El Ipvdu registró una deuda que no tiene

Según el Tribunal de Cuentas, consignaron fondos nacionales no reintegrables como pasivo.
En las cuentas del Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano (Ipvdu) figuran recursos no reintegrables que fueron anotados como deuda. Consecuentemente, el ejercicio 2008 de esa repartición consigna equivocadamente un incremento del pasivo.

Esta es la principal observación que el Tribunal de Cuentas de la Provincia efectuó al Ipvdu en su informe sobre la Cuenta de Inversión de 2008. La unidad de auditoría correspondiente no emitió dictamen adverso respecto de esa dependencia, pero tampoco manifestó que las cuentas y los rubros asignados reflejen razonablemente la ejecución presupuestaria. "Me abstengo de emitir opinión respecto de los estados (contables) al 31 de diciembre de 2008", consigna el informe de la contadora fiscal transcripto en el acuerdo 3.024, firmado por Miguel Terraf, Sergio Díaz Ricci y Marcelo Vidal.

Sin documentación

Según la documentación oficial, en el ítem "Endeudamiento público e incremento de otros pasivos a largo plazo" figuran $ 16,8 millones. Pero de información proporcionada por el Ipvdu surge que $ 16,7 millones corresponden a los desembolsos del Programa de Mejoramiento Barrial II (Promeba II).

Ahora bien, según los auditores, los fondos del Promeba II son aportados por el Banco Interamericano de Desarrollo, a partir de un convenio con la Nación. A su vez, el Ministerio de Planificación Federal celebró un acuerdo con la Provincia, por el cual el Gobierno central se compromete a dar a Tucumán un "financiamiento no reintegrable" para mejora de barrios.

"Por esta situación, se entiende que no se trata de una toma de crédito, es decir de un aumento del pasivo", consigna el informe sobre la Cuenta de Inversión de 2008, el cual ratifica que esos recursos deben ser considerados como una fuente de financiamiento y que, por tanto, no deben ser expuestos como endeudamiento.

"La situación descripta ocasionó que el Presupuesto del Ejercicio 2008 refleje erróneamente un Incremento del Pasivo o Toma de Crédito (...). Por lo expuesto, la ejecución presupuestaria del Ejercicio 2008 arroja un Pasivo que no es tal", subrayan los controladores.

Luego aclararon que, durante el ejercicio 2009, fue corregida la situación observada.

Ahora bien, los planteos sobre los millonarios dineros del Promeba II no terminan aquí. Respecto del ejercicio 2008, se informa que hubo un único "Asiento de ajuste manual", precisamente, por los $ 16,7 millones que correspondería al total de desembolsos que recibidos durante el año pasado en concepto del Promeba II. Sin embargo, el contador fiscal no pudo verificar que se haya concretado la correcta acreditación de cada desembolso.

"Este auditor no contó con la documentación respaldatoria", se transcribe en la acordada.

Cifras coincidentes

"En cuanto al Estado de Tesorería, se corroboró que el saldo Inicial al 01 de enero de 2008, de $ 11,2 millones, se corresponde con el saldo final en el Ejercicio 2007", destaca el informe.

El ente de contralor detalla, además, que sumando a ese monto todos los ingresos presupuestarios y no presupuestarios, y restados los egresos, se obtiene -también de manera coincidente a los informador por el Ipvdu- un saldo de $ 48,2 millones al 31 de diciembre de 2008.

"Cuentas en orden"

El interventor del Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano, Gustavo Durán, aseguró que la repartición nunca recibió una observación respecto del manejo de fondos por parte del Tribunal de Cuentas. "Salvo cuestiones puntuales que se originan por diferentes criterios y que se subsanan sin inconvenientes", detalló. No obstante, aclaró que no sabe cuáles son las observaciones del informe de la Cuenta de Inversión de 2008.

Comentá la nota