Investigan por enriquecimiento ilícito al secretario privado del Gobernador

El Fiscal Buenaventura Duarte inició de oficio la investigación sobre enriquecimiento ilícito. El secretario privado de Arturo Colombi, Diego Mosquera es el primero de una larga lista que empieza a ser investigado. El nuevo rico deberá explicar cómo lo consiguió
También hay al menos una operadora mediática en la grilla de lo injustificable. A cambio de las jugosas pautas que se lleva todos los meses sospechan, que la periodista deja un porcentaje al secretario privado. Los escándalos se suman día a día en el gobierno de Arturo que se cae a pedazos. En la foto, Mosquera, flanqueado por el ministro de obras públicas y el actual diputado nacional José María Roldan quién paradojicamente en las últimas horas se refirió a la "transparencia" de los hombres que quieran quedarse en el frente.

Finalmente la justicia decidió avanzar de oficio en la investigación sobre enriquecimiento ilícito. Es el turno de Diego Mosquera. Actualmente el joven abogado oriundo de la ciudad de Goya, deberá justificar sus bienes personales que batiendo todos los récords se incrementaron de manera escandalosas en los últimos tiempos. Fuentes confiables aseguraron que el Fiscal General de la Provincia, el doctor César Sotelo, ya dio indicaciones precias al fiscal de instrucción Buenaventura Duarte, para que inicie de oficio la investigación bajo la carátula de "supuesto enriquecimiento ilícito". Las mismas fuentes aseguraron que tras Diego Mosquera se esconden varios otros funcionarios públicos que no pueden justificar su incremento personal y patrimonial, aunque también hay operadores mediáticos. El caso que más llama la atención a la justicia sería el de la operadora María Mercedes Vázquez quien en el último mes del año 2008 le facturó al Gobierno de Arturo $124.094,37 pesos. Para la justicia esa cifra es imposible de registrar teniendo la condición de monotributista ante la AFIP. Es que las desprolijidades de la diva son impunemente sospechosas para la justicia, ya que la Vázquez ignoró pasos contables obligatorios para facturar tamaña cantidad. La línea investigativa también gira entorno a los porcentajes que en el caso de la hija de la Vázquez Aimará Gómez titular de la factura, dejaría en el camino luego de salir de la tesorería de la provincia. En la fiscalía, donde está toda la documentación probatoria e incriminatorias, no pueden entender el gigantesco monto desembolsados del erario público, para solventar un solo programa de radio.

En el caso de Diego Mosquera los hilos que sigue la pesquisa son muchos aunque la más firme sería la creación de empresas fantasmas. Lo que despierta curiosidad de la investigación son las constructoras de dudoso origen que fueron beneficiadas utilizando el tráfico de influencias. Los hechos habrían ocurrido en tiempos en que el sospechado Diego Mosquera era secretario privado en obras públicas de la provincia. Allí las empresas fantasmas eran beneficiadas con contratos de envergadura dentro del ministerio y al final de obra el dinero de las certificaciones caían al bolsillo del joven abogado.

La otra rama investigativa y la más reciente es la conformación de empresas mediáticas o de propaganda que con la experiencia anterior obtendría beneficios económicos a través de las órdenes de publicidad. En ambos casos el fin del circulo se cerrarían sobre el mismo Mosquera aunque los testaferros o prestanombres también tendrían su plus o adicional.

En el caso de la publicidad estatal, Mosquera habría hecho actuar en plena sintonía a los más débiles. Es decir grandes operadoras disfrazadas de periodistas que son beneficiadas con las pautas, aunque un gran porcentaje “deben ceder” mes a mes al secretario privado del Gobernador.

Hasta ahora ningún funcionario del gobierno ni medio de prensa pago se animó a dar relevancia a este tema, aunque no se descarta que al avanzar la investigación la cuestión sea incontenible.-

Comentá la nota