Irán: atentado suicida provocó la muerte de siete líderes de las Guardias Revolucionarias

Un atacante suicida hizo detonar una bomba cuando oficiales de este cuerpo de élite del Ejército iraní estaban en una reunión. Además, hay otros 35 muertos y más de 30 heridos
Un ataque suicida causó el domingo la muerte de 42 personas en Irán, entre ellas siete importantes comandantes de la Guardia Revolucionaria, en uno de los ataques más audaces contra la poderosa institución militar de la república islámica.

Press TV dijo que comandantes de alto rango de la Guardia, civiles y líderes tribales se encontraban entre las víctimas de uno de los ataques más mortíferos de este tipo que la república islámica ha visto en años recientes.

El atentado puso de manifiesto la profunda inestabilidad en el sudeste del país, en la frontera con Pakistán y Afganistán, donde viven muchos sunitas que son minoría en Irán y que ha visto una serie de asaltos con bombas en los últimos años.

Medios estatales dijeron que un grupo rebelde local sunita llamado Jundollah (Soldados de Dios) se hizo responsable del atentado, el peor contra el cuerpo de élite de la Guardia Revolucionaria en los últimos años, que causó otros 30 heridos en un encuentro de jefes tribales.

Funcionarios iraníes acusan a Jundollah de recibir respaldo de los Estados Unidos, mientras que el presidente Mahmoud Ahmadinejad dijo que los atacantes "deberán enfrentar serias consecuencias".

Las fuerzas armadas iraníes acusaron a los Estados Unidos y a Gran Bretaña de involucrarse en el ataque y amenazaron con tomar venganza, según reportó la agencia semi-oficial de noticias Fars.

Comentá la nota