Investigan el faltante de Morfina de la Farmacia del Hospital Santamarina

Lo denunció una paciente. Hizo la presentación en fiscalía. El viernes Lunghi firmó el inicio de un sumario administrativo. Hay un empleado suspendido. Las versiones hablan de 300 dosis, no confirmadas por las autoridades.
De acuerdo a lo que se pudo conocer, la situación se generó hace una semana, cuando una mujer que estaba internada en el Hospital, solicitó que le entregaran las ampollas de Morfina, que utilizaba como calmante.

Al no encontrar su interlocutor, el que se supone le entregaba la medicación en forma periódica, uno de sus hijos se acercó con las ampollas vacías que tenía en su casa e informó a autoridades del nosocomio la situación por la cual estaba atravesando su ser querido.

Allí comenzó a desentrañarse esta situación, debido a que la paciente se había acostumbrado al uso diario de este calmante, por las secuelas que sufría luego de una intervención quirúrgica para la colocación protésica en sus mamas.

Previo a la denuncia, se generó un fuerte cuadro de excitación de la mujer, que al no conseguir el medicamento no podía soportar el dolor.

Hasta allí, en lo que se refiere al uso (bien o mal) de la dosis de Morfina, es una cuestión puramente personal y médica entre la paciente y quien le recetó el uso de esas ampollas.

Lo que surgió a partir de esta situación es que, un empleado del área de Farmacia del Hospital le entregaba el medicamento a la mujer, en forma periódica, por lo que se inició una investigación para establecer si se trata del desvío del medicamento o si su venta no era ingresada a las arcas del nosocomio público.

La diferencia es que, de confirmarse el último caso, estaríamos ante una estafa al erario público y el responsable no solo podría ser sancionado administrativamente, sino penalmente.

Más allá de eso, la fiscalía inició una investigación con los datos aportados por la mujer, y el Municipio, con la firma del Intendente Miguel Lunghi, inició el pasado viernes una investigación desde el Area Legal y Técnica, y desde la Dirección Administrativa se designó al doctor Juan Claudio Morel como instructor sumarial.

En la medida se suspende provisoriamente por 60 días a un supervisor de farmacia, señalado por la mujer como la persona que le entregaba las ampollas de morfina.

Desde el ámbito de la justicia se reconoció la presentación de la denuncia, aunque no se brindaron precisiones, debido a que solo se habló de la situación, y todavía de está en plena etapa investigativa con la toma de declaración a empleados del sector.

Desde el Hospital Santamarina, hasta ahora, solo se investiga el faltante de las dosis de morfina, aunque la versión sobre una cantidad estimada en 300, no fue corroborada por nuestros voceros, debido a que "se esta en plena investigación".

Comentá la nota