Investigarán si en Córdoba entregaron remedios truchos

Luego de un pedido que realizó un jubilado, la Justicia Federal de Córdoba investigará si en la provincia la obra social de los empleados bancarios entregó medicamentos oncológicos adulterados o vencidos a personas que padecían cáncer.
La causa se abrió, luego de que el jueves pasado, el jubilado del Banco de Córdoba, José María Porrini, se presentó en el edificio de Tribunales del Parque Sarmiento para hacer una declaración espontánea.

La intención de Porrini era exponer su caso, para que luego su declaración fuera enviada al juez federal porteño, Norberto Oyarbide, quien investiga la denominada causa "la mafia de los medicamentos".

Al conocer la versión de jubilado bancario, el fiscal federal Enrique Senestrari decidió abrir una investigación en Córdoba. La causa estará a cargo del fiscal Federal Ricardo Bustos Fierro.

Porrini era el marido de Rosa Yacarini, quien falleció en febrero pasado. La mujer padecía cáncer de mamas y recibió medicamentos que le entregó la central de la Obra Social Bancaria Argentina (Osba).

Esta obra social está siendo investigada por el juez Oyarbide, por el presunto delito de haber entregado medicamentos oncológicos adulterados o vencidos.

En esta causa deberá declarar en los próximo días, el titular de los bancarios, Juan José Zanola. También está involucrada su actual pareja, Paula Aballay, quien administra la obra social.

Estos dirigentes, junto a Néstor Lorenzo, el propietario del laboratorio San Javier, el proveedor de los medicamentos supuestamente adulterados, son investigados por integrar una presunta asociación ilícita.

Repercusión en Córdoba. Al trascender detalles de la investigación de Oyarbide, el jubilado cordobés decidió hacer público su caso a través de este diario, en la edición del domingo pasado.

Desde entonces, Porrini asegura que lo han llamado familiares de pacientes enfermos de cáncer de distintos lugares de Córdoba y de otras provincias.

"Noto que hay una gran preocupación por esta situación de familiares de personas que ya murieron, como es mi caso, y otros que están en tratamiento. Es grave que exista la sospecha de que nuestra obra social haya entregado medicamentos adulterados. La Justicia debe investigar a fondo", dice Porrini en su casa de barrio Villa Cabrera, en la ciudad de Córdoba.

Por el momento, la delegación Córdoba de la Asociación Bancaria no ha pedido investigar esta situación.

Raúl Ferro, titular de la bancaria local, dijo que el gremio tenía las "puertas abiertas" por cualquier "inquietud" de los empleados bancarios. El dirigente dijo días pasados que al gremio no llegó ninguna denuncia.

Comentá la nota