Irán considera "inútil" la imposición de sanciones a su programa nuclear

El portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast, dijo que la imposición de nuevas sanciones a Irán "será inútil" y únicamente logrará que la población mundial cambie de opinión respecto a los países que actúan de forma unilateral.
En su rueda de prensa semanal, el funcionario insistió en que la polémica sobre el combustible nuclear es "puramente política" y que Irán no cesará, bajo ningún concepto, su programa atómico.

"Si los países implicados en las negociaciones optan por la cooperación, los recibiremos con beneplácito. En caso contrario proseguiremos con nuestra actividades", afirmó.

"Esperamos que adopten una postura lógica respecto a nuestro programa nuclear... Como miembros del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) tenemos derechos que deben ser cumplidos", agregó.

El funcionario iraní respondía así a unas recientes palabras de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, quien afirmó que su país esta dispuesto tanto a dialogar como a aplicar la máxima dureza para resolver el problema nuclear con Irán.

"Un país que marcha por el camino de la independencia, tiene nuevas ideas y da pasos con fuerza al apoyarse en su pueblo, no se desanimará con estas amenazas", afirmó en respuesta a las posibles sanciones.

Gran parte de la comunidad internacional acusa a Irán de ocultar, bajo su programa nuclear civil, otro de naturaleza clandestina y aplicaciones bélicas cuyo objetivo sería la adquisición de armas atómicas, alegación que Teherán niega.

El conflicto se agravó a finales del pasado año después de que el régimen iraní rechazara una propuesta de Estados Unidos, Francia y Rusia para enviar su uranio al 3,5 por ciento al exterior y recuperarlo tiempo después enriquecido al 19,5 por ciento, en las condiciones que dice necesitarlo para su reactor civil en Teherán.

Desde entonces, Irán ha ofrecido varias alternativas y ha advertido que conseguirá el combustible "por su propios medios" si no obtiene una respuesta de la comunidad internacional en el plazo de un mes.

Una de esas opciones podría ser intercambiar el combustible nuclear en Turquía.

Además, decidió reducir al mínimo su cooperación con el OIEA después de que la Junta de Gobernadores aprobara, por una amplia mayoría, una resolución de condena a Irán por la opacidad de su programa nuclear.

A este respecto, Mehmanparast recordó hoy que "existen tres opciones para conseguir el combustible nuclear: la venta, el intercambio y la producción interna.

"El OIEA tiene la obligación de proveer este combustible. Sin embargo, algunos países insisten en actuar de forma política" para evitarlo, apostilló.

Comentá la nota