Investigan una denuncia contra el Sheraton por planos falsos

A la polémica por el decreto que autoriza al Enjoy a sumar 200 nuevas tragamonedas, que desató la pelea entre Cazabán y el grupo Vila - Manzano, se suma una acusación del Regency en manos del fiscal Carniello.
Luego de que el Gobierno autorizara al Sheraton a habilitar mayor superficie para su casino Enjoy, los directivos de Hyatt salieron con los tapones de punta para evitar que prosperen los planes de su rival.

Vía solicitada, el gerente general de Regency, Nicholas Hughes, anticipó que la compañía peleará ante la Justicia para que se respete una medida de no innovar y e insistir con un juicio sobre declaración de certeza, esto es, si legalmente corresponde o no tal habilitación.

Pero la jugada más fuerte de Regency va por otro carril: acusa a Sheraton de falsificar los planos de la obra para "aparentar una mayor superficie". Denuncia que ya está siendo investigada por la Unidad Fiscal de Ciudad.

El caso está en manos del fiscal de Delitos Complejos, Daniel Carniello, quien ahora debe analizar los pasos a seguir en la investigación.

Según información a la que pudo acceder Los Andes, algunos peritajes realizados hasta ahora arrojarían un diferencia de 6 mil metros cuadrados de más en la superficie presentada en los planos, frente a lo que efectivamente luego se construyó. Una argucia que, de confirmarlo la Justicia, se explica en el polémico 4% que la ley autoriza destinar a salas de juego. Si hay más metros (reales o no), el 4% del total es mayor, de ahí la supuesta maniobra ilícita.

Ante la consulta reiterada, fuentes vinculadas a las autoridades del casino denunciante se negaron a dar mayores precisiones. "No vamos a agregar nada. Todo lo dicho está en la solicitada (publicada ayer en Los Andes)", sintetizó Aldo Saettone, de marketing y comunicación del Regency.

Según esta solicitada publicada ayer por Nuevo Plaza Hotel Mendoza SA, la investigación del ilícito sustenta una solicitud concreta: la medida judicial de no innovar frente a la habilitación que permitiría a Enjoy incorporar otras 200 máquinas tragamonedas (sumaría así 500), "atento a que el Sheraton, construido mediante la falsificación y/o adulteración de planos para aparentar una mayor superficie, tiene preparado desde hace más de un año un local anexo con salida a calle San Juan para ampliar sus instalaciones destinadas al juego".

Sin éxito, se intentó además ayer comunicarse a los celulares de Gonzalo Delsante, gerente general del Enjoy, y con el responsable del área legal, Gabriel Kemelmajer. Pero nunca respondieron.

Pero la avanzada del Regency no se agota allí. También vuelve a la carga recordándole "a la opinión pública" su estrategia judicial para frenar la avanzada de su competidor.

En el escrito se califica como "flagrante atropello a la seguridad jurídica de la provincia" el decreto publicado en el Boletín Oficial días pasados. Y critica al Ejecutivo por una interpretación "arbitraria, caprichosa e infundada" de la ley 5775. Y casi de inmediato deja entrever que la última resolución fue hecha a la medida de las pretensiones del Sheraton.

Cabe recordar que el artículo 2 de la norma establece que sólo el 4% de la superficie total de un hotel 5 estrellas puede destinarse a sala de juegos. Ante esa disposición, Nuevo Plaza Hotel Mendoza centra sus cuestionamientos sobre el decreto firmado el 27 de octubre último por el gobernador Jaque, considerándolo "arbitrario, caprichoso e infundado".

"Arbitrario", porque "sostiene que la 5775, sancionada en 1992, había sido derogada. Por lo que el Gobierno mal puede reglamentar una ley en esas condiciones". "Caprichoso", por la "existencia del juicio de declaración de certeza en curso". E "infundado" porque en "sólo tres días y con una direccionalidad concreta se aprobó la resolución, que no es un acto general para todos los mendocinos".

La nueva polémica se enciende cuando aún no se apaga la que derivó en denuncia por extorsión ante la Justicia del secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, contra el grupo Vila-Manzano, con intereses, según el funcionario, también en el juego por el manejo de máquinas tragamonedas.

Comentá la nota