Investigan faltante de fondos destinados a jardín de infantes

El análisis del movimiento financiero del municipio habría dejado al descubierto que no se edificó un jardín de infantes y que no se compró un camión.
Dos de las presuntas irregularidades que detectaron los investigadores de la causa Municipalidad fueron la aparente compra ficticia de un camión y el supuesto desvío de fondos, que debían ser utilizados para la construcción de un jardín de infantes en el barrio Cabildo.

Este último dato fue aportado por Rodolfo Mema, ex secretario de Coordinación de Gabinete en su indagatoria, cuando evocó un diálogo que habría mantenido con el arquitecto Marcelo Bustos, secretario de Servicios Públicos.

Supuestamente, este último le habría confiado a su interlocutor que había "desaparecido" una partida de dinero, que había aportado el Poder Ejecutivo de la provincia, para la construcción de una escuela de Nivel Inicial.

Bustos habría dicho que "no hay nada de plata porque se la dieron al ex intendente Julio Alegre". Según esa declaración, el monto para la obra no ejecutada era de aproximadamente $346.000.

Por otra parte, el dinero que había sido destinado a la compra de una retroexcavadora y un camión estaba acreditado, aunque uno de los dos que formaban parte de esa operatoria no se encuentra en la flota oficial.

Por esa razón, el juez Juan Ignacio Coria Vignolo evaluó esa situación como una prueba de cargo contra Alegre. En la resolución, sostuvo que "el ex intendente no solamente se habría beneficiado con los fondos públicos del municipio, sino que además lo habría hecho con fondos que eran girados por la provincia, incurriendo todas estas conductas en típicas exacciones ilegales en beneficio personal encuadrando dichos actos en la figura penal del Art. 268 (2) del Código Penal".

Es que en julio de 2007, se habían destinado $391.580 para la compra de la retroexcavadora y del camión. Sólo se concretó la primera de las adquisiciones, por lo que según el informe elevado por el Tribunal de Cuentas Municipal en la Caja de Servicio Nº 67, debía tener un saldo de $92.682. Sin embargo, sólo había $1.340 al 1 de mayo pasado.

La explicación sobre el destino de esa cifra la aportó el procesado ex director Oscar Farías, quien en su indagatoria habría asegurado que "el faltante fue entregado por el encartado al imputado Julio Alegre", a través del chofer Mario Roldán.

Comentá la nota