Involucran al Ministerio de Justicia en una operación contra Clarín

Pidió a la Unidad de Información Financiera que investigue al Grupo.
El plan kirchnerista para afectar la imagen pública del Grupo Clarín suma un nuevo capítulo. Ahora el embate corrió por cuenta del propio ministro de Justicia, Julio Alak. El ministro llamó la semana pasada a la presidenta de la Unidad de Información Financiera (UIF), Rosa Falduto, y le ordenó que el organismo investigue al Grupo por lavado de dinero. La orden, según fuentes con conocimiento de las investigaciones sobre lavado de dinero, habría provenido de las más altas autoridades del Gobierno.

El domingo anterior, el diario La Nación había informado que la UIF -que es el organismo encargado de investigar las operaciones sospechadas de lavado de dinero- había sido puesto al servicio del matrimonio Kirchner.

"Avancen contra el Grupo Clarín", fue la decisión. El embate, según esa publicación, podría producirse a través de tres vías: una denuncia, un Reporte de Operación Sospechosa (ROS) o uno de los llamados Informe de Otras Fuentes (IOF). Como sea, el mensaje es armar una denuncia para acusar al Grupo.

Luego de la presión de Alak sobre Falduto, las autoridades de la UIF consultaron al Consejo Asesor y le habrían señalado al ministro que "la única posibilidad" de iniciar una investigación contra Clarín sería a través de un Reporte de Operación Sospechosa realizado por un banco o un particular, o a pedido del juez de la causa. Ninguna de esas cosas sucedieron.

La respuesta de Alak fue todavía más categórica: el ministro le habría señalado a Falduto que todos los demás organismos que tienen competencia en esta materia, como el BCRA, que dirige Martín Redrado y la AFIP, que conduce Ricardo Echegaray "procederían a realizar una investigación de este tipo".

Consultado por Clarín, Juan Félix Marteau, que lidera un grupo de abogados especializados en prevención de lavado de dinero y preside la Fundación de Investigaciones en Inteligencia Financiera (FININT), dijo que la intención intención del Gobienro desconoce las atribuciones del organismo.

"El decreto 2.226 que se firmó en 2008 autoriza a la UIF a ser querellante, pero debe entenderse esto dentro de los limites de la ley. Quiere decir en que no puede actuar sin el reporte de la denuncia previa. La UIF no debe investigar de oficio ni por orden del Gobierno", puntualizó.

Marteau denunció que "se ha hecho todo lo posible para que la UIF sea un organismo débil y condicionado y eso lo convierte en fácil presa de operaciones políticas".

En la nota de La Nación se dice que se consultó a Falduto sobre la embestida, pero se aclara que la funcionaria evitó dar una respuesta. En cambio, uno de sus principales colaboradores y además integrante del Consejo Asesor de la UIF por el BCRA, Abelardo Martín Giménez Bonet, dejó abierta esa posibilidad. El colaborador de Falduto se lamentó de no poder brindar mayores datos "porque toda la información que se maneja en la Unidad es confidencial".

"No voy a confirmar ni a desmentir", manifestó. Un día después del encuentro con Falduto el ex presidente Néstor Kirchner aprovechó un acto público para indicar que "la Justicia avance en los procesos de lavado de dinero que involucran a (Héctor) Magnetto (CEO del Grupo Clarín) y a otros para saber si lavaron dinero".

Desde entonces, el oficialismo no ha parado en su ofensiva. El director de Asuntos Jurídicos de la UIF, Carlos Bustillo, presentó un escrito en el juzgado federal Sergio Torres en la que solicitó tomar vista de las actuaciones.

Comentá la nota