Irán demora programa de uranio

Irán demora programa de uranio
Pese a que el informe sobre las actividades nucleares de ese país elaborado por el OIEA asegura que éstas disminuirán, Teherán se niega a responder algunas preguntas sobre su programa atómico secreto
Irán ralentizó su controvertido programa de enriquecimiento de uranio, según se desprende de un informe sobre Irán que el director general del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), Mohammed el Baradei, presentó este jueves ante el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Sin embargo, Teherán se sigue negando a responder algunas preguntas sobre su antiguo programa atómico secreto, según el reporte.

En un segundo informe del OIEA, el gobierno sirio es instado a explicar rastros de uranio hallados por inspectores de la entidad en junio de 2008 en una instalación donde, según Israel y los Estados Unidos, originalmente se hallaba un reactor secreto sirio. La instalación, cerca de Al Kibar, fue destruida por la Fuerza Aérea israelí en 2007.

Según el informe sobre Irán, al que tuvo acceso dpa, los técnicos iraníes sólo instalaron 164 centrifugadoras de gas desde el pasado diciembre en la planta de enriquecimiento de Natanz, para producir uranio levemente enriquecido. En total se instalaron allí en los dos últimos años unos 4.000 aparatos.

Teherán se negó hasta ahora, pese a las sanciones económicas impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU, a renunciar al enriquecimiento de uranio.

La comunidad internacional teme que Irán quiera enriquecerse de uranio para fabricar bombas atómicas, algo que Teherán siempre negó.

En su informe, el Baradei lamenta que a pesar de las sanciones económicas del Consejo de Seguridad de la ONU, Teherán limite la respuesta de algunas preguntas técnicas sobre su antiguo programa nuclear secreto.

En sus investigaciones pasadas, inspectores del OIEA hallaron varios indicios de que Teherán, pese a desmentirlo, trabajó en secreto en el desarrollo de armas nucleares. El gobierno iraní lo niega.

Un alto funcionario de la ONU además declaró este jueves que la construcción de la instalación atómica iraní "en los últimos meses se ralentizó notablemente". El experto no quiso especular sobre las razones de esta medida.

Teherán ha reiterado que quiere otorgar garantías de que su uranio enriquecido será usado exclusivamente con objetivos pacíficos.

Según los expertos del OIEA, también Siria debe dar algunas explicaciones. Inspectores hallaron en junio pasado en una instalación destruida por Israel en 2007 partículas de uranio y rastros de grafito nuclear, que en ciertos tipos de reactores se usa para la construcción del núcleo del reactor.

Israel y los Estados Unidos aseguran que la instalación destruida en realidad era un reactor de plutonio, construido probablemente con la ayuda de Corea del Norte. El gobierno de Damasco niega haber construido un reactor nuclear de esas características.

Un experto de la ONU señaló: "Estamos seguros de que el grafito fue fabricado". Los inspectores tomaron en 2008 pruebas en la instalación de Al Kibar, cuya evaluación recién terminó ahora.

"Encontramos material nuclear en la instalación, y Siria ahora debe explicar de dónde viene este material", dijo el experto. El informe sobre Siria de el Baradei estima "que la probabilidad de que el uranio provenga de cohetes israelíes (aire-tierra) es mínima", tal como aseguró Siria.

Comentá la nota