Investigan por evasión a una firma vinculada con Lázaro Báez

Investigan por evasión a una firma vinculada con Lázaro Báez
Indagarán al contador y socio de mayor confianza del empresario ultrakirchnerista
Fernando Javier Butti es, a los 33 años, el álter ego del multimillonario y polémico empresario patagónico Lázaro Báez, uno de los hombres más cercanos al ex presidente Néstor Kirchner, que lo reconoce como socio. Ahora, la Justicia investiga a Butti como presunto responsable de una evasión tributaria agravada que podría llevarlo a prisión por varios años.

Butti fue llamado a prestar declaración indagatoria dentro del "caso Viazzo", una megacausa del fuero Penal Económico que tiene varias similitudes con otro expediente explosivo: Skanska. En especial, la posible emisión de miles de facturas truchas para evadir impuestos y, llegado el caso, esconder el pago de coimas.

La citación de Butti se decidió dentro de una de las múltiples ramificaciones del caso Viazzo, según confirmaron a La Nacion fuentes judiciales. Deberá responder por las presuntas irregularidades detectadas en Palma SA, una de las firmas vinculadas con Báez, por 6 millones de pesos.

Además de Butti, en la firma también figuran una hermana de Báez, Irene Beatriz, y su marido, Diego Palleros, hijo del intermediario de la venta de armas a Croacia y Ecuador, caso que todavía mantiene en el banquillo de acusados al ex presidente Carlos Menem.

Así, el juez en lo Penal Económico Rafael Caputo decidió que Butti y otros varios directivos de la constructora Palma SA presten declaración indagatoria, al igual que los responsables y prestanombres de las sociedades fantasmas que aportaron las facturas apócrifas.

Butti deberá presentarse a declarar en abril próximo, ya que el cronograma de convocados a testimoniar en el "caso Viazzo" supera el millar de personas, una cifra que responde a las cerca de 3000 empresas que quedaron bajo la lupa de los investigadores.

El colaborador de Báez, que además está casado con una sobrina de éste, Andrea Cantín, podrá presentar argumentos defensivos durante la declaración indagatoria o incluso antes. En la Justicia, por ejemplo, no consta que Palma SA se haya inscripto en la moratoria de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), lo que conllevaría el fin de la acción penal.

Con una presunta evasión agravada por $ 6 millones cometida entre 2002 y 2004, Butti continuaría excarcelado si Caputo decidiera procediario de la venta de armas a Croacia y Ecuador que todavía mantiene en el banquillo de acusados al ex presidente Carlos Menem.

Así, el juez en lo Penal Económico, Rafael Caputo, decidió que Butti y otros varios directivos de Palma SA, una de las empresas referentes de la obra pública en la Patagonia, presten declaración indagatoria, al igual que los responsables y prestanombres de las sociedades fantasmas que aportaron las facturas apócrifas.

Butti deberá presentarse a declarar recién en abril próximo, según verificó LA NACION, ya que el cronograma de convocados a declarar en el "caso Viazzo" supera el millar de personas, una cifra que responde a las cerca de 3000 empresas que quedaron bajo la lupa de los investigadores.

El colaborador de Baez -que además está casado con su sobrina Andrea Cantín- podrá presentar argumentos defensivos durante la indagatoria o antes. En la Justicia, por ejemplo, no consta si Palma se inscribió en la moratoria de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), lo que conllevaría el fin de la acción penal.

Con una presunta evasión agravada por $ 6 millones cometida entre 2002 y 2004, Butti continuaría excarcelado si Caputo lo procesa tras la indagatoria. Pero de condenarlo, afrontaría entre 3 años y medio y 9 años de prisión efectiva.

El otro gran protagonista de esta trama, el contador Roberto Gustavo Viazzo, mientras tanto, resulta inhallable desde hace años. Prófugo de la Justicia, el paradero del presunto artífice de una red de sociedades fantasmas, prestanombres, facturas falsas y millones de pesos resulta hoy una incógnita.

Los investigadores se conforman, de todos modos, con los datos que acumularon del contador y sus prácticas. "Viazzo era extremadamente meticuloso, al punto que dejó registrado las comisiones que repartió a cada uno de los que prestaron su nombre y cobraron los cheques por cada factura falsa", detalló una fuente judicial.

A esos gestores -muchos de ellos desempleados-, Viazzo llegó a darles el 3% de comisión, mientras que la AFIP y la Justicia verificaron cómo el contador coordinó sus esfuerzos y prácticas con otras usinas proveedoras de facturas falsas.

Báez, por su parte, es una sombra latente detrás de Palma SA, aunque los investigadores no cuentan con méritos para convocarlo salvo que alguien lo involucre durante la ronda de indagatorias, según indicaron los informantes a LA NACION.

De hecho, Butti aparece en los registros que cotejó LA NACION como socio de Báez en algunas empresas, como director en otras y, en varias más, como su contador. Pero Báez, el ex cajero del Banco de Santa Cruz devenido en emprendedor multimillonario, no aparece en Palma.

Butti y Báez sí coincidieron en la firma Austral Construcciones, la empresa que a su vez se asoció con el flamante diputado Néstor Kirchner para construir 10 departamentos en Río Gallegos. El ex Presidente se quedó con cinco unidades por un valor total de 325.000 pesos. Y, según su declaración jurada de 2007, embolsó cerca de $ 200.000 en un año en alquileres.

Constituida apenas nueve días antes de que Kirchner llegara a la Casa Rosada, Austral Construcciones pronto se erigió en una de las principales constructoras del Sur. Pero también acumuló sospechas. La AFIP la investigó por evasión, el juez federal Julián Ercolini la incluye en su investigación por la presunta asociación ilícita que lideraría el ex Presidente.

En Liechtenstein, en tanto, congelaron US$ 10 millones de la empresa por sospechas de lavado de dinero. Quien viajó para recuperar los fondos fue, justamente, Butti.

sarlo tras su declaración. Pero, de terminar condenado, afrontaría entre 3 años y medio y 9 años de prisión efectiva, sin opción a obtener una condena condicional.

El otro gran protagonista de esta trama, el contador Roberto Gustavo Viazzo, mientras tanto, resulta inhallable desde hace años. Prófugo de la Justicia, el paradero del presunto artífice de una red de sociedades fantasma, prestanombres, facturas falsas y cientos de millones de pesos en danza resulta hoy una incógnita abierta. Es inhallable.

Los investigadores se conforman, de todos modos, con los datos que acumularon del contador y sus prácticas. "Viazzo era extremadamente meticuloso, hasta tal punto que dejó registradas las comisiones que repartió a cada uno de los que prestaron su nombre y cobraron los cheques por cada factura falsa", detalló una fuente judicial.

A esos gestores -muchos de ellos desempleados-, Viazzo llegó a darles el 3% de comisión sobre el monto total de la factura, mientras que la AFIP y la Justicia verificaron cómo el contador coordinó esfuerzos y prácticas con otras usinas proveedoras de facturas falsas.

La operatoria de Viazzo y su ex mujer, Silvia Hernández, fue tan notable como extensa. Abarcó con sus recibos falsos a cientos de empresas, gremios, y las sorpresas alcanzaron, incluso, al Congreso, que, de ese modo, pudo pagar menos por IVA y Ganancias, presentando una compensación ficticia o inflar costos, con los que se reducían sus utilidades.

Báez, por su parte, es una sombra latente detrás de Palma SA, aunque los investigadores no cuentan con méritos para convocarlo, salvo que alguien lo involucre durante la ronda de indagatorias, según indicaron los informantes a LA NACION.

De hecho, Butti aparece en los registros que cotejó LA NACION como socio de Báez en algunas empresas, como director en otras y, en varias más, como su contador. Pero Báez, ex cajero del Banco de Santa Cruz devenido multimillonario, no aparece en Palma SA por su nombre, como su cuñado Palleros.

Socios del poder

Por el contrario, Butti y Báez sí coincidieron en la firma Austral Construcciones, la empresa que a su vez se asoció con el flamante diputado Néstor Kirchner para construir 10 departamentos en Río Gallegos.

El ex presidente se quedó con cinco unidades de entre 36 y 50 metros cuadrados cada una por un valor total de 325.000 pesos. Y, según su declaración jurada de 2007, embolsó cerca de $ 200.000 en un año en concepto de alquileres, lo cual equivale al 28,4 por ciento de la inversión. En la mejor zona de Buenos Aires, la renta anual estimada es de entre un 6 y un 7 por ciento.

Constituida apenas nueve días antes de que Kirchner llegara a la Casa Rosada, Austral Construcciones pronto se erigió en una de las principales constructoras de la Patagonia. Pero también acumuló sospechas con celeridad.

Los sabuesos de la AFIP la investigaron por evasión, al igual que a otras empresas cercanas a Báez, como Palma SA y Gotti Hermanos. Y esas tres firmas integran, además, la denuncia por presunta asociación ilícita, que radicó la dirigente opositora Lilita Carrió ante los tribunales de Comodoro Py.

El juez federal Julián Ercolini instruye esa investigación, en la que el ex presidente Kirchner figura como supuesto jefe de la asociación ilícita, mientras que Báez y otros empresarios conocidos aparecen como integrantes o facilitadores: Cristóbal López, Rudy Ulloa, Juan Carlos Relats y los accionistas de YPF Enrique y Sebastián Eskenazi.

Allí no se agotan los dilemas judiciales de Báez. Otro juez en lo penal económico, Javier López Biscayart, también había investigado a su grupo societario en una de las causas derivadas del caso Skanska, tras detectar que Gotti SA había utilizado facturas falsas por más de $ 20 millones, pertenecientes a las mismas empresas fantasma con las que operó la compañía sueca para disimular el presunto pago de coimas a varios funcionarios.

Gotti también quedó bajo la lupa de otro juez, el subrogante federal Octavio Aráoz de Lamadrid. En su caso, por sospechas de que la empresa simuló operaciones por millones de pesos para justificar la salida de dinero que, como en el caso Skanska, se usó, en realidad, para pagar sobornos a los funcionarios que le habían adjudicado las obras.

En los últimos años, los dolores de cabeza de Báez incluso llegaron a uno de los principales paraísos fiscales de Europa. En Liechtenstein, congelaron US$ 10 millones de Austral Construcciones por sospechas de lavado de dinero. Según reveló LA NACION a fines de agosto último, quien viajó para recuperar los fondos fue, justamente, Butti.

$ 6.000.000

por presunta evasión

* A Butti se lo investiga por ser responsable de una presunta evasión tributaria de su constructora Palma.

La causa

* Decisión judicial. El juez en lo Penal Económico, Rafael Caputo, citó a indagatoria a Fernando Butti, vinculado con el empresario Lázaro Báez, cercano a los Kirchner.

* La acusación. La Justicia lo investiga por presunta evasión impositiva. Hay miles de facturas truchas que están bajo la mira judicial y que se relacionan con la empresa de Butti.

* Relación con el poder. Butti y Lázaro Báez integran el directorio de la empresa Austral Construcciones que está asociada con el ex presidente Néstor Kirchner. Báez también es investigado por el juez López Biscayart por facturas falsas de la empresa Gotti por más de 20 millones de pesos.

* Fecha clave. Butti deberá presentarse en abril próximo ante la Justicia por el caso Viazzo, ya que los convocados por esta causa son más de 3000 empresarios.

* Asociación ilícita. El juez federal Julián Ercolini investiga, además, a Kirchner como presunto jefe de una asociación ilícita donde aparecerían Báez, Cristóbal López, Juan Carlos Relats y los accionistas de YPF, Enrique y Sebastián Eskenazi como parte de ese grupo.

Comentá la nota