INVESTIGARAN EMPRESAS POR COMPLICIDAD CON DICTADURA BRASILEÑA

Brasilia, 21 de noviembre (Télam).- Una comisión ligada al

gobierno brasileño que viene investigando casos de represión a

opositores durante la dictadura militar (1964-1985) ampliará ahora

la pesquisa a la presunta complicidad de empresas y cámaras

patronales.

"Vamos a financiar algunas investigaciones específicas sobre esa trama de persecuciones que excedió en mucho al propio Estado" durante la dictadura militar, declaró Paulo Abrao, titular de la denominada Comisión de Amnistía, publicó ANSA.

Esos estudios son parte de un programa de 18 investigaciones sobre diversos aspectos de la dictadura que estarán a cargo de académicos y especialistas y comenzarán en 2009.

Abrao mencionó "el caso de la Operación Bandeirantes", una acción de represión de opositores montada por la dictadura en San Pablo, en 1969, que contó con respaldo y financiamiento de empresarios.

En los últimos años la Comisión de Amnistía, vinculada al Ministerio de Justicia, recopiló testimonios y denuncias de violaciones a los derechos humanos con el propósito de abrir investigaciones, ante la negativa de las Fuerzas Armadas de ceder información.

Esa comisión alega que la Ley de Amnistía, de 1979, no puede obstruir la "búsqueda de la verdad" y no debe ser aplicada a delitos como la tortura y la desaparición de personas.

El tema causó una polémica ente ministros del gobierno del presidente Luiz Lula da Silva.

El titular de Justicia, Tarso Genro, y la ministra de la Casa Civil, Dilma Rousseff, ex perseguidos políticos, consideran que esa ley no puede impedir investigaciones.

En cambio, el ministro de Defensa, Nelson Jobim, igual que los jefes de las Fuerzas Armadas, entiende que esa norma "cierra un capítulo de la historia" y no corresponde abrir "heridas del pasado".

Abrao declaró que "por lo que yo sé hay relatos que dicen que federaciones de industriales tenían listas con nombres de trabajadores considerados subversivos o comunistas".

Las entidades patronales, prosiguió Abrao, distribuían esa

información para que esos trabajadores no fueran contratados por otras empresas. (Télam)

Comentá la nota