Una invitación a la reflexión, para que Nunca Más

“La memoria es fundamental. Todo pueblo tiene memoria. Hay quienes dicen: ’No hay que mirar atrás, debemos mirar adelante. Lo que pasó, pasó y es doloroso, pero ya pasó’. Sin embargo, con esta ctitud se sostiene la impunidad para que nada cambie”, afirma Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, en el prólogo del libro “El Informe 14” de Juan Carlos Pumilla y Norberto Asquini. “Los pueblos que no tienen memoria y están dominados por el miedo y el olvido, son pueblos llamados a perderse en sí mismos y a negar sus experiencias y razón de existir”, sostiene Pérez Esquivel. Y más adelante completa: “Todos estos esfuerzos de bucear en la conciencia de un pueblo, de una provincia, de cada lugar, en la vida individual y colectiva, es abrir espacios en la conciencia crítica, a los valores del ser humano y de los pueblos”.
Con esa convicción es que en este mes de marzo, a 33 años del terrorismo de Estado que dejó miles y miles de desaparecidos, y huellas dolorosas y profundas, es que distintas entidades de La Pampa se agruparon para concretar diversas actividades culturales que confluyen en un único objetivo: mantener viva la Memoria y seguir bregando por la Verdad y la Justicia.

La Usina

Una de las actividades que se llevarán a cabo en la capital pampeana, los días viernes 20 (mañana) y sábado 21, tendrá como espacio central, a la emblemática Usina de la Cooperativa Popular de Electricidad de Santa Rosa. Como invitada especial, arribará a esta ciudad Irma Rojas, una de las Abuelas de Plaza de Mayo, quien ofrecerá hoy y mañana diversas charlas en escuelas del medio y por la noche, también en el salón de Raúl B. Díaz y 1º de Mayo.

Organizada por la filial La Pampa de la Red x el Derecho a la Identidad, la CPE y el Centro de Estudiantes del CREAr, incluirá una muestra de los artistas plásticos Rosa Audisio, Raúl Fernández Olivi, Alfredo Olivo, Eduardo Ferma y Luis Abraham, con la curaduría de Miguel Rodríguez. Y la participación en la parte musical de Marcela Eijo, Rey Momo, Jorge López, Negro Arenas, Uki Tolosa (Merlo, San Luis), Libresur, Guillermina Gavazza y Juani De Pián. Este evento contará también con la participación de alumnos del CREAr, quienes montarán una instalación urbana, en la parte exterior de la Usina.

Marta Candia, referente de la Red x el Derecho a la Identidad, y el crítico de arte y curador Miguel Rodríguez, dieron detalles de esta actividad:

- ¿En qué consiste este evento?

- Es una muestra que preparamos en base a los libros de Abuelas de Plaza de Mayo, quienes desde el archivo biográfico familiar nos enviaron toda la información y la fotos de los 400 chicos que todavía se están buscando, más los 100 que ya han sido recuperados. Por un lado, tendremos oportunidad de ofrecer un servicio a los que están buscando su identidad y por otro, dar testimonio de lo que es la denuncia en sí, porque al verlos a todos juntos, uno toma otra dimensión de lo que sucedió. (MC)

- Allí estarán también los hijos de los pampeanos desaparecidos.

- Sí. Hay que tener en cuenta que no es lo mismo que se hable de todos los chicos que desaparecieron, a que se vean todas las familias que se rompieron. Ahí uno toma la real dimensión de lo que fue el terrorismo de Estado, en serio. Allí están como subrayados, los hijos de Carlos Orzacoa y de Lucía Tartaglia, como “los nuestros”. También vamos a tener una pantalla, enfocada en la web de Abuelas, para que todos aquellos que quieran consultar o ver en detalle fotos e información de los niños desaparecidos, puedan hacerlo, con cierta privacidad. (MC)

- Es una actividad que tiene varias aristas.

- La idea de Marta, es básicamente una apropiación del lugar (La Usina), compleja. Si bien tiene bastante síntesis, se trata de la apropiación de un edificio simbólico de la ciudad de Santa Rosa, ligado a lo que es el movimiento cooperativo y la solidaridad. Esta apropiación está compuesta de varias partes. Una serie de banners con una alta calidad gráfica y visual, con un desarrollo estético importante, una exhibición de rostros, y algo muy interesante, que es un ordenador conectado a un proyector digital, en el que se irán exhibiendo imágenes de la página de Abuelas, y cualquier persona va a poder comunicarse vía mail con este organismo. (MR)

- ¿Habrá una muestra de artistas plásticos del medio?

- Funcionando de manera equilibrada con este módulo, se habilitará una muestra de cinco artistas plásticos, uno de ellos fallecido, Alfredo Olivo, cuya imagen asociada a la búsqueda de la libertad, al sufrimiento del encerrado. La búsqueda del concepto existencial de la ausencia es muy importante en su imagen. También consideré oportuno que su obra participara de esta muestra, en coincidencia con la inauguración de la Galería de Arte del Concejo Deliberante que llevará su nombre. (MR)

- ¿Quiénes más integrarán la muestra?

- Acompañando las obras de Alfredo, habrá una pieza de Eduardo Ferma, uno de los grandes amigos de Olivo. Una amistad muy consolidada de dos personas vinculadas a la búsqueda de la libertad. Una instalación de cueros de Raúl Fernández Olivi, que remiten al dolor, a la ausencia. También tendremos una serie de sillas intervenidas de Rosa Audisio, que se asocian con el fenómeno de la identidad. No son sillas para ser usadas sino elementos estéticos para ser contemplados. Y completan esta muestra, un dibujo de Luis Abraham, de fuerte carga autobiográfica, adonde también exhibe rostros de él mismo en diversos momentos de su existencia e íconos con los que trabaja constantemente. (MR)

- Va a estar presente una de las Abuelas de Plaza de Mayo.

- Sí. Llegará mañana (por hoy) a Santa Rosa, la abuela Irma Rojas, quien halló a su nietita, pero igual sigue trabajando en la Asociación de Abuelas. Ella va a dar diversas charlas. Y los alumnos del CREAr van a hacer una instalación urbana en la parte exterior de la Usina, con unos banderines, y otros, que integran un coro, van a cantar. Además, sobre un escenario que se va a montar al fondo del salón, un grupo de artistas locales van a ofrecer un espectáculo musical. (MC)

- ¿Qué agenda va a cumplir Irma Rojas?

- La Red no es una institución vertical, sino que está abierta a todos. Y lo que se traspasan son ideas, conceptos. Los más jóvenes que se acercan, ya vienen informados y vienen a colaborar. La abuela Irma Rojas que llega para participar de estas actividades estará mañana (por hoy) visitando escuelas donde se van a proyectar videos de Televisión por la Identidad y luego va a charlar con los alumnos. (MC)

- ¿Qué reacciones generan en los más jóvenes estos temas?

- A los chicos la experiencia directa los impacta mucho. Cuando vamos a las escuelas, al principio no nos prestan mucha atención, pero cuando les cuento que yo estuve detenida, se empiezan a meter en el tema, preguntan y después no se quieren ir. Y ha pasado que van a la casa y enfrentan a los padres para decirles: ¿Por qué no me contaste que pasó esto? (MC)

- ¿Qué características tiene la muestra que se va a inaugurar en la Usina?

- Este evento plantea una disyuntiva: el arte, como arte en sí mismo, pero también cuando el documento, por su profundidad y su condición visual se transforma en arte. Por eso, va a haber un equilibrio y una tensión a nivel visual entre lo que es estrictamente una propuesta artística con una profunda visión del pasado y la memoria, y una intervención netamente documental que por su potencia visual también, se transforma en una obra de arte.

- Pero en ambos, está presente el tema de la Memoria.

- El tratamiento de la memoria, está presente en un porcentaje importante de artistas, tanto jóvenes como de generaciones mayores. Los artistas que comienzan a tener presencia nacional, como José Florez Nale, Lihué Pumilla o Rubén Schaap, de una u otra manera, refieren a la memoria y a una revisión del pasado. Ocurre que a veces hay que leerlo en varias capas y estratigráficamente.

- ¿Hay distintas visiones entre los distintos artistas?

- Quizás las posturas más explícitas, como las instalaciones de Liz Cofré refieren directamente al pasado y al genocidio. No debemos olvidar a las artistas Ró Mángano, Romina Muñoz o Maite Heimbigner, quienes refieren a la ausencia, la desaparición y la tortura. En artistas consolidados como Eduardo Ferma, la memoria y la búsqueda de la libertad son una constante. En el caso de Raúl Fernández Olivi, todo su imaginario visual remite a cuestiones muy crudas, pero al mismo tiempo, al agua, a la memoria, símbolos que castigan una visión conservadora del mundo y acicatean constantemente lo ocurrido, en la memoria presente. Es una actualización, mediante diversas metáforas, del terror. (MR)

- ¿Hubo casos paradigmáticos?

- Uno de los casos paradigmáticos de artistas que han mantenido una misma línea, que han asumido un compromiso y lo sostienen, es Eduardo Ferma. No hizo ni una sola muestra durante la dictadura. Fue muy coherente. En la década del ’70 trabajó en el diario La Arena y publicaba una historieta donde la protagonista era una tijera, un elemento tan vinculado a la censura y en otros momentos, trabajó con símbolos de la muerte (como una guadaña antropomorfizada), sugiriendo duras críticas al autoritarismo y la represión. (MR)

- ¿Creés que fue un artista “jugado”?

- En Ferma fue muy jugada toda la producción de historietas y también de pinturas, que remiten a la búsqueda de la libertad y al desarrollo de una espiritualidad absolutamente despojada de las cuestiones materiales. Estas ideas humanistas en la década del ’70 fueron cuestionadoras y subvertían un orden simbólico propicio al capitalismo. Fernández Olivi era y es una persona sumamente comprometida. Y ni hablar de Alfredo Olivo, de Rosa Audisio o Luis Abraham. (MR)

Comentá la nota