Inyectan $ 4.000 millones a consumo para salvar el año pero hay temor a inflación

 Inyectan $ 4.000 millones a consumo para salvar el año pero hay temor a inflación
Con poca capacidad ociosa por falta de inversiones y las importaciones cerradas para cuidar los dólares, los incentivos al consumo podrían trasladarse a precios
Los 350 pesos para los jubilados que cobran menos de $ 1.500, los $ 180 por hijo para las familias sin empleo o con trabajo en negro, con la posibilidad de obtener un crédito para consumo por el mismo monto por única vez, y la suba en las asignaciones familiares arrojarán al mercado unos $ 4.000 millones extras este mes que incentivarán el consumo de los estratos de menores ingresos. Eso, indicaron economistas, podrá reactivar la demanda de bienes de cara a la Navidad, pero también aceleraría la inflación.

Ayer, la presidenta Cristina Fernández anunció un sistema de créditos que permitirá a los beneficiarios de la asignación universal por hijo duplicar el poder de compras de cara a las Fiestas. La "tarjeta compra" agregará 144 pesos extra por única vez –puesto que el resto se deposita a cuenta de la presentación de certificaciones escolares y sanitarias– en los bolsillos de los padres.

Así, la asignación universal por hijo, que implica una erogación de $ 830 millones mensuales según la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS), ahora casi se duplica. El pago extra a jubilados, también según datos del organismo, demanda otros $ 1.793 millones. Y la suba del 33% en las asignaciones familiares, retroactivo a octubre, agregaría al combo otros $ 500 millones este mes.

Este paquete proconsumo –ya que se destina directamente a los sectores de menores ingresos, que son los de mayor propensión a gastar lo que perciben– representa algo así como el 0,3% del PBI anualizado.

Pero podría incrementar la inflación. "A esta altura del año, este tipo de medidas genera más inflación que crecimiento, porque el nivel de capacidad ociosa es muy bajo", explicó Fausto Spotorno, economista jefe del estudio Ferreres. "Es el problema que se genera por haber hecho lo incorrecto en el momento incorrecto", agregó. Sin embargo, sostuvo que "no es tan extremo" y que "algo de impulso al crecimiento va a haber". Para intentar contrarrestarlo, Economía trabaja con supermercadistas en un acuerdo de precios por la canasta navideña.

Además, con la importación cerrada para cuidar el saldo comercial se restringe la oferta de bienes.

"El círculo más virtuoso del capitalismo es el consumo", recitó la Presidenta ayer, al anunciar la creación de la tarjeta, rodeada de directivos de las cadenas de supermercados Coto, Jumbo, Carrefour y Walmart, entre otros. Según explicó, el cliente que perciba la asignación universal y se fidelice con algún comercio podrá gastar por esta vez el doble de dinero. "Lo que es generador de negocios es una sociedad que tiene posibilidad de consumir, una sociedad que agrega valor a sus productos, que maneja sus cuentas públicas y que contribuye con medidas puntuales y concretas a sostener a sus trabajadores y a sus empresas", insistió.

Las iniciativas pro–consumo son un clásico de la administración kirchnerista cada diciembre. El año pasado, por caso, lanzó los recordados créditos para la compra de autos, bicicletas y electrodomésticos, además de préstamos para pymes y proyectos de obra pública. Esta vez fueron directo al grano: inyectaron dinero en los sectores de menor capacidad de ahorro para que lo gasten.

Pero la llegada de Papá Noel no será gratuita para el Estado. Estos $ 4.000 millones engrosarán los números rojos de un mes deficitario como diciembre, en el que se acumulan los pagos del medio aguinaldo para la administración pública con el vencimiento del cupón del PBI. Las consultoras privadas estimaban para este mes un déficit de entre $ 7.000 y 9.000 millones, que ahora se incrementará. El resultado negativo oficial podría ser mucho menor o hasta neutro. Es que el Gobierno podría contabilizar entre sus ingresos los intereses del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSeS –unos $ 3.000 millones– y el pago del Fondo Monetario Internacional (FMI), de u$s 2.500 millones.

Comentá la nota