Irán: 69 muertos por protestas electorales

Perdieron la vida en las manifestaciones contra los resultados electorales que aseguraron otro mandado a Ahmadinejad. Además, hubo 4.000 arrestos y se violaron a hombres y mujeres detenidas
Líderes opositores iraníes dicen que 69 personas murieron en protestas tras la disputada elección en junio -más del doble que la cifra oficial de 26- y el Parlamento ha prometido realizar una investigación.

Muchos conservadores se han unido a la protesta liderada por los oponentes reformistas del presidente de línea dura Mahmoud Ahmadinejad, por el trato a más de 4.000 personas que fueron detenidas a lo largo de Irán durante manifestaciones posteriores a la votación.

La oposición dice que la elección fue manipulada, una acusación que las autoridades de Irán niegan, incluyendo al líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, quien ha acusado a potencias occidentales de incitar los disturbios.

"Los nombres de 69 personas que murieron en los disturbios tras las elecciones (...) se enviaron al Parlamento para su investigación. El informe también incluyó los nombres de unos 220 detenidos", dijo Alireza Hosseini Beheshti, aliado del candidato moderado Mirhossein Mousavi.

El portavoz judicial Alireza Jamshidi dijo a una conferencia de prensa que más de 4.000 manifestantes habían sido detenidos tras las elecciones, de los cuales 3.700 fueron liberados una semana después de su arresto. Entre los que siguen en prisión están políticos reformistas, periodistas, activistas y abogados.

Abusos a detenidos

El candidato presidencial Mehdi Karoubi dijo el domingo en su página web que algunos manifestantes, tanto hombres como mujeres, fueron violados durante su detención, y que había escrito al jefe de un poderoso organismo de arbitraje pidiendo una investigación, pero no había recibido respuesta.

"Esas denuncias (de violación y abuso de los detenidos) serán investigadas por el Parlamento", señaló Larijani, un conservador que frecuentemente ha criticado las políticas exteriores y domésticas de Ahmadinejad.

Comentá la nota