del cáncer no es sencilla. Sí en el caso de las personas que trabajan, por las partículas que se inhalan permanentemente.

-Si las curtiembres no utilizan cromo VI, ¿por qué en algunos de los análisis realizados en Curtarsa aparece ese elemento?

-El cromo VI puede aparecer por la contaminación del cromo III. En la purificación del cromo puede existir particulado de cromo VI. Por los estudios que he visto sobre Jáuregui, aparentemente el cromo VI está presente. De cualquier manera habría que medir el polvo ambiental de los domicilios cercanos a la curtiembre. En la empresa seguro está todo contaminado, por eso es necesario sacar muestras en los domicilios cercanos a la empresa y poder determinar los tenores de cromo trivalente y hexavalente.

Lo que haría es alcanzar determinaciones. Para eso hay que hacer un estudio actualizado de la situación. Volver a cuantificar en los domicilios cercanos a la empresa. En la empresa seguro que va a dar alto la presencia de cromo VI, pero hay que ver en qué cantidad se expandió en la población. Creo que hay que dosificar en los distintos puntos cardinales para determinar que existe la sal en la cantidad de riesgo. Se calcula que el riesgo está entre 200 y 250 metros del lugar de emanación. Por eso es importante la determinación en los domicilios cercanos. Y un estudio poblacional de la frecuencia de casos de cáncer. De otra manera es imposible demostrar nada.

-En el supuesto caso de tener que recomendar a un amigo sobre vivir o no en una localidad como Jáuregui que cuenta con una curtiembre de grandes dimensiones, ¿qué recomendación le daría?

-En general es raro que una curtiembre se establezca cuando ya está la población, porque sabe que va a contaminar el ambiente, y eso no le conviene. En general los conglomerados urbanos se forman después de la empresa y como consecuencia de la fuente laboral. Esto ha pasado con fábricas que luego de establecidas en un lugar con zona libre para no contaminar a las personas, la población comenzó a crecer y rodear a esas fábricas. Este no sería el caso, en el cual el proceso fue al revés.

No sería lo ideal ir a vivir a una zona con esas características. Principalmente por el riesgo de lo respiratorio. Yo no iría a vivir. Soy asmático y terminaría con cuadros espasmódicos severos. Hay personas que tienen reacciones en la piel frecuentes y reaccionan fácilmente. Esas personas no pueden vivir en esos lugares. Yo no iría a vivir a un lugar como Jáuregui, no sería un lugar ideal para vivir, por el riesgo de todo lo que es irritatorio a partir del cromo.

Pero para poder hablar de algo que puede ser riesgoso hay que determinar si existe o no. Lo que no se puede evitar es el factor de irritabilidad, tanto de piel como de mucosas. Eso lo vas a tener seguro. Si tomás dos poblaciones con una cantidad parecida de habitantes, seguro que vas a tener más dermatopatía, más rinitis y más cuadros asmáticos en la población que esté ubicada cercana a una curtiembre. En cuanto a demostrar el tema del cáncer no es tan sencillo. Primero porque se produce muchos años después, y también porque han crecido los casos en general. Por ejemplo, el cigarrillo también puede producir cáncer en vías respiratorias. El cáncer puede ser provocado por distintos factores.

Investigación periodística: Nicolás Grande – Horacio Papaleo.

La frase

"Hay personas que son más sensibles que otras. A mí, por ejemplo, me descompone el olor a cebolla que emiten algunas fábricas de alimentos". (Raúl Sánchez, encargado de Gestión Ambiental de Curtarsa, en mayo de 2006).

Algunos excesos

El 16 de febrero pasado, la Municipalidad realizó una toma de muestra en los efluentes líquidos de Curtarsa que terminan en el río Luján, a escasos metros del Club El Timón. De los puntos analizados, los resultados de esos estudios determinaron que varios valores se encontraban excedidos.

En el caso del cromo total, se hallaron 8550 U g/l sobre un límite permitido de 5 U g/l. La lista de irregularidades también incluyó dosis excesiva de nitrógeno amoniacal, nitratos y nitrógeno total. Por otra parte, se comprobó que el efluente contenía una alta demanda biológica de oxígeno, situación que genera, en términos coloquiales, una demanda extra de oxígeno de las bacterias presentes en el río encargadas de degradar las sustancias extrañas, y resta oxígeno a los organismos vivos que conforman la flora y la fauna de ese recurso natural.

Presencia de cromo VI

En el trascurso del 2001, la entonces Secretaría de Política Ambiental de la provincia de Buenos Aires –el mismo organismo que varios años después le otorgaría a Curtarsa el certificado de aptitud ambiental- efectuó una serie de análisis en la curtiembre. Los estudios demuestran la presencia de cromo VI por encima de los valores permitidos.

Sólo a modo de ejemplo, el 28 de noviembre de ese año se tomaron muestras de los suelos y los barros ubicados en el sector más antiguo de la planta industrial. En el primer caso, los resultados demostraron 8,7 Mg/Kg de cromo, sobre un límite máximo permitido de 0,1 Mg/Kg. En los barros, la cantidad de ese metal pesado se determinó en 2,3 Mg/Kg.

Aquel otro premio de Provincia a Curtarsa

Ocurrió el 26 de noviembre de 2000. En un acto realizado en la industria Cartocor, el gobierno bonaerense premió a la cuestionada curtiembre con el "Sello Baires a la Calidad". El galardón se entregó a través del Instituto de Desarrollo Empresario Bonaerense (IDEB) y el Ministerio de Producción.

Sin embargo, aquel encuentro contó con una inesperada visita: un grupo de vecinos de Jáuregui, camuflados entre los presentes, realizó un escrache por la decisión de Provincia de premiar "a la calidad de muerte".

Ante eso, y a pesar de haberse nombrado a la curtiembre en varias oportunidades como destinataria del galardón, los responsables argumentaron que no existía tal reconocimiento. Días después, desde el IDEB se excusaban asegurando que "en el supuesto caso de que la citada empresa hubiera sido nombrada por el locutor, se debe a un imponderable, comprensible dada la magnitud del evento, pero en realidad y como efectivamente ocurrió, nunca se le entregó premio alguno".

Comentá la nota