Investigan el robo de miles de pesos en tres juzgados

El juez Carlos Besi investiga faltantes de dinero en tres juzgados de instrucción, los de Ralli, Armagno y Maza. Se trataría de sumas que rondan entre los 2 mil y los 3 mil pesos. No hubo cerraduras forzadas.
Un hecho por demás llamativo y grave ocurrió durante la semana pasada en varias oficinas del edificio del Palacio de Tribunales, lo cual motivó una denuncia en el Juzgado de Instrucción y en lo Correccional Número 2. En tres de los Juzgados que funcionan en la sede de la calle Pellegrini faltaron distintas sumas de dinero, según pudo establecer LA ARENA de fuentes tribunalicias. Si bien los informantes no pudieron determinar el monto total, la suma que habría faltado rondaría entre los 2 mil y los 3 mil pesos. Esas cantidades estaban guardadas en lugares bajo llave y no había en las oficinas signos de violencia en las cerraduras, por lo cual las sospechas son aún más sugestivas.

Los juzgados donde ocurrieron los faltantes de fondos son el Número 3, a cargo de Laura Armagno; el Número 6, de Néstor Daniel Ralli; y el Número 7, de Florencia Maza. Todos se encuentran en el primer piso.

El descubrimiento lo realizaron en una de esas dependencias judiciales durante los últimos días de la pasada semana, cuando empleados judiciales fueron a buscar dinero al lugar donde está guardado habitualmente. Allí, habrían hallado un faltante inicial de 300 pesos. Un arqueo posterior en cada uno de los juzgados que funcionan en ese edificio habría ampliado el número de casos al que ahora se investiga.

La denuncia recayó sobre otro de los Juzgados de Instrucción, el Número 2 a cargo del magistrado Carlos Alberto Besi. Lo llamativo de cada caso, indicaron las fuentes consultadas, es que no había apariencias, al momento de descubrirse los faltantes del efectivo, de haber existido la utilización de fuerza para sustraer los montos. Las llaves de cada uno de los lugares donde se depositaban las sumas se guardaban junto a las llaves de las oficinas en la guardia de Tribunales.

En cada una de las dependencias, apenas realizada la denuncia, concurrieron peritos judiciales y policiales para comenzar con las pesquisas. Y aunque todavía no habría resultados sobre esos procedimientos, las sospechas apuntarían a alguien del entorno que tiene acceso dentro del mismo edificio.

Besi, en principio, habría dispuesto tomar declaración a todo el personal que trabaja en cada una de las oficinas donde se detectaron los faltantes y también lo haría con el personal de la guardia. También, habrían ofrecido su testimonio los titulares de cada uno de los juzgados.

Comentá la nota