Inyección récord para prestar

Un total de 1.121 entidades financieras pidieron créditos a doce meses a una tasa de interés de 1 por ciento. El objetivo es que ese monto llegue a los consumidores y las empresas. La FED mantuvo su tasa.
El Banco Central Europeo prestó la cifra récord de 442.240 millones de euros (620.000 millones de dólares) a bancos europeos, en una espectacular medida para reactivar el crédito.

En total, 1.121 bancos pidieron préstamos a doce meses, a un interés fijo del 1%, precisó el BCE en un comunicado. Todas las solicitudes de bancos fueron aceptadas.

Esta suma supera el récord precedente de diciembre de 2007, cuando el Banco Central Europeo había prestado cerca de 349.000 millones de euros con ocasión de una operación de refinanciación en un lapso de dos semanas.

Para los bancos, esta operación a un año constituye una buena oportunidad, tal vez la última, de lograr liquidez del BCE a largo plazo y a un bajo interés.

"El BCE hace hoy lo justo y necesario para evitar una penuria de crédito", comentó a propósito de la operación el ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbruck, durante una conferencia de prensa sobre las previsiones presupuestarias del gobierno en Berlín.

La demanda ha resultado "ligeramente más fuerte de lo previsto", destacó Elga Bartsch, economista de Morgan Stanley.

No obstante, por muy voluminoso que sea el monto de crédito desbloqueado, la operación podría no tener el efecto calculado, advierten analistas.

"No hay ninguna garantía de que los bancos utilizarán esa liquidez suplementaria para prestar más" a los industriales o los particulares, advirtió Danielle Antonine, de Capital Economics.

La operación expira el 1 de julio de 2010. En esa fecha, si se confirman las hipótesis del BCE, la economía de la zona euro debería haber reanudado su crecimiento, tras la contracción prevista en 2009.

En cuanto a las tasas, la mayoría de los expertos descarta una nueva reducción del tipo director, que se encuentra en un nivel históricamente bajo (1%).

SIN CAMBIOS EN LA FED. El Banco Central norteamericano decidió mantener su tasa rectora entre cero y 0,25% y conservar el dispositivo anticrisis del Estado.

La Reserva Federal (FED) indicó que su tasa rectora debe quedar "extremadamente baja" por un "largo período", durante el cual la economía permanecerá débil y la inflación "contenida" durante un cierto tiempo. "El ritmo de contracción de la economía se desaceleró", declaró el Comité de Política Monetaria (FOMC).

Comentá la nota