Investigan ventas irregulares de antenas Wi-Fi en San Luis y La Punta

Una empresa sin domicilio habría generado un monto altísimo por créditos fiscales transferidos por particulares. El organismo ayer salió a inspeccionar más de 50 viviendas de personas que realizaron la operatoria pero sólo encontró una antena en funcionamiento.
Cuando la Dirección General de Ingresos Públicos descubrió que había irregularidades en la adquisición de antenas domiciliarias Wi-Fi, salió a la calle para verificar que esos productos estén en la casa de las personas que hicieron las compras. Los resultados confirmaron las sospechas que mantenían los funcionarios: de las 59 viviendas que se visitaron ayer en la ciudad capital y en La Punta sólo en una de ellas la antena que ofrece internet gratuito estaba en funcionamiento.

Ese fue el resultado del operativo masivo que realizó desde las primeras horas de ayer el área de Control de Incentivo Fiscales que está a cargo de Rubén Lisante. El objetivo era determinar que las antenas por las que se habían otorgado créditos fiscales estaban instaladas en los domicilios de sus compradores. El funcionario aseguró que estos controles seguirán en la provincia para detectar todas las irregularices y actuar en consecuencia.

En total se visitaron 120 domicilios en la capital sanluiseña y en la ciudad de La Punta. De ese número, sólo en 59 viviendas los funcionarios fueron atendidos por los propietarios y confirmaron que de todas ellas sólo una casa tenía una antena funcionando. En el resto de las propiedades, los funcionarios no encontraron a nadie.

Lo que por el momento investiga el organismo es la existencia de una empresa que generó créditos fiscales altísimos por transferencias de particulares que a cambio todavía no han recibido la antena Wi Fi domiciliaria.

Según el organismo, el comercio realizó ventas de antenas de manera ambulante, pero además el domicilio que declaró es inexistente. Comenzó a funcionar el 23 de abril y se calcula que habría originado unos 150 mil pesos en créditos fiscales que le fueron transferidos por particulares. El organismo suspendió las operatorias para esa empresa únicamente y se está analizando qué acciones tomar en su contra si no normaliza la situación.

"Hay que dejar en claro que la persona tiene que ir a cualquier comercio que venda estos bienes, adquirir la antena y luego, con la factura de compra, concurrir personalmente a la Dirección de Ingresos Públicos para gestionar el crédito fiscal que es del 100% de la compra. Es transferible únicamente si la persona no tiene ninguna deuda", destacó Lisante. Y con ello también recomendó a los interesados en adquirir antenas que no lo hagan a compradores ambulantes.

"No estamos haciendo un seguimiento a los particulares, sí tras las empresas que venden la antena y que por diferentes motivos no la han entregado. Es que si la persona adquirió el producto lo tiene que tener. Mucha gente dice que la está esperando, que la compraron pero que todavía no se la entregan", explicó Lisante.

El funcionario también aseguró que la operatoria a nivel general "está funcionando bien, salvo estas diferencias detectadas que las estamos combatiendo y que vamos a seguir controlando para que no se modifique el fin de la operatoria que es que todas las familias puedan acceder a internet gratis desde su domicilio". También confirmó que desde que se puso en marcha la operatoria se han entregado 3.500 créditos fiscales por la venta de antenas domiciliarias.

Es la Dirección Provincial de Ingresos Públicos (DPIP) el único organismo que tiene a su cargo la administración de los certificados de créditos fiscales que se habilitan con cada compra que realizan los empleados de la administración pública, pasantes, trabajadores de Inclusión Social, de práctica laboral rentada, empleados del Poder Judicial y municipales de San Luis y Villa Mercedes realizan; ya sea por computadoras o antenas Wi-Fi dentro del Plan San Luis Digital.

Con el crédito fiscal que se otorga por la compra de una antena el beneficiario puede utilizarlo para abonar impuestos inmobiliarios, automotor, vivienda, sellos e ingresos brutos.

Comentá la nota