La Fed inyectará US$ 1 billón al mercado: alivio en Wall Street

Comprará bonos del Tesoro y valores vinculados a hipotecas o a activos tóxicos.
La Reserva Federal de Estados Unidos anunció ayer que comprará 300.000 millones de dólares en Bonos del Tesoro de largo plazo en un esfuerzo sin precedentes para impulsar a los inversores a que vuelvan al sector privado, y que adquirirá otros 750.000 millones de dólares en valores vinculados a hipotecas, o valores tóxicos. En total, una inversión de un billón de dólares. Tras los anuncios, Wall Street cerró con ganancias por sexta vez en siete días. El índice Dow Jones aumentó 90,88 puntos, o 1,23 por ciento, hasta las 7.486,58 unidades. El S&P 500, más amplio, creció 16,23 puntos, o 2,09%. El Nasdaq, en tanto, ganó 29,11 puntos, o 1,99%, para cerrar en 1.491,22 unidades.

Además, decidió ayer mantener sus tasas de interés para préstamos de corto plazo y redescuentos en torno al 0%, en su política de conservar barato el crédito al sistema financiero para que éste a su vez, en teoría, restablezca en términos más blandos los préstamos al sector privado y a individuos. Después de dos días de reunión, el Comité de Mercado Abierto de la "Fed" optó por mantener las tasas en un rango de 0 a 0,25% para préstamos interbancarios y de 0,5% las líneas de redescuento. Así, no hay cambios respecto de los niveles fijados en diciembre.

Desde 2004 a 2007 las tasas habían trepado de 1 a 5%, pero a medida que fue creciendo el freno económico la Fed fue bajándolas gradualmente. Ayer los mercados operaron pendientes de esa decisión aunque se esperaba un anuncio como el hecho a media tarde. Algunos dijeron que ahora la Fed deberá estudiar "métodos menos convencionales" para recrear el crédito -desaparecido con la crisis- ya que seguir bajando las tasas aun a niveles negativos "ya no parece ser una opción", según dijo uno de ellos al sitio CNNMoney.

En la década del 90, cuando Japón entró en depresión, puso las tasas de interés en un nivel negativo, y aun así profundizó la crisis. Es lo que algunos economistas llaman "trampa de liquidez", el agotamiento de la política monetaria para estimular la economía.

En ese sentido la Fed dijo que compraría bonos del Tesoro. Esos títulos cayeron la semana pasada, elevando por lo tanto su renta, cuando el gobierno de China -el mayor tenedor de bonos y acreedor de EE.UU.- mostró preocupación sobre la capacidad financiera de EE.UU. Ese día la tasa de los bonos subió a casi 4%. Si la Fed compra bonos, eso cambiaría. Ya ayer bajó a 2,5%.

Hasta ahora la Fed estaba comprando más bonos hipotecarios, para bajarles el interés (esos bonos estuvieron en el origen de la crisis, tras la megaespeculación inmobiliaria que vivió EE.UU y cuya burbuja explotó, dejando un tendal de deudores). Pero ahora incluirá además la compra de los propios bonos del Tesoro durante los próximos seis meses, dijo en un comunicado.

Comentá la nota