Involucran a una ex edila en el caso del “ñoqui” que no era tal

El vecino Pedro Nolasco Luna dijo que trabajó en la campaña electoral de la ex concejala Norma Graciela Ramírez. “Me daban un plan social por trabajar en la radio FM de Julio Ramírez, que es hermano de ella. Pero después no me alcanzaba para vivir y dejé todo”, afirmó.
“Certifico que el señor Pedro Nolasco Luna es empleado de esta Municipalidad, siendo su situación de revista, personal del Programa Local de Empleo, desde el 1 de diciembre de 2003, y percibe una remuneración mensual por todo concepto de $ 320. Se expide este certificado en Las Talitas, a los 23 días de noviembre de 2007”. Con esta documentación, el vecino de esa ciudad insistió ayer en su denuncia sobre una supuesta irregularidad en el cobro de haberes, que según él mismo lo planteó en tribunales, nunca supo que había sido designado empleado en ese municipio.

La certificación contiene dos firmas con sello de Néstor Fabián Vildoza, responsable de Liquidación de Haberes y de Carlos Alfredo Gatu, director de Administración (ambos de la Municipalidad de Las Talitas).

Luna explicó ayer a LA GACETA que sólo trabajó dos meses, a cambio de un plan Jefes y Jefas de Hogar Desocupados, entre diciembre de 2003 y enero de 2004. Pero -según dijo- luego dejó de recibir ese beneficio por decisión propia. Sin embargo, detalló que tras cuatro años se enteró que estaba registrado en la planta de personal dentro del rubro denominado “suma fija”.

Dijo que sus amigos le habían quitado el saludo por considerarlo “ñoqui”. Con el patrocinio de las abogadas Carolina del Valle Ramírez y María Paula Madozzo Jaén demandó al municipio en una causa que se tramita en la fiscalía VII de instrucción, a cargo de Arnoldo Suasnábar.

El denunciante precisó que la única vinculación que mantuvo con el municipio se dio por medio de la ex concejala Norma Graciela Ramírez (gestión 2003-2007). “A ella le he dado toda mi documentación (copias del DNI, número de CUIT, entre otros). No sé qué ha pasado en el medio, pero alguien ha cobrado ese sueldo sin que yo lo sepa”, remarcó.

La abogada Ramírez (no tiene ninguna vinculación con la ex concejala) precisó que habían enviado una carta documento a la ex concejala, pero que no se obtuvo ninguna respuesta. “Por esa razón, pedimos a la fiscalía que se cite a declarar a los firmantes del certificado de trabajo (Vildoza y Gatu) para que puedan deslindarse responsabilidades del caso”, dijo.

“Solicitamos el allanamiento y el secuestro de toda la documentación, pero nunca se llevó a cabo esa medida -remarcó- y también pedimos que se cite a ambos funcionarios”, precisó.

“Le perdí el rastro”

Anoche, en diálogo con LA GACETA, la ex concejala Ramírez negó que tenga responsabilidad en el caso. “Nunca ha sido mi empleado en el Concejo Deliberante. Pero si ha sido un colaborador en la campaña electoral de 2003 y lo recomendé para que cobrara una suma fija, pero de ahí en más le perdí el rastro. No sé si trabajó o no”, precisó.

La ex concejala no descartó que se trate de una campaña en su contra. “Me llama la atención y voy a hacer la reserva correspondiente en la Justicia, porque hay alguien que quiere perjudicarme”, advirtió.

Comentá la nota