El Inym promete volcar al sector primario la suba de su recaudación

Desde el instituto yerbatero dan por sentado que la estampilla aumentará $0,10, lo que les permitirá triplicar su presupuesto. La disponibilidad de fondos de organismo aumentaría en 20 millones a partir de 2010. Con ese dinero proponen crear un fondo de garantía para financiar la compra de hoja verde y profundizar las tareas de capacitación y fiscalización.
Los directores del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym), ya dan por sentada la autorización de la Nación para aumentar 10 centavos el valor de la estampilla y proyectan cómo utilizarán el incremento de más de 20 millones de pesos por año que recibirán sus arcas de aprobarse la medida.

Todos coinciden en que la mayoría de ese dinero debería ser dirigido en beneficio del sector primario, pero aún no está definido de qué forma se instrumentaría la ayuda.

La opción de otorgar subsidios directos, tal como pretenden desde el sector productivo, solo podría concretarse si a los fondos del Inym se suman aportes de la Nación o de la Provincia, ya que para un instrumento de esa naturaleza, se necesitarían sumas que exceden ampliamente al presupuesto del instituto, aún si se aprobara la suba de 4 a 14 centavos en el precio de la estampilla.

En consecuencia, la opción que aparece como la más factible es la creación de un fondo rotatorio que sirva de garantía para la toma de créditos y para subsidiar la tasas de interés. El objetivo es permitir a los secaderos chicos y a las cooperativas levantar la cosecha y pagando precios oficiales.

El representante de Misiones en el Instituto, Ricardo Maciel, señaló que la intención de la Provincia es que 3 de los 14 centavos que pasará a valer la estampilla, se destinen directamente al fondo de garantía, con lo que se podrían recaudar hasta 8 millones de pesos.

Estos recursos estarían disponibles para que los secaderos y pequeñas cooperativas cuenten con efectivo para comprar la materia prima a los productores, cumpliendo con los precios oficiales. De este modo los fondos del Inym se sumarían a los que anualmente aporta la Provincia para facilitar el acceso al crédito de las cooperativas.

"En los últimos años la Provincia viene otorgando créditos a los pequeños establecimientos para que levante la producción. Con los fondos del Inym se podría profundizar esta tarea y a la vez podría ser una garantía para adquirir más recursos por parte de organismos nacionales", señaló.

Esta propuesta fue respaldada por el representante de los secaderos en el Inym, Sergio Delapierre, que afirmó que los créditos otorgados por la Provincia al sector en los últimos años, permitieron que varios establecimientos puedan pagar mejores precios.

"Los créditos antes de la compra son muy importantes. Los secaderos atraviesan una etapa crítica al momento de procesar la yerba porque no tiene mayores recursos. Y cuando reciben la plata de los molinos ya está prácticamente fundidos", graficó.

Asistencia a los productores

Respecto a la posibilidad de asistir financieramente en forma directa a los productores, los directores plantearon que en un primer momento los recursos no alcanzarían para subsidiar a todo el sector.

"No podemos decir que va a ser un subsidio. Todavía no definimos si los recursos van a ser de respaldo de un fondo fiduciario, que es lo que ya estuvimos hablando, para garantizar la compra de materia prima por parte de los secaderos", explicó el presidente del Inym, Luis Prietto.

Sin embargo, el director por secaderos planteó que la creación del fondo permitiría tener acceso a mayores recursos, lo que sí permitiría asistir a los colonos. "Si podemos obtener entre 100 y 200 millones pesos creo que estaríamos en condiciones de subsidiar a los pequeños productores. Esto podemos conseguirlo mediante fondos nacionales sumados a los del Inym", señaló Delapierre.

Respaldo legal

El presidente del Inym, Luis Prieto, destacó que el aumento de 4 a 14 centavos en el precio de la estampilla, tal cual como lo planteó el instituto, no resulta un pedido caprichoso, sino que viene a cumplir con lo que plantea la ley que da forma a la entidad.

En el articulado de la mencionada norma prevé que el valor de la estampilla sea de 2,5 a 5 por ciento del valor de venta al público del kilo de yerba de la marca más vendida.

Destacó que un incremento en su recaudación significaría para el instituto un paso importante porque le aportaría el financiamiento necesario para atender las diferentes actividades que por ley está obligado a cumplir. Recordó además que hay un pedido concreto del gobernador de destinar una partida para financiar a los productores.

Comentá la nota