Investigan al funcionario de Ocaña que controla las obras sociales

A pocos días de las elecciones, un fallo de la sala I de la Cámara Federal porteña volvió a poner bajo investigación al hombre que ocupa el cargo más deseado por el jefe de la CGT, Hugo Moyano: Juan Rinaldi, superintendente del servicio de salud y aliado de la ministra de Salud, Graciela Ocaña.
Moyano busca la renuncia de Ocaña para el 29 de junio -es un hecho que ella la pondrá a disposición de la presidenta Cristina Kirchner- porque esa cartera maneja ese órgano de control de las obras sociales y la Administración de Programas Especiales (APE).

Rinaldi, quién llegó al APE en enero del 2006 de la mano de Moyano y dos años más tarde se convirtió en un aliado de Ocaña, deberá ser vuelto a investigar por el juez federal Ariel Lijo en la causa por supuesto fraude con la venta de medicamentos a la obra social del Ministerio de Economía (OSME) abierta en el 2007. Lijo lo había sobreseído pero el fiscal Ariel Delgado apeló a la Cámara Federal diciendo que era una medida "apresurada" y los camaristas Eduardo Freiler, Jorge Ballestero y Eduardo Farah le dieron la razón.

La nueva investigación a Rinaldi "permitirá analizar si en el seno de la APE se dio trámite a solicitudes de ayuda financiera que nunca debieron transitar tal favorable senda y si en el recorrido se han filtrado aspectos que puedan llegar a comprometer la responsabilidad de Rinaldi como máxima autoridad del organismo".

Con esta orden, el juez Lijo -quien se encuentra participando de una conferencia en Costa Rica- revisará el papel de Rinaldi y definirá la situación del titular de la OSME, Edmundo Ruckauf -primo del ex vicepresidente- y de los apoderados del laboratorio Vita Pharma, quienes fueron ya indagados por el magistrado. En la causa se investiga el financiamiento que dio el APE a OSME para comprar medicamentos caros a afiliados que no estaban enfermos. En fuentes judiciales, se estimó que las maniobras perjudicaron al Estado en más 2 millones de pesos.

En el sobreseimiento ahora revocado, Lijo había tenido en cuenta que Rinaldi aumentó los controles sobre los fondos del APE luego de esta denuncia, como por ejemplo certificar las firmas de los titulares de las obras sociales. El mismo Ruckauf denunció que le habían falsificado la suya.

Además, luego de que Ocaña lo nombró al frente de la superintendencia el año pasado, tras su pelea con Héctor Capaccioli, Rinaldi puso a la SIGEN a controlar esos apetecidos fondos de la APE.

Comentá la nota