YPF invierte US$ 336 millones para buscar petróleo bajo el mar

Los primeros pozos, sin embargo, no encontraron crudo en cantidades suficientes para ser explotado.
Los proyectos de exploración que encaró YPF en los últimos años llevaron, cada uno, el nombre de una secretaria de la compañía. Un sencillo homenaje, podrá decirse, a la condición femenina en un negocio regido por hombres endurecidos por el trabajo en los pozos. Aurora Cortez trabajaba en el área de cartografía en Comodoro Rivadavia. Y a ella recuerda una de las iniciativas más ambiciosas de la petrolera, el Proyecto Aurora, en el que la compañía invirtió US$ 150 millones, la mitad de lo que destinarán al off shore en tres años. Después de 30 años, la empresa volvió a buscar petróleo bajo el mar, pero aún no están seguros de haberlo encontrado. Al menos no en la cantidad suficiente como para comenzar a extraerlo.

A 50 kilómetros de la costa de Comodoro Rivadavia, en el límite entre Chubut y Santa Cruz, opera la plataforma off shore Ocean Scepter, un monstruo marino de 15.000 toneladas de acero, con patas de 100 metros de altura que se apoyan en el lecho del mar, y que en su parte superior (a 20 metros sobre las olas) tiene un gigantesco trépano, 120 hombres trabajando, las habitaciones y restaurante para alojarlos, helipuerto e infinitos insumos (desde cemento a pastillas radioactivas, de botes salvavidas a trajes especiales para sobrevivir si accidentalmente se cae al agua helada). Cada día de operaciones de la plataforma cuesta 500.000 dólares. Comenzó a perforar en octubre, con la presencia de Cristina Kirchner, y en dos semanas concluirá el último de los 7 pozos exploratorios que debía hacer, tres en un área frente al Estrecho de Magallanes, cuatro aquí, en el Golfo San Jorge.

"No se puede descartar que haya petróleo en el área, pero no hay prevista por el momento una etapa inmediata de producción ¿señaló Víctor Pelayes, de la Dirección de Exploración de YPF, durante una visita a la plataforma. De los 7 pozos que ya hicimos, había crudo sólo en uno de ellos, pero en una cantidad que por el momento no lo hace explotable. Igualmente ahora los geólogos seguirán analizando los materiales extraídos, para una evaluación más profunda. Y aún falta que terminemos de hacer el último pozo y ver qué hay ahí".

Más allá de esos resultados, la operación en la Ocean Scepter es febril. Ocupa a 360 personas, de las cuales un tercio están permanentemente a bordo, rotándose cada 14 días (los argentinos) o cada 28 días (los extranjeros). Siguen buscando en el fondo del mar. Llevan cavados unos 600 metros del último pozo: tienen que llegar a los 2.000. "Yo paso dos semanas en la plataforma y otras dos en mi casa de La Plata", cuenta Víctor Pascualone, un ingeniero con 25 años de experiencia, que ya ha trabajado en el mar venezolano y cuya pasión son su colección de 42 motos. Es el company man, autoridad indiscutida en la plataforma.

La estructura de la Ocean Scepter tiene unos 10 pisos de altura, entramados de escaleras, motores, depósitos, caños. Está poblada por dos grupos: los norteamericanos de la empresa propietaria, Diamond Offshore; y los hispanoparlantes, como Juan García, un treintañero venezolano a cargo de seguridad del trabajo, que llegó al país hace un año, luego de trabajar en Venezuela, claro, pero también en el Mar del Norte y en Brasil. "El casco, las antiparras, por favor", insiste una y otra vez. Hay días que el océano parece aceite, pero en Tierra del Fuego debieron enfrentar vientos de más de 100 kilómetros por hora y olas de 5 metros de altura. El trabajo, aún en esas condiciones, continúa las 24 horas.

La Ocean Specter opera en "aguas someras", no más de 100 metros de profundidad. Los siguientes proyectos de YPF mar adentro son a más profundidad, y requerirán plataformas y buques específicos. Por eso la Ocean se vuelve a Houston y en estos días la petrolera está terminando de cerrar la contratación del equipo que trabajará en el área Malvinas, y que debería empezar a hacer el primer pozo exploratorio en el último trimestre de este año o a comienzos de 2010.

El año próximo también harán el primer pozo en Colorado Marina, un área frente a la costa de Mar del Plata. En esas áreas, Malvinas y Colorado, son más optimistas, creen que podría haber de 400 a 2.000 millones de barriles de petróleo. Hoy, cada barril cotiza en el mercado internacional a 70 dólares y en el país uno 45 dólares, a fuerza de retenciones. Claro que ese desafío también es alto: la inversión prevista en off shore entre 2009 y 2011 alcanzarán a 336 millones de dólares, el doble de lo que ya desembolsaron en el trabajo de la Ocean Scepter.

Comentá la nota