IPESA: relevan a polémico y cuestionado coordinador

El director del Instituto Provincial de Educación y Socialización de Adolescentes (IPESA), Rubén García, decidió en las últimas horas -con aval del ministro de Bienestar Social Gustavo Fernández Mendía- el desplazamiento de un polémico coordinador.
Juan Villarreal, quien desde hace largos años se había convertido en un poderoso funcionario del organismo, fue relevado de su cargo y puesto bajo la lupa ante aparentes irregularidades. Villarreal recibía severos cuestionamientos desde hace tiempo: su relación con los adolescentes alojados en el IPESA e incluso con los operadores estaba absolutamente desgastada.

Ahora la coordinación quedaría a cargo de Carlos Santorelli, un trabajador con antigüedad y que contaría con respaldo de quienes hasta ahora son sus compañeros de trabajo.

Desde la llegada de Fernández Mendía al Ministerio el IPESA está en la mira. De allí fue desplazado el director Carlos San Miguel en un recambio que alcanzó a los niveles de funcionarios de segunda línea del MBS.

Pero el diagnóstico también alcanzó a Villarreal, señalado por profesionales y operadores como uno de los responsables de la actualidad del Instituto.

Una de las dificultades detectadas es la imposibilidad de aplicar métodos de resocialización y atención con los menores que son internados en el lugar. Precisamente desde la coordinación se alentaba un trato más "duro", propio de regímenes carcelarios y penitenciarios, contra los chicos y chicas allí internados.

Además, quedó en la mira una investigación sobre lo ocurrido con un choque que protagonizó un vehículo del IPESA, en el que uno de los directivos -también investigado- pretendía que se hiciera cargo uno de los choferes. Pero ese chofer (quien no manejaba el vehículo al momento del accidente) se negó, lo que desató una suerte de castigo y persecución en su contra. El funcionario que intentó fraguar la documentación no estaba autorizado a conducir ese vehículo oficial.

Este caso -grave, pero que no afecta a los chicos y chicas allí alojados- marca el nivel de impunidad con que se manejarían algunos niveles intermedios (que no involucraría a profesionales y operadores) en el IPESA. Cabe recordar que en una de las denuncias anónimas difundidas un operador fue acusado de ideología "izquierdista" porque pretendía pasar películas y hacer cine-debate con los internos.

El IPESA arrastra un surgimiento polémico. Desde su construcción fue cuestionado por organismos dedicados a la problemática de los niños y niñas en riesgo porque su arquitectura tenía el perfil de una cárcel. El ex diputado provincial Mario Cayre impulsó esta denuncia, acompañado por el diputado nacional Santiago Ferrigno. Para el Gobierno Provincial, entonces a cargo de Carlos Verna, fue una costosa salida (con una obra de varios millones) para la problemática del ex Proyecto Vida, uno de los fiascos más grandes de la gestión marinista.

Para explicar la gravedad de los manejos de las personas desplazadas, un alto funcionario confió que la medida se fue retrasando para coordinar todos los reemplazos.

"Nosotros teníamos la decisión tomada. Pero si no la adelantamos fue porque teníamos temor a una represalia o un hecho que involucre a los chicos", dijo ese mismo funcionario.

Comentá la nota