Irán ensayó un poderoso misil que alcanzaría blancos en Israel

Es el Sejjil 2. Con un alcance de 2.000 km, golpearía también las bases de EE.UU. en todo Oriente Medio y el sudeste de Europa. Lo anunció el presidente Ahmadinejad, quien buscará su reelección dentro de 20 días. Preocupación mundial.
Irán volvió a despertar las preocupaciones de la comunidad internacional al anunciar que probó con éxito un nuevo misil de tecnología avanzada que tiene un alcance de casi 2.000 kilómetros, suficiente para llegar a Israel, el sudeste de Europa o las bases estadounidenses en el Golfo Pérsico.

"El ministro de Defensa (Mustafá Mojamad Najjar) me anunció hoy que hemos disparado un misil Sejjil-2, que tiene dos etapas y alcanzó precisamente el blanco previsto", informó el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, en un discurso durante un acto de campaña en la ciudad de Semnan, de cara a los comicios del 12 de junio, en los que buscará su reelección.

La agencia oficial Irna reportó que el misil tierra-tierra Sejjil-2 tiene un alcance de 2.000 kilómetros y capacidad para impactar en Israel, y dijo que se trata de un modelo más avanzado que el Shahab-3, que Irán probó el año pasado.

La noticia causó malestar en Washington, justo dos días después de que el presidente Barack Obama dijera que no esta dispuesto a ponerle limites a las negociaciones que su gobierno entabló con Teherán en torno al programa nuclear de la nación persa. En su reunión con el premier israelí el lunes en la Casa Blanca, Obama señaló que esperaba una respuesta positiva a sus gestos de apertura.

El ministro de Defensa de EE.UU. Robert Gates, confirmó que el ensayo se realizó con éxito, aunque no estaba claro si el misil iraní había alcanzado su blanco.

A su vez, la canciller, Hillary Clinton, habló del tema ante el Congreso. "Un Irán dotado del arma nuclear y de un sistema de lanzamiento (de misiles) provocaría una carrera armamentista en Medio Oriente y en los alrededores", dijo. Y agregó: "En lo que concierne a Irán, nuestro objetivo es persuadir al régimen iraní que es contrario a su seguridad continuar con su programa nuclear".

En su discurso ante miles de seguidores en Semnan -unos 200 kilómetros al norte de Teherán y cerca de la zona donde se produjo el lanzamiento del misil- el ultraconservador presidente iraní remarcó que esta prueba era un importante logro científico. Pero también habló en los términos beligerantes que maneja con frecuencia, en una advertencia a quienes tratan de frustrar el polémico programa nuclear iraní.

"En el caso nuclear, les enviamos un mensaje: hoy la República Islámica de Irán está dirigiendo el show", afirmó. "Les decimos a los superpoderes, ¿quién de ustedes se atreve a amenazar a la nación iraní? ¡Levante la mano! Pero se quedarán allí parados con sus manos detrás de la espalda", desafió, según citó The Washington Post.

"La nación iraní cortará la mano de quien quiera amenazar a Irán y la enviaremos al infierno", enfatizó el mandatario. "En estos cuatro años (de gobierno) hemos resistido todas las amenazas y presiones", remarcó.

No sólo EE.UU. respondió al desafío iraní. Israel, enemigo número uno de la República Islámica, también reaccionó enseguida, pero con calma. "En el plano estratégico, este nuevo disparo de misil no cambia nada para nosotros, porque los iraníes ya habían probado un misil de un alcance de 1.500 km, pero debería preocupar a los europeos", declaró el vicecanciller, Danny Ayalon, a la Radio Pública.

El gobierno británico expresó en un comunicado que el lanzamiento del misil iraní reaviva "profundas preocupaciones sobre las intenciones de Irán", y Francia se pronunció en términos similares.

El canciller italiano Franco Frattini, canceló poco antes de partir una visita a Irán, por las condiciones que le impusieron las autoridades de Teherán, que a última hora exigieron que un encuentro de Frattini previsto con el presidente Ahmadinejad no fuese en la capital, sino en Semnan. Teherán asegura que su programa de desarrollo de misiles tiene propósitos de defensa y científicos, pero los críticos sostienen que esos cohetes podrían usarse para lanzar cabezas nucleares. Occidente tampoco le cree al régimen cuando insiste en que su plan atómico sólo apunta a generar energía con fines civiles, y no fabricar armas nucleares.

En noviembre, Irán anunció que había lanzado un misil tierra-tierra de "nueva generación" de casi 2.000 km de alcance, el Sejjil que tiene "dos etapas con dos motores, usa combustible sólido combinado y posee capacidades extraordinarias y muy grandes", detalló entonces el ministro de Defensa.

En marzo, el jefe del cuerpo de los Guardianes de la Revolución iraníes, el general Mohammad al-Jafari, afirmó que las instalaciones nucleares de Israel estaban al alcance de los misiles iraníes.

La república islámica afirma que sus misiles más perfeccionados Shahab-3 tienen un alcance suficiente para atacar al territorio israelí. Pero muchos expertos extranjeros dudan de la capacidad de Irán de realizar un ataque preciso con estos misiles, derivados de un modelo norcoreano creado, paradójicamente, por científicos pakistaníes aliados de EE.UU. durante la guerra del Golfo.

Comentá la nota