Investigan un sobreprecio de $ 150 millones en una obra.

Es el tendido eléctrico en Santa Cruz, cuestionado por la Auditoría General y la fiscalía de Garrido.
En un informe con duros cuestionamientos a la política energética oficial, la Auditoría General de la Nación (AGN) pidió investigar por qué el segundo tramo del tendido eléctrico de alta tensión que va de Río Negro a Santa Cruz costó 48% más caro por kilómetro que el primero.

A partir de esos números, la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA) ya investiga un presunto pago de sobreprecio del orden de los $ 150 millones.

Según el informe de la AGN, terminado en las últimas semanas del año, al que tuvo acceso LA NACION, los elementos aportados por la Secretaría de Energía de la Nación sobre el tema no alcanzan para justificar el incremento entre una y otra obra. Además, objetó que el organismo no ejerciera el seguimiento y monitoreo en forma directa de esas obras, realizadas por la empresa Intesar SA, subsidiaria de Electroingeniería.

Por el primer tramo de la obra (entre Choele Choel y Puerto Madryn) se pagaron $ 545.737 por kilómetro, mientras que en el segundo tramo (Madryn-Pico Truncado) costó $ 848.812 el kilómetro. "La diferencia de precio [por kilómetro] entre uno y otro tramo promedia el 48% si se incluyen conductores y estructuras metálicas", concluye la propia AGN, el organismo que asiste técnicamente al Congreso en el control de las cuentas del sector público.

La primera denuncia del caso se remonta a junio pasado, cuando los diputados de la Coalición Cívica Juan Carlos Morán y Adrián Pérez pidieron a la FIA, que conduce el fiscal Manuel Garrido, investigar las diferencias de costos entre los dos tramos del tendido eléctrico, cuya etapa final se concluyó en 2008.

La AGN basó sus conclusiones en la información suministrada por la Secretaría de Energía, dependiente del Ministerio de Planificación Federal, que explicó que entre una y otra obra pasaron dos años que "significaron una variación de precios del 20%".

El organismo que conduce Daniel Cameron también sostuvo que la diferencia de los costos se debió a que "las características de la obra en cada tramo son distintas" y en que los valores de las commodities en 2005 (antes de iniciarse la segunda obra) "registraron incrementos importantes", según transcribe el informe de la AGN.

Sin embargo, para el organismo de control del Congreso, la Secretaría de Energía "no ha aportado los elementos de juicio que justifiquen" la suba del 48% y en sus recomendaciones finales le pide "indagar si la estructura de costos de las obras de interconexión distingue elementos que justifiquen las diferencias de precio por kilómetro" en el tendido.

Por si quedaban dudas, en sus conclusiones la AGN repite: "Se impone la realización de una auditoría de ambos tramos de obra, a los fines de establecer la razonabilidad de los costos del segundo tramo".

Además, afirma que la secretaría "no ejerce el seguimiento o monitoreo de dichas obras en forma directa, sino que delega su gestión en el Comité Administrador del Fideicomiso [CAF]" con el cual se financió el proyecto, y le recomienda hacerlo de ahora en más.

Consultado por LA NACION, el director de Relaciones Institucionales de Electroingeniería, Carlos Bergoglio, consideró "un disparate" que se compararan los precios por kilómetro de dos obras eléctricas, porque las características siempre son distintas.

"Mala comparación"

"Es como comparar el precio de dos carreteras que atraviesan distintas geografías sólo porque miden lo mismo", dijo sobre la metodología de la AGN. Bergoglio sostuvo que el costo final depende de cuestiones técnicas, como la potencia de las estaciones transformadoras, las derivaciones o los sistemas de protección.

Además, adujo que la primera obra se hizo casi en el llano, mientras la otra atravesó zonas montañosas, campos petroleros y tuvo un desvío muy importante provocado por los propietarios de las tierras.

"Y, en ese lapso, el cobre, el acero y el aluminio sufrieron los aumentos más grandes de la historia", agregó el vocero de Electroingeniería.

Para el diputado Morán, en cambio, "las dos obras son idénticas". Añadió que el informe de la AGN "es una prueba más de que hay serias sospechas para pensar que se pagaron sobreprecios".

Por eso, la última semana él y Pérez ampliaron la denuncia ante la FIA e incluyeron los nuevos elementos que aportó la AGN.

En su denuncia, los diputados también piden investigar por qué el Estado le entregó a Electroingeniería la explotación de la línea eléctrica de alta tensión investigada hasta el año 2088. Y afirman que Electroingeniería y Enarsa compraron juntas el 50% de Citelec, la firma que controla el 52% de Transener, la empresa designada por el Estado argentino para supervisar la construcción, operación y el mantenimiento del tendido eléctrico nacional.

El informe de la AGN no se mete en ese terreno, sin embargo cuestiona otros aspectos sensibles sobre la política energética.

En primer lugar, recuerda que la Dirección Nacional de Prospectiva ponderó la prioridad en la interconexión eléctrica en la región NOA- NEA, y cuestiona que el Gobierno haya priorizado el tendido eléctrico patagónico en lugar de iniciar esas obras. Además, da cuenta de que el proyecto se financió con dinero del Tesoro Nacional, a pesar de que todos los argentinos aportan el seis por mil de su tarifa eléctrica a un fondo especial para financiar obras de ese tipo en Santa Cruz.

48%

Diferencia

* Es lo que costó de más el segundo tramo del tendido eléctrico respecto del primero. La inflación en el período que pasó entre las dos obras fue cercana al 20%.

545.000

Pesos

* Costó al Estado nacional cada kilómetro del tramo de tendido eléctrico entre Choele-Choel y Puerto Madryn, realizado por Electroingeniería.

848.000

Pesos

* Es lo que se pagó, dos años después, por cada kilómetro del mismo tendido entre Puerto Madryn y la localidad santacruceña de Pico Truncado.

20%

Inflación

* Es el incremento del índice de precios entre una y otra obra, según se justificó la Secretaría de Energía ante la AGN.

Los personajes:

DANIEL CAMERON

Secretario de energía

La dependencia a su cargo aprobó la obra del tendido eléctrico en la Patagonia. También estuvo relacionado con el caso Skanska: la fiscalía pidió que se lo indagara, pero el juez nunca hizo lugar.

GERARDO FERREYRA

Electroingeniería

Es un empresario cordobés de cercana relación con el secretario legal y técnico, Carlos Zannini, y el ministro de Planificación, Julio De Vido. Ganó licitaciones para grandes obras públicas y se amplió a todo el país.

Comentá la nota