Irán refuerza sus lazos con la región

Ahmadinejad firmó varios acuerdos con Bolivia y ya está en Venezuela; respaldo de Morales y de Chávez a sus actividades atómicas
CARACAS.- El mandatario iraní, Mahmoud Ahmadinejad, continuó ayer su gira destinada a profundizar sus lazos en la región con una visita relámpago a Bolivia y otra a Venezuela, países con los que firmó múltiples acuerdos de cooperación.

Tras obtener el apoyo del presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, para su polémico plan nuclear, Ahmadinejad buscó afianzar en La Paz y en Caracas el respaldo de sus aliados latinoamericanos para sus actividades de enriquecimiento de uranio, mineral base de la bomba atómica.

La gira del presidente iraní podría provocar una mayor fricción con Estados Unidos, que ha instado a Ahmadinejad a dialogar sobre su plan nuclear, que Teherán asegura que persigue sólo fines civiles. Además, Washington ha criticado con énfasis su postura negacionista del Holocausto y sus llamados reiterados a la destrucción de Israel.

Ahmadinejad fue recibido con honores en el Aeropuerto Internacional de El Alto, aledaño a La Paz, por el presidente boliviano, Evo Morales, junto al que escuchó los himnos de ambos países. Seguidamente, los mandatarios se dirigieron al Palacio de Gobierno de La Paz, donde firmaron acuerdos bilaterales en materia comercial y de hidrocarburos. También suscribieron una declaración en defensa del "derecho de todos los países al uso y desarrollo de la energía nuclear con fines pacíficos" y de condena a los "crímenes en Gaza y Palestina", por los cuales llamaron a juzgar a los líderes israelíes.

Por otra parte, Ahmadinejad hizo entrega a su par boliviano de una planta procesadora de lácteos y un hospital con financiamiento iraní, y manifestó su interés para cooperar en la industrialización de las cuantiosas reservas de litio del país. El visitante llamó "amigo y hermano" a Morales y celebró que la cooperación de su gobierno con Bolivia avance "a pesar de la oposición del imperialismo".

"Aunque existe una larga distancia entre nosotros, nuestro corazón, nuestros pensamientos y nuestras edades están cerca", dijo en un breve mensaje en el palacio presidencial que cerró con la frase: " Jallalla Bolivia, Jallalla Irán" ("Viva Bolivia, Viva Irán", en lengua aymara).

En su primera visita a Bolivia, en septiembre de 2008, Ahmadinejad firmó un plan de cooperación en varios campos de 1000 millones de dólares, y desde entonces respaldó el programa agrario de Morales con tractores, la construcción de cinco plantas lácteas, una fábrica estatal de cemento y tres hospitales, de los cuales el primero fue inaugurado ayer, con una inversión de 1,2 millones de dólares.

Otras cuatro plantas procesadoras de lácteos están en construcción. La que se entregó ayer está en una región cocalera del centro de Bolivia, y la construcción civil fue financiada por Venezuela, mientras que Irán se encargó de equiparla.

"Un solo corazón"

Al arribar al palacio presidencial, el líder iraní fue recibido con aplausos por seguidores de Morales y un grupo de bolivianos musulmanes que portaban retratos de líderes religiosos de la revolución islámica. "Evo, Mahmoud, un solo corazón", vitoreaban. Un cartel decía: "Gracias, presidente de Irán, por los hospitales".

Sin embargo, en el aeropuerto de El Alto, un grupo de feministas expresó su rechazo a la visita. "No a la discriminación de las mujeres", "igualdad de derechos y equidad de género" y "justicia para Neda Agha Soltan", la joven asesinada por un francotirador en las protestas poselectorales de Irán en junio de 2009 fueron algunos de los carteles desplegados por las manifestantes.

Posteriormente, el líder iraní llegó a Caracas para una visita oficial de dos días, en la que se entrevistará con su homólogo Hugo Chávez, con el objetivo de fortalecer la "sólida" relación entre ambos países. Según dijo el canciller Nicolás Maduro, hay un esfuerzo por reforzar la alianza, considerada "estratégica" por Chávez. Empresarios de ambos países se encuentran desde anteayer evaluando 70 nuevos acuerdos para diversos sectores: agrícola, alimentario, industrial, energético, científico y cultural.

En el plano político, Caracas ha defendido el derecho de Irán a desarrollar la energía nuclear con fines pacíficos, e igualmente le ha ofrecido su respaldo diplomático en sus disputas con Estados Unidos e Israel.

Durante su visita de septiembre a Teherán, Chávez firmó un acuerdo para exportar a Irán 20.000 barriles diarios de gasolina a partir de octubre. Además, Chávez apoyó incondicionalmente a su "hermano y aliado" Ahmadinejad durante la situación de inestabilidad y disturbios que siguió a las recientes elecciones presidenciales en Irán, de la que responsabilizó a los servicios de espionaje de algunas potencias occidentales.

La visita de Ahmadinejad fue duramente rechazada por la oposición y la comunidad judía en Venezuela. La opositora Mesa de la Unidad Democrática repudió la presencia del "indeseable dictador iraní", con quien el gobierno de Venezuela "ha venido construyendo una supuesta alianza estratégica que suscita fundadas sospechas y temores en amplios sectores".

Comentá la nota