Irán avanza con su plan y abre otra central atómica

Ahora es capaz de fabricar combustible nuclear; Ahmadinejad, dispuesto a dialogar con EE.UU.
TEHERAN.- En un importante avance para el proyecto atómico iraní, el presidente Mahmoud Ahmadinejad inauguró ayer la planta de fabricación de combustible nuclear de Isfahan, la primera del país, durante un acto en el que se mostró dispuesto a abrir un diálogo con Estados Unidos y los países occidentales siempre y cuando "esté basado en el principio de justicia, equidad y respeto de los derechos de Irán".

Con la apertura de esta nueva central nuclear, el régimen de Teherán completó el último eslabón en la cadena de producción propia de combustible nuclear.

"Ahora podemos decir que poseemos una producción de combustible nuclear local a pesar de las duras limitaciones impuestas a Irán y de las amenazas, incluso militares, de nuestros enemigos", declaró Ahmadinejad tras la inauguración de la planta, que se realizó durante el llamado Día Nuclear iraní.

Escoltado por clérigos y miembros de su gabinete, el mandatario iraní recorrió la central y observó el primer cilindro de empaquetamiento de tabletas y barras de combustible nuclear que alimentarán el vecino reactor nuclear de Arak. Allí, está prevista la generación de agua pesada, necesaria para el programa de enriquecimiento de uranio que se desarrolla en la cercana central de Natanz.

El anuncio reactiva las sospechas de la comunidad internacional, que acusa a Irán de ocultar un proyecto atómico paralelo cuyo objetivo es la adquisición de un arsenal de armas nucleares. Según los expertos, si el programa nuclear iraní es estrictamente civil, como alega Teherán, no necesitaría las cerca de 50.000 centrifugadoras de uranio que el responsable de Energía Nuclear de Irán, Gholam Reza Agahzadeh, dijo ayer que su país está dispuesto a fabricar en los próximos cinco años.

En su informe del 19 de febrero pasado, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) había anunciado que Irán poseía 3964 centrifugadoras en actividad en Natanz, 1476 máquinas en fase de prueba y otras 125 instaladas pero aún sin funcionar.

La inauguración de una nueva central nuclear supone, además, un claro mensaje de desafío a la Casa Blanca, que ha instado a Irán a renunciar a su proyecto atómico si quiere recuperar su lugar en el seno de la comunidad internacional.

El vocero en funciones del Departamento de Estado, Robert Wood, hizo ayer un nuevo llamado a Irán para que "cumpla con sus obligaciones". La suspensión del programa de enriquecimiento de uranio "es un requisito fundamental para poder creer que lo que persigue Irán es un programa nuclear pacífico", indicó. "No tenemos estas garantías. Irán no ha dado los pasos que le hemos pedido que diera", agregó Wood.

Diálogo posible

No obstante, Ahmadinejad señaló ayer que Irán está dispuesto a conversar sobre su programa con Occidente, incluyendo Estados Unidos, pero insistió en que se respeten los derechos nucleares reconocidos internacionalmente a Teherán.

El diálogo podrá celebrarse siempre que "esté basado en el principio de justicia, equidad y respeto a los derechos de Irán", advirtió el presidente iraní un día después de que el grupo de los Seis (Rusia, Alemania, China, Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña) anunciara que iba a enviar a Irán una invitación para un encuentro directo con el fin de discutir sobre su programa nuclear.

"La nación iraní desde el comienzo ha estado a favor de la lógica y el diálogo, pero de diálogo basado en la justicia y el completo respeto por derechos y regulaciones", dijo Ahmadinejad. "Diálogo condicionado, diálogo en una atmósfera de amenaza, es algo que ninguna persona libre aceptaría", sostuvo.

Agencias AP, AFP, EFE, ANSA y Reuters

Kim Jong-il reapareció en públicoKim Jong-il reapareció en público

* SEUL (Reuters).? El líder norcoreano, Kim Jong-il, apareció ayer por primera vez en público desde mediados del año pasado, cuando supuestamente sufrió un ataque cerebro vascular. Mucho más delgado, el líder del hermético régimen comunista de Pyongyang se presentó en el Parlamento para asistir a la votación en la que, de acuerdo con lo previsto, fue reelegido por tercera vez en forma unánime como líder supremo del país. Corea del Norte probó el lunes un cohete de largo alcance, supuestamente para colocar un satélite en órbita. Sin embargo, para EE.UU. fue un ensayo para desarrollar un misil capaz de llevar ojivas nucleares.

Comentá la nota