Investigan fallas en el recital de Viejas Locas

Según testigos, había una sola puerta de ingreso habilitada
La Justicia investiga si la grave lesión que dejó en estado de coma a Rubén Carballo, de 17 años, fue un hecho derivado de una serie de irregularidades en la organización del recital de la banda de rock Viejas Locas o si, tal como denunció la familia del joven, las heridas fueron provocadas por la represión policial.

Además, los organizadores del show son investigados por la Justicia Contravencional debido a las fallas en los controles.

A pesar de los incidentes ocurridos el sábado pasado, los músicos de Viejas Locas no suspendieron el recital. Varios testigos aseguraron que Rubén estuvo en los incidentes ocurridos en las adyacencias del estadio de Vélez Sarsfield y que fue reprimido por los policías que intentaron controlar a algunos simpatizantes que querían entrar por la única puerta habilitada.

Mientras Rubén seguía anoche internado en gravísimo estado en la sala de terapia intensiva del Centro Gallego, ayer se conocieron detalles que sirvieron para echar algo de luz sobre el episodio y que comprometerían a los organizadores del recital.

Según algunos de los jóvenes que concurrieron al recital, los incidentes comenzaron minutos antes de las 22.30, cuando muchos de los seguidores de Viejas Locas, que tenían sus respectivos tickets, escucharon que la banda había comenzado a tocar a pesar de que fuera del estadio quedaba una importante cantidad de público.

Rubén fue uno de los miles de simpatizantes del grupo que había quedado afuera del recital a pesar de tener su entrada.

Algunos testigos señalaron que, en ese momento, en el estadio había sólo una puerta de acceso habilitada para el ingreso y que la fila de jóvenes llegaba hasta diez cuadras.

Entonces, se produjeron los incidentes entre los seguidores que se habían quedado afuera, y que querían entrar, y la policía.

Animos exaltados y alcohol

Los ánimos exaltados de los chicos que se quedaron afuera del recital se combinó con una gran cantidad de alcohol que habían ingerido. Desde una combi se vendía cerveza a diez pesos la botella.

Según denunciaron varios testigos, los policías también se habrían excedido. "La represión fue violenta y sorpresiva", señalaron dos jóvenes en el blog de Viejas Locas.

En principio, la familia de Rubén acusó a la represión aplicada por los policías de haber provocado las fracturas en el cráneo del adolescente.

Restos de pintura azul arrojada por el camión hidrante de la policía avalan la sospecha de que Rubén quedó atrapado en medio de los incidentes.

Sin embargo, la reconstrucción de los hechos realizada por los investigadores a partir de una serie de testimonios indicaría que, después de los desmanes, Rubén se separó de sus amigos y, tal como hicieron otros jóvenes, habría intentado ingresar en el estadio tras rodear el Club Ferroviario, trepando por las redes instaladas entre el paredón y la autopista.

La hipótesis de los investigadores indican que la red no soportó el peso del joven, por lo que cayó al vacío desde poco más de siete metros. Su cuerpo fue encontrado en el predio por una doctora del club, quien habría declarado que las lesiones en el cuerpo de Rubén serían compatibles con las producidas por una caída.

Contrapunto

* La denuncia de los familiares : en opinión de los padres de Rubén Carballo, las fracturas en el cráneo del joven fueron producidas por la violenta represión policial. Además, sostienen que en el cuerpo del muchacho había lesiones compatibles con las provocadas por balas de goma.

* La hipótesis de los investigadores : la Justicia investiga si Rubén cayó al vacío cuando intentó ingresar en el estadio trepándose por el paredón y las redes que allí desplegó el Club Ferroviario. El muchacho tenía su ticket, pero había quedado fuera del recital porque los organizadores habían habilitado sólo una puerta de acceso al estadio.

Comentá la nota