Investigan a empresarios por fraude a tareferos y la Anses

Habrían perjudicado en varios millones a la Agencia Nacional. La situación de Montecarlo permitió descubrir las maniobras utilizadas. Once empresas en la mira
ELDORADO. El armado de empresas fantasmas o falsos empleadores que reclutan a personas desocupadas o sin una relación de empleo legal, pero con abultadas cargas de familia, con el objetivo de generar el cobro de las asignaciones familiares, representa una de las maniobras más comunes de fraude detectadas por la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses). Se sospecha que antiguos funcionarios públicos de Montecarlo, que cumplían funciones en la década del noventa, estarían involucrados.

Estas empresas fantasmas, o empleadores, cobraban a los asalariados un porcentaje de lo que obtenían por las asignaciones, con las excusas de volver a depositarlos para que vuelvan a cobrar, hecho que muy pocas veces sucedía y generaba las deudas. En esta situación había tareferos y personas que no realizaban ninguna actividad laboral.

La primera consecuencia por esta maniobra, recayó sobre los tareferos a quienes la Anses descontó la totalidad de los importes a cobrar desde un poco más de 200 pesos hasta mil pesos y tendrían embargados estos ingresos por largo período hasta completar sanciones que van desde 22.000 pesos hasta 40.000 pesos para cada tarefero. Los afectados por los descuentos de la Anses, en principio son los tareferos. "Lo preocupante es que también estos trabajadores tendrían embargados los posibles ingresos por la inter zafra", explicaron.

Leandro Rodríguez, presidente de la comisión Vecinal estimó que sólo en su barrio (San Lorenzo) "hay alrededor de 30 afectados, incluidos tres de mis hermanos".

"Lo grave es que la gente con lo que gana de la cosecha es para la comida y muchos dejan los que viene de la Anses, que ahora no van a recibir, para pagar los servicios como agua, luz o sus cuentas", añadió Rodríguez. Por esta situación, que en principio afectaría a unos 188 trabajadores, y con posibles consecuencias a varios empleadores, intervinieron diversos organismos públicos y privados de Montecarlo, desde el Concejo Deliberante, la Intendencia, los delegados de los tareferos y algunos empresarios.

Podría ramificarse

Quienes participan de esta mesa chica, luego de asesorarse ante la Anses, aseguraron al diario El Territorio que los descuentos aplicados a los tareferos representan "apenas una parte de las irregularidades detectadas" y que tendría importantes consecuencias económicas para quienes se "venían quedando" con parte de la asignación familiar a veces aprovechando el desconocimiento de esta maniobra por parte de los trabajadores.

Como la cuestión podría ramificarse, una fuente que pidió reserva de su nombre, indicó que "la Anses descubrió en esta zona la maniobra con personal de Investigaciones Especiales quienes tomaron contacto con los beneficiarios", dicha maniobra se produciría al menos desde el 2003 y se repetiría en Eldorado, San Vicente y Comandante Andresito. Serían once las empresas en la mira de la Agencia Nacional.

La misma Anses, al indicar oficialmente que bajó en la Argentina un 53 por ciento del fraude en el cobro de las asignaciones familiares respecto al primer semestre de 2008, dio cuenta en detalles de similares operatorias llevadas a cabo en todo el país. "Generalmente, las cargas de familia de estas personas superan los cinco hijos. Para un trabajador que percibe entre $100 y $2.400, el monto que se le abona por cada hijo, según la zona de trabajo, oscila entre $135 a $291. Esta cifra multiplicada por cinco hijos da como resultado $1065 por trabajador por mes, por lo que con una pequeña empresa de 30 trabajadores, el perjuicio mensual para Anses sería de $31.950".

Según estas cifras, cada empresa fantasma misionera se quedaba, por año, con $383.400. En el lapso de seis años, que es el tiempo que se cree que llevan operando, arroja como resultado $2.300.400 por empresa.

Al informar que bajaron los niveles de fraude en el cobro de las asignaciones familiares, la Anses sostiene que ello radica en la incorporación de empresas al denominado Sistema Único de Asignaciones Familiares (Suaf). A través de este sistema, Anses abona directamente a los trabajadores sus asignaciones, garantizando la transparencia en todo el proceso de liquidación de las cargas de familia y evitando los posibles casos de fraudes por parte de las empresas. Este sistema está suplantando, paulatinamente, al Sistema de Fondo Compensador, mediante el cual las asignaciones familiares son abonadas por el empleador y posteriormente, si el monto liquidado por este concepto supera las contribuciones patronales efectuadas, solicita el reintegro a Anses.

"Una maniobra de fraude común es el armado de empresas fantasmas" a criterio de Anses y es lo que se intenta esclarecer si esto sucedió en Montecarlo. En esa ciudad, anoche, funcionarios municipales, empresarios, tareferos y contratistas, entre otros, se reunieron con el objetivo de orientar medidas en torno a dar soluciones a este tema.

Tras la reunión se indicó que recurrirían a la ayuda de organismos nacionales y pedirían la intervención en el caso del gobierno de la Provincia, para lograr una solución.

Beneficiarios en todo el país

Actualmente, 1.404.860 trabajadores del país cobran Asignaciones Familiares mediante el Sistema Único de Asignaciones Familiares (Suaf). Así, los empleados se aseguran la percepción de sus asignaciones familiares en tiempo y en forma. "Además, el Estado Nacional le quita a los empleadores la carga financiera y administrativa que significa el pago de las cargas de familia", sostienen desde la Anses. En el Suaf, los trabajadores perciben sus asignaciones familiares en los bancos, correos, o mediante la acreditación en una cuenta bancaria, que puede ser la misma cuenta sueldo. La inclusión de empresas al Suaf continúa a lo largo de todo el 2009. Actualmente, 572.494 empresas están incluidas en este sistema, un 81% del total de empresas inscriptas en la AFIP.

Comentá la nota